Ir al contenido principal

Los símbolos de los pueblos no refrendan infamias

Comunicado
Tomado de http://www.nasaacin.org
Por Tejido de Comunicación - ACIN




El Tejido de Comunicación conoció hoy, 6 de febrero de 2013, la invitación que hace el gobierno nacional al evento “Periodistas: Daño, Memoria y reparación”  con el cual busca hacer una reparación simbólica y concertar las condiciones para garantizar una reparación real a los comunicadores  y periodistas que han sido víctimas del conflicto en el ejercicio de su labor.  Igualmente, en la programación se puede observar que el evento presuntamente cuenta con la participación de comunicadores indígenas nasa para sus actos protocolarios y simbólicos. Anuncian la entrega de unas pulseras ‘tejidas por indígenas nasa', una de ellas al presidente Santos a cargo de un indígena nasa.

Por supuesto que los comunicadores indígenas del norte del Cauca hemos sido particularmente afectados en este conflicto, no sólo por la labor comunicativa de alto riesgo sino porque estas afectaciones las enfrenta nuestra propia comunidad. Lo que es de suma importancia aclarar es que el gobierno también ha sido y es responsable del conflicto y la afectación, señalamiento y persecución que sufrimos como comunicadores indígenas.  Las locomotoras, el Plan Colombia, el TLC y toda la política pública del estado tiene como propósito entregar el territorio y los pueblos a intereses transnacionales y transformar un proceso milenario en mercancía. Por lo tanto, en correspondencia a la consciencia, la resistencia y el Plan de Vida, no podemos reconocer que este gobierno y su presidente hayan reparado y menos protegido el proceso de comunicación de los pueblos y mucho menos su palabra.

Un acto simbólico, utilizando las manillas que tejen nuestros jóvenes, nos recuerda a otro de tantos actos en este gobierno. Como cuando el presidente fue ungido por los Mamos, que no correspondió a un encuentro honesto en el que el gobierno se comprometiera a velar por los derechos de los pueblos de la Sierra Nevada, sino a la manipulación de sus espacios propios para permitir el sinnúmero de concesiones y proyectos para explotar su territorio, desterrando a su gente. Este evento del viernes no sería diferente. Tras la visita de Santos a La María anunciaron el Contrato Plan para darle infraestructura a las locomotoras de la paz, la paz del ecoturismo.

En coherencia con el Foro Nacional de Comunicación Indígena y con la ética del plan de vida vemos que este acto protocolario no sólo no es el camino sino que es un desafortunado espectáculo para manipular nuestro legítimo derecho  a la libertad de expresión y a la reparación. Recientemente vivimos una enorme campaña de desprestigio cuando nuestras comunidades decidieron recuperar el territorio sagrado del Cerro El Berlín. Al exigir, tanto a la guerrilla como al ejército nacional, salir de nuestro territorio, el ejército señaló nuestras acciones como aliadas con la guerrilla. La guerrilla por su parte aumentó los hostigamientos. Esto nos trajo graves consecuencias, ambos bandos, tanto la guerrilla como el ejército, señalaron a nuestros guardias indígenas y comuneros, y vinieron las judicializaciones y los asesinatos. Por estos hechos la comunidad de Toribío y del Norte del Cauca exige una justa reparación que no llega. Es decir, por el momento, no hay ni reparación, ni respeto, ni absolutamente nada que reconocer y, en cambio sí, mucho que denunciar, exigir y defender.

Pero sabemos que no sólo los comunicadores indígenas enfrentamos estos atropellos. Igualmente, los periodistas independientes de este país han tenido que soportar la persecución y hasta el exilio. Los ataques contra el periodismo independiente y alternativo hacen parte de una política sistemática que ha mantenido el poder y el statu quo en Colombia. Cualquier política de reparación colectiva debe implicar ese reconocimiento y un plan para restaurar en forma absoluta los derechos asociados a la libre expresión: libertad de prensa, información, opinión y pensamiento. 

No concordamos con estos actos simbólicos porque de fondo no hay ninguna reparación a las personas que ejercen el trabajo de la comunicación independiente, alternativa, una comunicación desde y para los pueblos indígenas. Desde el Cauca se viene exigiendo y consolidando una Política diferencial de comunicación, a partir de una amplia y profunda consulta con los pueblos y de exigencias para que ésta se haga realidad a través de las Mesas de Concertación, según le corresponde como obligación al Estado y al Gobierno.

Nuestro compromiso ético comunitario como comunicadores indígenas queda manifestado y concertado en el encuentro nacional de los Pueblos Indígenas: “El Foro Nacional de Comunicación Indígena exige que respeten nuestros Planes de Vida y nuestras propuestas alternativas al proyecto de muerte. Nosotros y nosotras sabemos que tienen que convertirnos en víctimas para despojarnos y  que usan toda la política estatal, el modelo económico y el conflicto armado para robarnos. Por  tanto demandamos a todos los actores de la guerra el respeto a la vida, al territorio,  al derecho internacional humanitario, en particular la garantía a la vida digna, y al ejercicio de la libertad de prensa y expresión a través de los medios de información y comunicación indígenas”, fragmento del Pronunciamiento del Foro Nacional de Comunicación Indígena. 

Hasta ahora no hay ni reparación, ni respeto, ni nada que reconocer y en cambio sí mucho que denunciar, exigir y defender. Defender y exigir, porque dudamos que la protección venga, como un acto de buen corazón, de nuestros perseguidores.

Tejido de Comunicación - ACIN

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…