Ir al contenido principal

La Coordinadora Indígena del Caribe suma su voz a la construcción de la paz con justicia social

Comunicado
Tomado de ANNCOL 
Por la Coordinadora Indígena del Caribe CIC

Coordinadora Indígena del Caribe / Martes 28 de mayo de 2013

“Nos resistimos a desaparecer, perviviremos por siempre oponiendo nuestra resistencia de siglos, heredada de los bravos que prefirieron morir antes de ceder un ápice al invasor extranjero, hasta alcanzar junto a los pobres de Colombia el poder para las mayorías”.



Las etnias indígenas del Caribe Colombiano, reunidas en la Coordinadora Indígena Caribe, de manera autónoma, en pleno uso de nuestro legítimo derecho a organizarnos, siendo consecuentes con la memoria de nuestros ancestros, luchadores heroicos y legendarios, en resistencia y defensa de nuestros derechos, territorios, memoria, cultura, usos y costumbres, declaramos:

1. La Coordinadora Indígena Caribe (CIC) surge como espacio de confluencia político y organizativo de las etnias indígenas de la región, reivindicando la lucha secular de nuestros pueblos por el territorio, la paz, la justicia social, la defensa de nuestras culturas y la posibilidad de vivir dignamente desde nuestra perspectiva propia; el rechazo al arrasamiento de la naturaleza y el medio ambiente auspiciado por las políticas estatales y la depredación de los recursos naturales del pueblo colombiano en beneficio del extranjero ambicioso, cómplice de los gobiernos de turno en Bogotá.

2. Propugnamos por la unidad de las etnias indígenas de la región y el país, y de estas con los demás sectores del pueblo humilde y explotado, que potencie la movilización del conjunto del pueblo colombiano por la soberanía, el desmonte del sistema neoliberal, la reforma agraria integral, hacia un país incluyente, pluriétnico y multicultural. Concebimos la unidad de los sectores sociales sobre la base del respeto mutuo, el reconocimiento de la diversidad étnica y la solidaridad entre los excluidos.
Rechazamos la pretensión del Estado que busca dividir a los pueblos indígenas y evitar su unidad empleando una política de cooptación de ciertos dirigentes y autoridades indígenas que desafortunadamente se dejan enredar en la maraña de la politiquería y las prebendas, entregando su conciencia en detrimento de los intereses de sus pueblos y hermanos.

3. Nuestra lucha no es solo por la raza humana, es también por la flora y la fauna que también son indígenas. Ante la amenaza del calentamiento global, propiciado por la insensatez del blanco u occidental, oponemos nuestra sabiduría ancestral y cosmovisión milenaria como alternativa de salvación del planeta.

4. Señalamos como único responsable de la postración de nuestras comunidades al Estado Colombiano, incapaz de resolver las necesidades de las mayorías, favoreciendo desde siempre a una minoría elitista que sojuzga y oprime inmensas capas de la sociedad y entre ellas, en grado superlativo, a los pueblos indígenas. Este Estado le roba todo al pobre para darle todo al rico.

5. Como responsable, causante y perpetuador del conflicto político, social y armado que padecemos, señalamos a este mismo Estado que generó las causas que provocaron la confrontación. Por lo tanto, consideramos que para acabar el conflicto se deben superar las causas que dieron origen al mismo, esto es: la exclusión, la falta de oportunidades, la guerra sucia de la oligarquía, el despojo de las tierras y del territorio, la carencia de servicios como educación, salud, trabajo digno, vivienda digna, recreación, etc. La paz es posible con justicia social, de lo contrario no dejará de ser simple quimera de pañuelos blancos y despojo perpetuo.

6. Al estado oligarca, sus fuerzas represivas y de guerra los declaramos elementos no gratos en nuestros territorios: son ellos los que llegan a matar y acabar nuestras culturas para entregar nuestra dignidad, territorios ancestrales y tranquilidad al “amo transnacional” que explota y se roba las riquezas dejando desolación, sangre y desplazamiento de nuestra gente. Con la honestidad que exige nuestra espiritualidad y la fidelidad a los intereses de nuestros pueblos y hermanos, no nos equivocamos al señalar a la fuerza pública y sus apéndices paramilitares como los únicos responsables de la violación de nuestra autonomía y territorios.

7. Para que cese tanta crueldad e injustica es necesario el diálogo. Saludamos el proceso de diálogo de La Habana entre las FARC-EP y el gobierno de Juan Manuel Santos y extendemos a la mesa los mejores deseos de entendimiento. Consideramos este escenario como un punto de partida necesario para la reconciliación de los colombianos que requiere como condición inaplazable la participación del torrente popular en la mesa, que abra los causes a la construcción conjunta de la paz con justicia social, por ser ésta competencia de toda la sociedad y no solo de los actores armados.En este sentido, los pueblos indígenas tenemos mucho que decir y la autoridad moral para hacerlo, por eso, notando la atención que han merecido por parte de las FARC-EP las propuestas del pueblo colombiano, las invitamos a intercambiar con nosotros para aportar en la construcción de la paz con justicia social.

Así mismo, reconocemos el esfuerzo e interés de las FARC-EP por la paz, así como su reiterada propuesta de cese bilateral respaldada por un amplio espectro de la sociedad que con sensatez considera que el diálogo es inviable e impracticable en medio del fuego cruzado y de la agresión permanente de las partes en el campo de batalla.

8. En procura de escenarios de participación del pueblo en la mesa de diálogos, nos sumamos al proceso de Constituyentes por la Paz impulsado por el Movimiento Político y Social Marcha Patriótica. Las Constituyentes por la Paz, además de aportar en la construcción de la paz con justicia social, son escenarios que promueven la edificación del poder popular como centro de gravedad de una democracia real y profunda.

En este mismo sentido, respaldamos la iniciativa de una Asamblea Nacional Constituyente que abra las compuertas de la participación social y popular y reconstruya el pacto social hacia la reconciliación nacional sobre las bases de la justicia social.
Para los pueblos indígenas recaba mucho interés la propuesta de la Asamblea Nacional Constituyente que establezca una nueva institucionalidad para un estado incluyente, dado que no nos sentidos identificados en las leyes de este estado oligárquico por no representar nuestros intereses ni ser consultadas con nuestros pueblos, porque a lo sumo son aprobadas solo por algunos “dirigentes” indígenas que reciben prerrogativas por traicionar su propia causa.

9. La CIC se ratifica fiel al legado de La Gaitana, Tupac Amarú, Tupac Katary, Cacique Morotuava, Bocha, Manuel Quintín Lame, Hugues Chaparro, Luis Napoleón Torres, Ángel María Torres, Fredy Antonio Arias, y todos aquellos que con su sangre dignificaron nuestra raza y aportaron en la identidad, resistencia y lucha de la Patria Grande y Nuestra América, contra el imperialismo feroz enemigo de nuestros pueblos y de la madre naturaleza.

Invitamos a las demás etnias de la región a vincularse a esta expresión organizativa del sector indígena; en la CIC esperamos a todos los hermanos con los brazos abiertos para continuar la defensa de nuestros intereses y los del pueblo en general. Seguimos el proceso de organización regional como aporte al gran proceso de construcción de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas, hacia lo cual dirigimos también nuestros esfuerzos, dedicación y vocación luchadora adquirida a lo largo de 500 años.

10. Nos resistimos a desaparecer, perviviremos por siempre oponiendo nuestra resistencia de siglos, heredada de los bravos que prefirieron morir antes de ceder un ápice al invasor extranjero, hasta alcanzar junto a los pobres de Colombia el poder para las mayorías.
Suscriben delegados de las etnias Wayuu (Maicao – Carreipía), Zenú (Chinchelejo), Arhuaco (La Guajira), Kankuama, Wiwa (La Guajira) y Mocaná (Atlántico).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…