Ir al contenido principal

HOSTIGAMIENTOS CONTRA LÍDERES CAMPESINOS DEL CENTRO DEL CESAR


Noticias

Pro Fcspp


El día de ayer 12 de febrero a las 7:00 p.m, recibimos comunicación telefónica de la profesora ESTHER CARMEN MARTINEZ RAMIREZ, de la Comunidad desplazada de Pitalito, quien nos manifestó que mientras se encontraba fuera de su casa, varias personas percataron de la presencia de un hombre de tez negra, encapuchado, que se encontraba sentado en el fogón donde prepara sus alimentos la docente, quien al ser interrogado respecto a quien buscaba, respondió que a nadie, sin embargo permaneció en el sitio por varios minutos más al cabo de los cuales se sube en una moto y se marcha. El hombre fue visto por vecinos del lugar, quienes se encontraban inquietos por la presencia del extraño. Es de anotar que ninguna de las pertenencias de la familia fueron sustraídas del lugar.

Estos hechos resultan preocupantes si se tienen en cuenta los acontecimientos que fueron objeto de denuncia en reciente oportunidad, que refieren a los señalamientos abiertos que se vienen realizando contra el equipo acompañante de las comunidades del Centro y Sur del Cesar, miembros del Equipo Jurídico Pueblos y la FCSPP nivel nacional. Los mismos se relacionan además, con la inusual presencia del Ejército minutos después de realizado un taller con los miembros de esta comunidad campesina desplazada, en diciembre de 2012.

Las familias desplazadas de Pitalito, solicitaron a través de su vocera la docente Esther Carmen Martínez, a la Unidad Nacional de Protección, que se adoptaran en su favor las medidas para garantizar el ejercicio de sus derechos fundamentales, principalmente a la integridad personal y a la vida; sin embargo, las mismas no han sido implementadas a la fecha, mientras se avizoran ataques inminentes en su contra.

De otra parte, hemos sido informados de las indebidas presiones que se vienen realizando por parte de un oficial del Ejército Nacional acantonado en el corregimiento de Santa Isabel, lugar donde el Equipo Jurídico Pueblos está desarrollando con la comunidad un trabajo de Memoria Histórica. Señalan los campesinos que el militar viene abordando habitantes del caserío, presionándolos para que formen parte de la red de cooperantes, so pena de “iniciarles un proceso penal por Rebelión”.

Estas acciones constituyen una evidente vulneración de los principios del Derecho Internacional Humanitario, especialmente el Derecho Internacional de los derechos humanos, pues a claras luces se observa un forzado involucramiento de la población civil en el conflicto armado que se sigue desarrollando en el país, a la par que se limita y pone en riesgo ostensiblemente el derecho a la libertad personal.

Por lo anterior, hacemos un llamado al Estado Colombiano, a garantizar el efectivo ejercicio de los derechos fundamentales de las comunidades que resisten en sus regiones de origen. Particularmente, exigimos del Ejército Nacional un comportamiento respetuoso de los DDHH y el DIH, y de las autoridades civiles una intervención oportuna que neutralice la situación de riesgo de las comunidades y sus acompañantes, en lugar de potencializarlas como viene ocurriendo.

Febrero 13 de 2013


EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS 
-EJP-

FUNDACIÓN COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS 
-FCSPP-

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ABOGADOS DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS -ACADEHUM-

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…