Ir al contenido principal

El foro de participación política, un camino hacia la apertura

Análisis
Tomado de Rebelión
Por Roberto Romero Ospina


No hay duda que el proceso de paz marcha. Como lo habían previsto los organizadores, la Universidad Nacional y las Naciones Unidas, el Foro sobre Participación Política acordado por los negociadores del gobierno y de las FARC, atestó el Centro de Convenciones Jiménez de Quesada.

Más de 1500 participantes se dieron cita en la mañana del domingo 28 para dar inicio a una agenda ambiciosa: un panel internacional, uno nacional y dos paneles simultáneos: sobre el papel de los medios en el proceso de paz y de la academia en la búsqueda de la reconciliación.

Tras la instalación por parte de Fabrizio Hochschild, coordinador residente de Naciones Unidas en Colombia e Ignacio Mantilla, rector de la Universidad Nacional, se dio paso a la ponencia central a cargo del historiador Francisco Leal. En su larga intervención de casi una hora, señaló algunos puntos que a su juicio han impedido la paz en más de medio siglo.

Como la presencia de un fuerte latifundio, la estancada modernización del país, la presencia del narcotráfico y la ausencia de nación que han llevado a un cuadro de violencia permeada por el narcotráfico y la intervención norteamericana con fuerte presencia de delincuentes que se han convertido en políticos.

A pesar de que es partidario de una justicia transicional que resuelva la reinserción de la guerrilla, indicó que algunos de sus miembros deben pagar, “aunque en forma breve algo de cárcel”.

Y en su repaso que hilvanaba desde los años cuarenta, saltó en un santiamén a los noventa sin tocar un segundo el genocidio de la Unión Patriótica. 

Luego vendrían las intervenciones de los delegados internacionales. El Salvador, Filipinas, Sudafrica y Uruguay. Un repaso sobre cómo alcanzaron la paz. Previamente, los saludos de varios premios de Nobel de Paz en sus mensajes de video causaron emoción a todos los asistentes.

Ver a Desmond Tutu, Oscar Arias, Pérez Esquivel y Ellen Johnson Sirleaf, presidente de Liberia, hablando con tanta propiedad de Colombia y su esfuerzo por alcanzar el fin del conflicto, demostraba que el país no está solo en el más gigantesco esfuerzo de su historia.

Después del receso del medio día, las intervenciones políticas cronometradas de solo cinco minutos, en un calidoscopio perfecto del apoyo nacional al proceso de La Habana: todos los partidos de Colombia, a excepción del Puro Centro Democrático que encabeza el ex presidente Uribe, comprometidos con la solución negociada al conflicto. 
Por allí desfiló el partido de la U a través del senador Roy Barreras, el Polo con su presidenta Clara López, Marcha Patriótica, con su vocera Piedad Córdoba, Hernán Andrade, por el partido conservador, Cambio Radical, el partido liberal, el Congreso de los Pueblos, la ASI, País Común, que lidera el indígena Nasa Feliciano Valencia, los movimientos indígenas, la comunidad afrodescendiente, el Partido Verde, a través del senador Sudarski, el partido comunista, con su secretario general Jaime Caycedo, Omer Calderón, presidente de la Unión Patriótica, los Progresistas con su representante Antonio Navarro, el Mira con su vocero, Carlos Baena. 

Todos, desde la derecha, el centro y la izquierda, en una amplitud que no se veía desde los tiempos de las negociaciones del Cagúan, presentando fórmulas para abrir el camino de la que siempre ha sido esquiva participación democrática en todos estos años y cuyas propuestas serán remitidas a La Habana.

Dos puntos centrales matizaron las intervenciones: buscar una salida para la participación política de las guerrillas lo que implica profundas reformas de la vida institucional y electoral, sin perjudicar a los partidos políticos que hoy se ven amenazados en perder su representación por los manes del umbral que los obliga a obtener el 3% de la participación electoral.

Con razón Navarro señaló que “los pequeños partidos y los nuevos no podemos salir por la puerta de atrás quedándonos por fuera mientras a los insurgentes reinsertados a la vida política se le brindan condiciones especiales”. 
Y el otro punto que cuando se tocaba arrancaba grandes aplausos, fue el del ir a una asamblea nacional constituyente que refrende las reformas que el país requiere. “Si no se dan las condiciones en el actual Congreso para construir un nuevo país, iremos a las calles, plazas y pueblos a pedir una nueva constituyente. La paz es para todos”, afirmó Baena del Mira.

La Unión Patriótica resaltó que hasta que no se esclarezca el genocidio de que fue objeto, será muy difícil construir caminos de reconciliación. “Si a la UP le concedieran un tercio de segundo por cada una de sus víctimas podríamos intervenir el mismo tiempo que tuvo el profesor Francisco Leal para negar buena parte de la historia del país y del conflicto interno”, señaló su presidente en medio de los aplausos.

La rica sesión del día de apertura culminó con los paneles sobre medios y academia. El primero, decisivo en el tema de la participación política, no contó con los grandes directores de la prensa que habían sido invitados como Roberto Pombo, de El Tiempo, Darío Arismendi, de Caracol o Rodrigo de RCN.

Intervinieron representantes de Semana, Voz, Confidencial Colombia, Colprensa, El Heraldo, Teleantioquia, Telemedellín, Arcadia, Canal Capital, entre otros, quienes coincidieron en la necesidad de defender los medios públicos y establecer un estatuto de prensa que abra los medios privados a la participación de toda la población.

El foro, el segundo después del exitoso sobre el tema agrario, cuyas conclusiones de diciembre pasado ya están en La Habana, continuará su intenso trabajo hasta el martes 30 en un ambiente de pluralismo y activa participación.


(*) Roberto Romero Ospina es miembro del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación

Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

ASESINAN A LÍDER SOCIAL DE LA ZONA DE RESERVA CAMPESINA DE LA PERLA AMAZÓNICA, EN PUTUMAYO

Noticia Por Contagio Radio 10 de octubre 2018

La Asociación de Desarrollo Integral Sostenible de La Perla Amazónica, ADISPA, denunció el asesinato de Otto Valenzuela, líder de esta organización. Los hechos se presentaron el pasado 8 de octubre, cuando integrantes de esa comunidad encontraron el cuerpo de Valenzuela con un impacto de bala en la vereda Frontera.
Yaneth Silva, integrante de ADISPA, señaló que durante la mañana, el líder social estuvo trabajando en la Minga Comunitaria y posteriormente se retiró a su vivienda. Allí, los vecinos de ese predio manifestaron que escucharon un disparo, pero no alertaron a las autoridades debido a que no imaginaron que se tratara de un acto de violencia.
De igual forma, Silva  expresó que cuando se le informó a la Policía de los hechos, le manifestaron que no podían acercarse al lugar porque estaba muy retirado, y le hicieron recomendaciones "de ser muy cuidadosos con el tema de recoger cascos de balas", como material de investigación, del…

El regreso a las armas es un absurdo político

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


La carta de Iván Márquez y el Paisa a la Comisión de Paz del Senado de la República, más que un signo de alarma acerca de una división en el partido Farc, pone de presente una manera de ver las cosas que simplemente contribuye a agravarlas. Nadie con un mediano raciocinio se atrevería a poner en duda el pobre nivel de cumplimiento de los Acuerdos de La Habana por parte del Estado. Otra cosa es el qué hacer frente a tan complicado problema.
No deja de sorprender que el grito de batalla de los firmantes de la carta sea la exigencia de la implementación completa de lo acordado. Reiteran incluso que su mayor anhelo es contribuir a la construcción de la paz en nuestro país. Pues eso precisamente es el propósito fundamental asumido por el partido de la rosa desde su nacimiento, reiterado en su último Consejo Nacional de los Comunes. Todos queremos que se cumpla lo acordado, ¿cuál es el problema entonces?
Un recurso fácil, que habla poco a favor …