Ir al contenido principal

En solidaridad con los pobladores del Catatumbo

Comunicado
Por Estado Mayor del Boque Magdalena Medio  FARC-EP



La región del Catatumbo es hoy víctima predilecta de las políticas de intromisión extranjera aplicadas servilmente por el gobierno de Juan Manuel Santos, quien no para mientes en militarizar y reprimir con balas, garrote y gases la movilización del pueblo del Norte de Santander en reclamo de sus justos derechos. Parece increíble que el mismo Presidente que clama en diversos escenarios internacionales por una nueva política antidrogas, aplique de manera indolente y brutal las estrategias y métodos recomendados por Washington.

La más que justa aspiración de los campesinos del Catatumbo, en el sentido de que la erradicación de los llamados cultivos ilícitos sea realizada de manera manual y con previa concertación con las comunidades de la región, unida a su demanda porque las autoridades regionales y nacionales den curso a la conformación de la zona de reserva campesina prevista por la ley desde hace veinte años, sólo encuentra eco en los cañones de los fusiles de la tropa y la arremetida de los salvajes escuadrones antidisturbios de la Policía Nacional.

El grave conflicto que se desarrolla hoy en los municipios de Tibú y Sardinata es en realidad una manifestación de inconformidad y protesta contra los planes en desarrollo de la llamada locomotora minera. La gran mina de carbón y los hidrocarburos que las multinacionales avaladas por el gobierno nacional pretenden explotar en la región para su beneficio exclusivo, han sido la fuente que ha inspirado la larga cadena de violencias oficiales y paraoficiales que azotan al Catatumbo desde muchos años atrás. Antes que proteger y apoyar los campesinos, los distintos gobiernos han buscado desplazarlos del territorio para limpiar el camino a la inversión foránea.

Por eso, los desiguales enfrentamientos entre la fuerza pública vestida a la manera de robots y las comunidades campesinas, asediadas al tiempo desde el aire por el fuego de las ametralladoras que despiden los helicópteros artillados de la Fuerza Aérea y el Ejército Nacional, son reflejo de un Estado y de un régimen político que sólo entiende de violencias y amenazas cuando se trata de solucionar las grandes contradicciones sociales originadas por la desigualdad en Colombia. Los campesinos muertos, heridos, golpeados y encarcelados son mártires de la lucha popular y no vándalos ni terroristas como lo aseguran los voceros del Establecimiento.

Cuando el pueblo colombiano habla de paz no habla de rendición incondicional de las guerrillas, sino de solución a sus más urgentes necesidades y del derecho a participar en la toma de decisiones relacionadas con su propia suerte y la de sus hijos. Colombia entera y la comunidad internacional, testigos hoy del comportamiento de las autoridades colombianas, deben levantar su voz para reclamar por una verdadera actitud de paz por parte del gobierno y el Estado colombianos, al igual que lo hace hoy la insurgencia armada, que siempre ha estado y estará del lado de los pobres y vilipendiados eternamente ignorados y aplastados por los poderosos.

Montañas de Colombia, 18 de junio de 2013.

ESTADO MAYOR DEL BLOQUE DEL MAGDALENA MEDIO FARC-EP

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…