Ir al contenido principal

La mala costumbre de contabilizar cadáveres

Análisis
Tomado de Asociación Internacional por la Paz de Colombia y el Mundo




Por: María Elvira Bonilla | Elespectador.com
IMPRESIONA DEL PRESIDENTE URIbe lo monotemático que es en su cuenta de Twitter. Retuitea todas las columnas críticas del gobierno Santos en temas de seguridad y contabiliza obsesivamente los ataques de la guerrilla. Asumió como notario el conflicto colombiano, con su inventario diario de golpes guerrilleros y muy especialmente del número de muertos, en una macabra tarea de conteo de cadáveres. Cifras que son presentadas desnudas y descontextualizadas.
Sus fuentes son de todas las condiciones, sin verificación alguna: medios de comunicación nacionales o regionales, versiones de finqueros y de víctimas de extorsión o información de miembros de las Fuerzas Militares donde conserva muchos seguidores quienes, posiblemente, le apuestan como él al fracaso de los diálogos con las Farc para que se restablezca el enorme poder que tuvieron en su gobierno. Además de golpear a Santos busca probar que, como dijo en un discurso en el barrio El Codito de Bogotá, el presidente volvió tortilla los tres huevitos que le había encomendado cuidar y le entregó “al gavilán”, el de la seguridad.
Busca minar la confianza ciudadana en el naciente proceso de paz. Producir miedo e inseguridad, una estrategia que aplicó en su presidencia, y con ello generar una reacción elemental e irreflexiva de zozobra para que la gente busque protección del uniforme y el fusil.
La presión que ejerció su gobierno sobre las Fuerzas Militares para producir resultados a cualquier precio, cuando a cada batallón se le preguntaba sólo por la cantidad de muertos, el conteo de cadáveres, produjo la peor deformación imaginable de la política de seguridad democrática: los falsos positivos. Se le autorizaban ascensos y prebendas a la tropa con un criterio netamente cuantitativo, guiado por el número de “positivos” reportados. Un comportamiento que contagió incluso a coroneles, como Luis Fernando Borja, el comandante de las Fuerzas de Tarea Conjunta de Sucre, quien confesó haber ordenado el asesinato de 57 jóvenes campesinos inocentes para conseguir el reconocimiento de sus superiores y no perder el mando. Así lo relató, condenado a 40 años de cárcel, cuando explicó su actuación criminal como respuesta a la orden impartida por el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, en un consejo extraordinario de seguridad en el aeropuerto Las Brujas, de Corozal, con las autoridades civiles y militares de Sucre, en abril de 2007, de producir resultados cuantitativos y medibles. Su declaración forma parte del espeluznante expediente que reposa en el Juzgado Único Especializado de Sincelejo, donde cuenta los pormenores de acciones extrajudiciales con las que lograban multiplicar los “muertos en combate”, así fuera vistiendo de guerrilleros cadáveres de inocentes.
El influyente expresidente Uribe puede generar, con su inventario cotidiano de muertos, graves equívocos y una nociva confusión sobre la realidad de los hechos de inseguridad, cuando lo que se requiere es un debate de ideas alrededor de la negociación con la guerrilla y no alimentar con emocionalidad el miedo ciudadano, siempre latente, acompañado del espíritu guerrerista, que ha demostrado ser de poca utilidad para superar el conflicto colombiano. Una urgencia frente a la que nadie puede seguir ciego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…