Ir al contenido principal

"Rendimos hoy sentido homenaje al comandante Raúl Reyes, a los 20 combatientes de su guardia, caídos con él"

comunicado
FARC EP






La Habana, Cuba, Marzo 1 de 2013

Rendimos hoy sentido homenaje al comandante Raúl Reyes, a los 20 combatientes de su guardia, caídos con él, y a los cuatro estudiantes mexicanos y un ciudadano ecuatoriano, muertos en el bombardeo de Sucumbíos, hace cinco años.

Honor y gloria a nuestros muertos, la mayoría rematados con tiros de gracia, como lo confirman los informes forenses.

El primero de marzo de 2008, violando la ley internacional y la soberanía de un país, el gobierno de Colombia bombardeó en territorio ecuatoriano, muy cerca de la línea fronteriza, un campamento de las FARC, provocando con el uso desproporcionado de la fuerza la muerte de los combatientes y sus visitantes.

Hemos solicitado oficialmente al gobierno al gobierno del Ecuador, basados en normas del Derecho Internacional Humanitario, la repatriación de los restos mortales de nuestros combatientes para que sus familiares y amigos puedan darles sepultura digna en la tierra que los vio nacer.

Denunciamos ante el mundo, como hecho degradante que desprecia los protocolos humanitarios, la actitud enfermiza del gobierno de Colombia de mantener todavía secuestrados, cinco años después, los restos del comandante  Raúl Reyes.

Denunciamos la perfidia que representa este acto inhumano y cruel del Estado y señalamos como secuestrador de despojos mortales a nombre de ese Estado, al general Rodolfo Palomino de la Policía Nacional, hoy encargado de la policía de carreteras.

Exigimos a la CICR emprender una enérgica acción para obligar a los secuestradores de restos humanos, que devuelvan a los suyos los restos de Raúl Reyes.

Honor y gloria a los caídos en Sucumbíos.

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…