Ir al contenido principal

LA GUERRA DE BAJA INTENSIDAD

Análisis
Tomado de MB Suroccidente
Por D.B

guerra de baja intensidad

La guerra condiciona la economía, la política y también elementos biosociales como las relaciones entre un universo de individuos y el simbolismo emanado del lenguaje, sobre todo dentro de las campañas mediáticas, como lo podemos ver desde la estrategia asumida por el buró militar del gobierno del presidente Reagan, el cual ante el fracaso de la estrategia político-militar en Vietnam implementó el uso de las guerras de baja intensidad en países asiáticos y centroamericanos inicialmente, luego en todos aquellos territorios donde existían movimientos independentistas o de liberación nacional, o en su defecto que tuvieran gobiernos que no eran afín a su modelo de política internacional(por ej. pino grande I, II, III, ocean venture 81, Cabañas 86, etc.), su desarrollo generara la estructura de lo que se dio a conocer como fuerzas de despliegue rápido.

El planteamiento de esos principios parten del teórico prusiano Karl Von Clausewitz, sobre todo del reconocimiento del papel de la trinidad: pueblo, gobierno y ejército; de igual forma se definieron nueve elementos básicos de planeación de cualquier proyecto bélico:



OBJETIVO: bien definido y alcanzable.

OFENSIVA: explotar la iniciativa.

UNIDAD DE MANDO: bajo responsabilidad de un comandante.

SENCILLEZ: planes claros, simple y directo.

SORPRESA: golpear al enemigo en el tiempo, lugar y modo inesperado.

SEGURIDAD: no permitir que el enemigo adquiera ventaja.

ECONOMIA DE FUERZA: asignar un mínimo esencial de combate a esfuerzos secundarios.

MANIOBRA: colocar al enemigo en posición de desventaja, con flexibilidad y movilidad.

MASA: poder de combate concentrado en el tiempo y lugar decisivos.0



Podemos observar el uso de los eufemismos por parte de mandos militares, que afirman “dados de baja” en vez del término “asesinados en combate”, o “neutralización de blancos”, en vez de “asesinados en bombardeos o destruidos en una acción”, que buscan ocultar la magnitud trágica de la guerra y “poetizar” sus acciones.

Todo lo anterior se plantea no sólo dentro de un marco militar, sino también político y es ahí donde los norteamericanos empezaron a aunar sus mayores esfuerzos como con propuestas como la alianza para el progreso, donde la confrontación no se restringe a un fusil o a una granada, sino que se generan esfuerzos en construir elementos superestructurales desde la propaganda, la educación, la agitación, el marco jurídico interno de cada nación y por supuesto en las relaciones políticas de poder.

Los setentas vieron el nacimiento de toda una serie de series de televisión y producciones cinematográficas que tenían como objeto difundir una serie de ideales que calaran dentro de la población civil, programas de becas estudiantiles, financiación de propuestas artísticas, construcción de barrios de interés social, la prensa oficial aprendió a hablar un lenguaje impuesto donde se categorizaba claramente lo bueno y lo malo, lo aceptable e inaceptable dentro de las normas morales de la sociedad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

Acabar con Farc y los acuerdos, a plomo, como sea

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

El 25 de enero, en Pitalito, Huila, el excombatiente y militante del partido de la rosa, John Fredy Vargas Rojas, fue interceptado por hombres armados que lo asesinaron de varios disparos. John Fredy acababa de asistir a una reunión con funcionarios de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, ARN, que los excluye de los beneficios si no acuden a la cita.
Días antes, en Dabeiba, Antioquia, había sido asesinado Hober Arias Giraldo. En los dos casos se trataba de reincorporados que adelantaban proyectos productivos de tipo agrícola, por iniciativa propia, en el área rural de los respectivos municipios. El 28 de enero fue baleado César Darío Herrera Gómez, cuando se dirigía al ETCR de Santa Lucía, en la zona rural de Ituango, Antioquia.
César Darío permaneció gravemente herido por varias horas en el lugar de los hechos, pese a la presencia de las autoridades. Solo cuando sus compañeros del ETCR arribaron al lugar, se pudo organizar …

Coctel venenoso, pésimo gobierno y paro armado

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Un trino de Uriel Insurgente dice: “Buenos días a todos y todas. Comenzamos la semana compartiéndoles el comunicado del paro armado que se llevará a cabo a mediados de febrero. ¡JURAMOS VENCER!” A continuación el texto del mismo en su numeral 1. reza: “Decretamos paro armado en el territorio nacional durante 72 horas, inicia el 14 de febrero a las 6 am. y termina el 17 de febrero a las 6 am. del 2020”.
No se lee en ninguno de los puntos del comunicado una sola razón para semejante decisión. Hasta el más sencillo decreto de cualquier autoridad tiene sus considerandos, este no. Simplemente decretamos y ya, en una clara demostración de soberbia. O de estupidez, o de ceguera. En seis puntos, los firmantes del comunicado ordenan a 50 millones de colombianos, que no se movilicen por rutas de transporte para no tener que lamentar consecuencias.
Al tiempo suministran un claro indicio del alcance de su poder, advierten a la población que debe perma…