Ir al contenido principal

La Nueva Colombia


Análisis
Tomado de ANNCOL
Por  Allende la Paz. Blog desde la izquierda 
Miércoles 21 de julio 2010.



Colombia es un estado fracturado. Desde la invasión española y también después de la gesta independentista. Fractura evidente en la enorme brecha entre sus clases. En Colombia se muestra la diferencia de clases de una manera aberrante. Podemos encontrar los personajes más ricos y la pobreza e indigencia más extremas. Vemos a un Julio Mario Santodomingo y un Luis Carlos Sarmiento Angulo nadando en miles de millones de dólares y a Pobre Pueblo sobreaguando en un mar de necesidades sin un sólo peso para comer un día.

Ello ha sido posible porque las clases ”criollas” -de hijos ricos de españoles- se apoderaron del estado y lo pusieron a su servicio. La explotación que pisó suelo americano con la llegada de los españoles, británicos, holandeses, franceses, adquirió múltiples formas y los pobres colombianos fueron excluídos de la educación y demás formas de reivindicaciones sociales. Los excluídos de antes son los excluídos de ahora, sin solución de continuidad.

Ese estado fracturado en manos de la oligarquía ha sido posible por el ejercicio violento del poder. Colombia siempre ha estado en guerra. La búsqueda de la paz no deja de ser una quimera. Bolívar es asesinado por los Santanderes con la complicidad de una goleta gringa. Sucre también asesinado por los santanderistas del Cauca. Se fragmenta la Gran Colombia que sonó Bolívar y los oligarcas colombianos se arrodillan ante los gobiernos de Estados Unidos.

El ejercicio violento continúa y los pobres siguen siendo excluídos de todo. La masacre de las Bananeras y la ”Ley Heroica” es quizá la primera masacre registrada y el comienzo del Terrorismo de Estado. Asesinan en 1.948 a Jorge Eliécer Gaitán y desde entonces la violencia es el pan de cada día. Cientos de miles de muertos es el saldo de ese manejo violento del poder. Las cifras de víctimas se calculan entre 250 y 500 mil muertos. A la par del arrodillameinto a los gobiernos de USA se produce la dependencia total a los Estados Unidos. En todos los campos. Económico, militar, político, judicial, etc.

Desde el Plan LASO hasta el Plan Colombia con sus tres fases en Colombia no se vive un momento de paz, aunque desde la Casa de Nari y las pocilgas del poder se niegue que existe una guerra en Colombia. Hoy nuestro país vive una situación dramática. Crisis humanitaria. Crisis de Derechos Humanos. Crisis institucional. Quien lleva la carga de esas crisis es el pueblo. Mientras la oligarquía y la narco-para-oligarquía pelechan a la sombre de los gobiernos de Estados Unidos y pretende involucrar a los países hermanos en los problemas exclusivamente colombianos y desencadenados por esa oligarquía parásita y asesina.

Por ello el pueblo se ha levantado y mediante su lucha mantiene la consigna de la construcción de la Nueva Colombia. A la aplicación de la consigna de ”la combinación de las formas de lucha” por parte de la oligarquía, el pueblo le aplica ”la combinación de las formas de lucha de masas”. Y ha dado origen a la insurgencia armada, a sindicatos, a partidos políticos, a organizaciones de todo tipo.

Ésta lucha es reprimida, arrasada a sangre y fuego. Pero el pueblo no se acobarda. Sabe que está cerca la concreción de la Nueva Colombia, en paz con justicia social, democracia, libertad, independencia y soberanía nacional. Ésta Nueva Colombia entonces estará inscrita en el torrente revolucionario que hoy sacude las viejas estructuras del capitalismo y va avanzando en la construcción de nuevas estructuras. Con fe y mucha alegría.

Hacia la Nueva Colombia porque el futuro es verdaderamente nuestro y está en nuestras

Comentarios

Entradas populares de este blog

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

Acabar con Farc y los acuerdos, a plomo, como sea

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

El 25 de enero, en Pitalito, Huila, el excombatiente y militante del partido de la rosa, John Fredy Vargas Rojas, fue interceptado por hombres armados que lo asesinaron de varios disparos. John Fredy acababa de asistir a una reunión con funcionarios de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, ARN, que los excluye de los beneficios si no acuden a la cita.
Días antes, en Dabeiba, Antioquia, había sido asesinado Hober Arias Giraldo. En los dos casos se trataba de reincorporados que adelantaban proyectos productivos de tipo agrícola, por iniciativa propia, en el área rural de los respectivos municipios. El 28 de enero fue baleado César Darío Herrera Gómez, cuando se dirigía al ETCR de Santa Lucía, en la zona rural de Ituango, Antioquia.
César Darío permaneció gravemente herido por varias horas en el lugar de los hechos, pese a la presencia de las autoridades. Solo cuando sus compañeros del ETCR arribaron al lugar, se pudo organizar …

Coctel venenoso, pésimo gobierno y paro armado

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Un trino de Uriel Insurgente dice: “Buenos días a todos y todas. Comenzamos la semana compartiéndoles el comunicado del paro armado que se llevará a cabo a mediados de febrero. ¡JURAMOS VENCER!” A continuación el texto del mismo en su numeral 1. reza: “Decretamos paro armado en el territorio nacional durante 72 horas, inicia el 14 de febrero a las 6 am. y termina el 17 de febrero a las 6 am. del 2020”.
No se lee en ninguno de los puntos del comunicado una sola razón para semejante decisión. Hasta el más sencillo decreto de cualquier autoridad tiene sus considerandos, este no. Simplemente decretamos y ya, en una clara demostración de soberbia. O de estupidez, o de ceguera. En seis puntos, los firmantes del comunicado ordenan a 50 millones de colombianos, que no se movilicen por rutas de transporte para no tener que lamentar consecuencias.
Al tiempo suministran un claro indicio del alcance de su poder, advierten a la población que debe perma…