Ir al contenido principal

Carlos Lozano, activista de paz, responde:

Domingo, 23 Diciembre 2012
Marcha Patriótica



Por Hernán Camacho para la Alianza de Medios y Periodistas por la Paz

¿Qué percepción tiene, después de hacer su propio balance, de esta primera etapa de los diálogos de La Habana entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC-EP?
“Es un balance positivo sin exageraciones. Está demostrado que sí es posible sentarse a dialogar en una mesa por la paz, a pesar de las diferencias y escasas coincidencias de las dos partes. Aunque todavía no hay resultados concretos conocidos del primer punto en debate (el tema agrario), se ganó con la participación ciudadana. Aunque el Gobierno Nacional era renuente a ella, al final se dio como una conquista democrática y el resultado es bueno, gremios y organizaciones populares debatieron e hicieron propuestas que no podrán ser ignoradas. Así que el balance es positivo aunque hay inamovibles y obstáculos.”

¿Cómo cuáles?
“Sigue siendo un error dialogar en medio de conflicto. Se requiere un cese bilateral de fuegos para evitar que los actos de la guerra alteren la buena marcha del proceso. Pero además, el Gobierno está cerrado a la participación popular, la sigue viendo como un ‘ruido’ en la mesa y eso es negativo, porque la mesa hay que legitimarla con participación de la sociedad, al fin y al cabo están discutiendo temas de interés nacional y no particular. También el gobierno tiene un concepto estrecho de la agenda. Hizo un Acuerdo General y ahora quiere desconocerlo, porque cree que el modelo no se puede cambiar y que la democracia es perfecta. Son inamovibles que dificultan avanzar en buen ritmo y correcta dirección.”

El doctor De la Calle dijo al término de las sesiones de este año, en el día de hoy, que no habrá cambio del modelo económico ni del sistema democrático.
“Ahí está el inamovible. ¿Qué es lo que quieren cambiar entonces? En el tema agrario creen con arrogancia que están haciendo una revolución agraria y que las FARC y el pueblo tienen que apoyar la ley de tierras y sus políticas agrarias que no van al fondo de problemas sustanciales como la tenencia de la tierra, el latifundio, el uso del suelo y hasta de situaciones que afectan el territorio y las regiones agrarias como la explotación minero energética en manos de transnacionales inescrupulosas. Y creen que la democracia es plena. Nos quiere obligar a vivir con la parapolítica, la violencia desde las alturas del poder, la exclusión, el clientelismo y el ventajismo dominante”.

Pero en Colombia hay elecciones, sufragio universal aceptable…
“¿Aceptable para quién? Para la clase dominante, para la política tradicional que ha detentado el poder a lo largo de la historia republicana después de Simón Bolívar. Son elecciones a la colombiana, bajo las condiciones y las ventajas de la oligarquía dominante. Por eso le temen a las reformas, no aceptan modificar las reglas de la políticas, porque sos sus reglas.”

¿Por qué le temen a la democracia según usted?
“Porque el día que en este país haya democracia plena y garantías para todos, igualdad ante la Constitución y la ley, tambaleará este poder. Es un problema de clase. La clase dominante prefiere la violencia porque le permite imponer a ‘sangre y fuego’ sus designios. Lo han dicho de manera abierta y pública. Por eso no consideran conveniente cambiar el sistema político impuesto a la fuerza. Es decepcionante escuchar a gente de la burguesía que uno cree decente, por ejemplo, defender a ultranza el gobierno de Álvaro Uribe Vélez y hasta lo califican de segundo libertador de Colombia, haciendo caso omiso de los ‘falsos positivos’, las chuzadas, la protección al narcoparamilitarismo, la parapolítica, la corrupción y otros actos vergonzosos de corrupción. Les parece un gran personaje porque defendió a sangre y fuego sus intereses económicos. El modelo económico, por cierto en crisis en el mundo, lo consideran inalterable, les permite enormes utilidades y ganancias a expensas del sacrificio del pueblo.”

Sin embargo hay ex guerrilleros en la política y en administraciones…
“Sí, son gestos pluralistas y democráticos en apariencia. Pero en la realidad cunde la intolerancia hacia los movimientos y partidos que ellos representan, los cooptan en el mejor de los casos o los persiguen con saña como está ocurriendo con Gustavo Petro, alcalde de Bogotá. Apenas este tocó callos en los negocios de los poderosos, colocó como fundamental el interés público y afectó el lucrativo negocio particular de las basuras, se le vinieron encima y de qué manera. Lo quiere sacar. La campaña mediática es grosera y antidemocrática. Mire a la ‘gran prensa’ como lo ataca y lo agrede sin ningún respeto. Es un problema de clase, algo que debe entender la clase trabajadora que se divide estimulada por la misma oligarquía cuando ella sí se une para defender lo suyo. Esto debe cambiar si se quiere la paz. De lo contrario será difícil lograrla”.

Pero volvamos a los foros ¿Con la experiencia del foro agrario son estos válidos como mecanismo de participación?
“Son válidos, claro que sí. Deben repetirse en los puntos siguientes. Como también son útiles las mesas regionales promovidas por las comisiones de paz del senado y la Cámara de Representantes. Es que sin la participación ciudadana y popular no es posible llegar a la paz. Esta se construye con el concurso de todos y todas. De alguna manera, la paz hay que imponerla a sus enemigos y a los caballeros de la inercia que interponen los inamovibles.”

En el foro agrario participaron los gremios¿Cómo le pareció?
“Bien y fue positivo. Entre otras cosas, en sus planteamientos los voceros de la Andi y la Sac, por ejemplo, demostraron más realismo y amplitud que el Gobierno Nacional. Escucharon con atención las propuestas y análisis de las organizaciones sociales y populares. Quedaron aisladas las posiciones ultraderechistas y guerreristas de Fedegan, que representan al sector más comprometido con el latifundio y la violencia. Sabemos muy bien por qué se oponen a la paz.”

¿Por qué?
“Porque representan al uribismo recalcitrante que es el sector más descompuesto de la clase dominante; se apoyan en el terror, en la guerra. En la carta de Fedegan que publicaron en los medios escritos hace unos días, hay unas firmas que producen terror, son los que promovieron el paramilitarismo, representan asociaciones ligadas a la violencia contra los campesinos y la izquierda. No hay que olvidar que el anterior presidente de Fedegan está enjuiciado por paramiluiatrismo; y el actual es investigado. ¿Qué se puede esperar de ese tipo de gente?”

¿Cómo ve a las dos delegaciones?
Bien, cada uno apropiado de su papel, Cada uno hace su trabajo. Lo importante es que tenga la suficiente sensatez y creatividad para encontrar los puntos de convergencia nos para satisfacer al ‘otro’ sino al país, al pueblo colombiano que será el mayor usufructuario de la paz estable y duradera. Aunque es indispensable que el Gobierno tenga una sola línea. La actitud del ministro Pinzón es provocadora, guerrerista. Es un ministro dinamita. Algunos voceros del Gobierno dicen que se sale del libreto, pero ambas partes deben tener un solo libreto, el que sea, pero uno solo, coherente y comprometido con el Acuerdo. Pinzó hace rato que sobra en el Gobierno. A no ser que sea la táctica vieja y desgastada que unos hacen de ‘bueno’ y otro de ‘malo’. Eso debe aclararlo bien el Gobierno.”

¿Cree que al final se logre la paz?
“Es posible si hay la voluntad política de ambas partes y el apoyo de la sociedad. En el entendido que debe ser una paz digna, con democracia y justicia social. El Gobierno debe bajarse de la nube de la victoria, abandonar el cuento de que la guerrilla está derrotada. No parece que la insurgencia esté derrotada; al contrario el fracaso de la seguridad democrática es el fracaso de la línea militar. Solo los uribistas la defienden con terquedad. Es importante el criterio de cambio. El conflicto obedece a causas y mientras ellas subsistan no habrá paz. La democracia y la justicia son esenciales para llevar a cabo el ‘Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera’. Para la izquierda la paz es indispensable, porque obligará a la unidad de los sectores democráticos y populares para que surja una opción de poder del pueblo con la capacidad de transformar a Colombia. La paz es una bandera de los revolucionarios en la medida que está estrechamente ligada a la construcción de la nueva Colombia.”

Bogotá 21 de diciembre de 2012

Foto: Tomada de la Internet.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…