Ir al contenido principal

El proceso de Paz

 

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Allende La Paz


 

La demostración de que el gobierno de JM Santos sabe muy poco, por no decir nada, sobre los diálogos de Paz es su posición de ayer en la que expresa que « la Constituyente es el inicio y no el final de la paz ». No sabe Santos que la Paz no es un « estado » estático, sino un proceso. Un proceso vivo hecho por seres vivos y no por seres que siempre quieren la muerte de sus contradictores.

La Paz es un proceso que se inició desde el momento mismo en que la oligarquía inició la confrontación. Declaró la guerra y siguió cada 4 años decretándole la guerra a la insurgencia armada y al pueblo colombiano, a fin de imponerles sus políticas dictadas desde los centros de poder imperiales. Mas todo aquel que empieza una guerra tiene que tener en su mente que ella termina en una paz futura.

Ahora bien, sentarse a dialogar –así sea obligados como en el caso del gobierno colombiano- es un primer paso hacia la paz, pero no es la paz misma, ni siquiera es el inicio ni el final. Tampoco lo es la firma de unos acuerdos porque todos los acuerdos se pueden romper. Mucho menos lo es la « dejación de las armas », porque si no se realizan transformaciones profundas no se ha llegado a ningunos Acuerdos y hacen imposible la desaparición de las armas como mecanismo para resolver conflictos. 

El gobierno nacional pretende que las FARC entreguen las armas, pero ellos continúan con las armas de las fuerzas militares-narcoparamilitares en su poder y el estamento militar sigue –y seguirá- aplicando el Terrorismo de Estado de la Doctrina de Seguridad Nacional. Todos los colombianos sabemos que si no hay transformaciones profundas en el estamento militar, será imposible aclimatar la Paz en Colombia, al igual que si no hay transformaciones políticas, sociales, etc.

Por ello la insistencia de las FARC de que los Acuerdos logrados en la Mesa de La Habana sean refrendados por una Constituyente que  produzca una Constitución que sea un gran tratado de Paz entre los colombianos. Arranca ahí otra etapa del proceso de Paz. Una vez refrendados los Acuerdos por la Constituyente, será el momento de la implementación, la construcción, de un Nuevo País. Un nuevo país con justicia social, libertad, democracia, independencia y soberanía nacional. Y de ahí estaremos en constante movimiento para desarrollar la Paz.

A quién se le habrá ocurrido que unas conversaciones con las guerrillas de las FARC y el ELN significaría un « aquí estoy, perdón » y « aquí no ha pasado nada » ? A las « lumbreras » Santos, Carrillo, Gaviria, De la Calle ? No, no. Se equivocaron « de cabo a rabo ». Y no es que el pueblo pretenda realizar la « revolución por decreto ». No. Es el gobierno en representación del estado el que quiere « lograr en la mesa » lo que no han alcanzado en el campo militar. Conseguido el Nuevo País –capitalista, burgués, todavía- viene la lucha política del pueblo por instaurar un modelo de país como a él le dé la gana, el cual no puede ser dictado por las oligarquías y el imperio. 

Dejaremos las armas en poder de unas fuerzas militares que día a día llena de sangre inocente los suelos colombianos ? No siguen demostrando el tratamiento que le dan -y seguirán dando- a las poblaciones que osen levantarse a exigir sus derechos ? No está esto palpable en el « tratamiento a bala » dado a los campesinos del CataTumbo ? No es el Catatumbo una muestra del Terrorismo de Estado ? 31 masacres y 12.000 víctimas en el Catatumbo son prueba de ello. 

Además, 500.000 víctimas, 75.000 desaparecidos, miles de ejecutados extrajudicalmente (3.500 desde Uribhitler), y más de 5.500.000 de desplazados forzados desde 1964 son las víctimas en todo el territorio nacional que no pueden llevar a las guerrillas si no a luchar por una solución política que signifique transformación del aparato estatal, transformación que quizá sea hacia una modernización burguesa del estado en esta primera etapa.

La verdad es que en La Habana parece que se está hablando con las mismas palabras con diferentes significados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…