Ir al contenido principal

La falsa "revolución agraria" de Santos

Análisis
Tomado de PCC
Por Horacio Duque 




Estamos a pocos días de que se continúen las conversaciones de paz en La Habana que han estado focalizadas en el tema agrario.

Con bastante antelación la administración del señor Santos orquestó una campaña mediática para anunciar una amplia "revolución agraria" mediante una Ley de restitución de tierras y reparación de víctimas.


En el razonamiento de los funcionarios estatales se formuló la idea de una supuesta "revolución" para modificar la estructura de la propiedad agraria concentrada en un obsoleto y colonial latifundio, en gran medida ganadero.


El uso equivoco del término alcanzó los sesgos de una ideología con claros fines políticos. Se hizo, en los términos de la posmodernidad, un "giro lingüístico" para quitar legitimidad a la resistencia campesina revolucionaria surgida y sustentada en la lucha por la tierra de millones de campesinos. Se trataba de adelantar, sin necesidad de acuerdos, una transformación de régimen de la propiedad rural nacional, en la retórica oficialista.


La elucubración fue, incluso, acompañada por algunas celebridades literarias como Carlos Fuentes, el destacado novelista mexicano, que aprovecho la ocasión para repetir la archiconocida andanada contra la supuesta intransigencia leninista de las guerrillas sumidas, según él, en el fanatismo y la terquedad dogmática.


Para todos los efectos se expidió la Ley 1448 de 2010 de Restitución de Tierras y Reparación de víctimas. Un texto extendido de artículos y parágrafos llenos de retórica y demagogia barata.


Van ya casi treinta meses de su vigencia y aplicación y los resultados son deplorables. Varios estudios y opiniones de líderes agrarios y de expertos han indicado que la cacareada restitución de tierras a más de seis millones de campesinos víctimas del despojo paramilitar es un fracaso descomunal. Las acciones administrativas están plagadas de burocratismo y corrupción de los funcionarios del Incoder y la Unidad Administrativa de Restitución.


La Ley se convirtió más bien en la plataforma ampliada del clientelismo de los parlamentarios de la coalición dominante en la Casa de Nariño. Las reparaciones por cerca de 20 millones establecidas en la normativa son repartidas a discreción de los jefes de las microempresas regionales del liberalismo, el conservatismo, de la U y los otros grupos adictos a Santos. Está en funcionamiento una potente maquinaria clientelista para la compra de votos y adhesiones a los candidatos del gobierno para los cargos legislativos y ejecutivos, con las reparaciones. Obviamente la plata fluye por millones para aceitar la reelección del señor Santos, asfixiado en su pretensión continuista por los efectos políticos del fallo adverso de la Corte Internacional de Justicia.


La falsa "revolución agraria" de Santos es una herramienta que manipulan a fondo los directorios de la politiquería en Norte de Santander, Antioquia, Santander, Bolívar, Valle del Cauca, Cauca, Putumayo, Eje Cafetera, Córdoba  Llanos Orientales y en otros lugares del territorio nacional.


La verdadera revolución agraria que entregue la tierra a los campesinos debe surgir de las conversaciones y acuerdos que se den en La Habana y, por supuesto, de la movilización y lucha de los campesinos pobres del país, que se debe profundizar presionando a la élite dominante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mientras Duque juega a viajar por el mundo se dispara genocidio indígena

Análisis
Tomado de Pacocol
Por ARMANDO WOURIYU VALBUENA 
- Presidente ONIC 1999-2003


(Extractos) Que los árboles, animales y aguas gocen de buena salud, y traigan frutos, nuestros hijos se reproduzcan para mantener la energía vital de los Pueblos, que la dignidad se mantenga y perdure a nuevas generaciones, ya que en nuestras acciones está el bienestar y la extensión de la especie humana siendo de interés preservar la justicia milenaria en la oralidad.



Las cosas funcionaban de esta manera hasta que el imperio hispano católico, causó la guerra con sus caballos, pólvora y espadas.

Bajo el pensamiento (…) que contempla a un solo dios del sexo masculino, la mujer nace de un hombre y las personas son temerosas de ese dios (…)

La filosofía hispano católica, se impuso con los deberes morales de sus soldados causando despojo, desplazamiento, masacres, exterminios, envenenamientos etc., y luego se inició el proceso de gobernabilidad creándose el Virreinato de la Nueva Granada, donde el propietario de…

Torturas en la Escuela de caballería: Que la verdad y la justicia salgan a la luz

Análisis Tomado de Pacocol Por Rafael Barrios Mendivil - Colectivo de Abogados 


La Corte Suprema de Justicia, el 8 de agosto de 2019 precluyó la investigación contra la doctora Ángela María Buitrago Ruíz porque llegó a la conclusión que efectivamente Edgar Villamizar Espinel sí compareció a la Escuela de Caballería en el 2007 y, al no prefabricarse la prueba, el prevaricato por exclusión de materia quedó automáticamente sin sustento.

Corría el año 2007 cuando el cabo del ejército Edgar Villamizar Espinel llegó a la Escuela de Caballería durante una diligencia que adelantaba la fiscal Ángela María Buitrago Ruíz en el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia. Villamizar le dijo la verdad a la fiscal, que había visto en dicha guarnición militar a varios desaparecidos del Palacio y le escuchó decir al coronel Luis Alfonso Plazas Vega: “cuelguen a esos hijueputas”.

Tres años después, el señor Plazas Vega denunció a la fiscal Ángela Buitrago por falsedad ideológica en instrumento públi…

Qué lucha armada, ni qué ocho cuartos

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

En días pasados, en un evento con un buen número de reincorporados de las Farc, conversé con un antiguo mando de la organización, a quien conocí en filas como un destacado guerrero. Un hombre que pasó la mayor parte de su vida guerrillera en fuego cruzado con el enemigo, dirigiendo unidades cada vez más grandes, desempeñándose con maestría en las más complicadas situaciones de combate.

Un tipo modesto, como ordenaba el estatuto fariano. Que nunca se sintió mejor que los demás, que cumplía sus misiones al pie de la letra, que se sentía miembro de un Ejército en el cual el esfuerzo y las capacidades de cada uno, eran importantes en el momento preciso. Entrados en confianza, me comentó que con alguna frecuencia recibía propuestas o razones de los llamados disidentes, en las que le proponían retomar las armas junto a ellos.

Antiguos compañeros de lucha que insisten en continuar alzados, con el supuesto fin de consumar el plan estratégico aprob…