Ir al contenido principal

Cuando las víctimas son victimarios y los victimarios son víctimas. Criminalización de los sectores populares




Opinión
Colombia Soberana
Alianza de Medios por la Paz con Justicia Social (AMP)


La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo.

Platón





El constante abuso de la represión brutal en Colombia no es nuevo. El uso de las guerras contantes a principio de siglo, las masacres a los campesinos, las pacificaciones tanto rurales como urbanas, la “bestializaciòn” de las fuerzas militares contra la población civil, los “falsos positivos” y la criminalización del  acto de exigir nuestros derechos son algunas de las formas utilizadas como política de estado.

Sin embargo, aunque la evidencia es aplastante, la historia es de los que poseen los medios, y en este aspecto los mass medias han servido para encubrir masacres, falsos positivos, engañar inadvertidos observadores y cambiar el pasado, así sea borrando de un plumazo la realidad.

Un ejemplo tan grande de esto es el descarado argumento que ha circulado los últimos años en el cual dicen que el exterminio de la Unión Patriótica fue hecho por los carteles del narcotráfico. Una historieta tan ficticia que  sorprende aún al más joven muchacho medianamente informado sobre los tenebrosos años 90.

Esto ya causa nauseas, y sin embargo, aunque parezca imposible hay más. Cada día vemos cómo, de forma cínica  los victimarios se convierten en víctimas y viceversa. ¿Cuántas veces las fuerzas armadas (ejército, policía e inteligencia) son causantes de tantas lágrimas, de tantas angustias, de tantas familias destrozadas? Y vemos que en unos meses los militares son convertidos en las víctimas de la “injusta población civil”, “la agresión del pueblo a las valerosas fuerzas militares”, “campesinos que escupen a los nobles hombres de acero que protegen nuestro país”

¿Cuántas veces el pueblo manifestante se ha visto golpeado y hasta asesinado en marchas u otras formas pacíficas de protesta? y sin embargo ahora, para proteger a la fuerza pública, resulta que los policías tienen todo el derecho de usar armas de "letalidad reducida" nombre rimbombante que significa que se pueden agredir físicamente a cualquier transeúnte. ¿pero luego ya no lo estaban haciendo?  y como si esto no fuera suficiente, se hizo un proyecto de ley para cambiar el código de policía que implantaría un estado policial y casi fascista. Varios artículos son traídos de los cabellos hasta el punto de la hilaridad y otros tantos producen excesiva ira. Pero todos y cada uno de ellos causan indignación, asco y temor. Si aún teniendo las pocas libertades que poseemos vivimos como vivimos ¿Cómo será cuando aprueben este nefasto código?


 ¡Por favor! ¿Por qué cuando el pueblo se defiende  o protesta es delito y cuando se arrasan las tierras, se masacra campesinos y mineros, todo  para que las multinacionales exfolien y se roben lo nuestro, es una  justa causa por la “defensa de los ciudadanos de bien”?

Pero no a todos pueden matar, y estas personas tienen que llevar a la espalda la dura carga, un triste destino, ya sea en las ciudades engrosando la dolorosa y vergonzosa fila de desplazados; en las guerrillas donde ven un lugar para defenderse honrosamente; o en cárceles como prisioneros inculpados, calumniados y sin siquiera ser reconocidos por el nombre que se les debe dar: prisioneros de guerra, prisioneros políticos, prisioneros de conciencia o víctimas de montaje judicial, según sea el caso de cada cual. Esta realidad es una parte escondida de nuestro país. En este caso no creo que sea positivo o medianamente lógico acoger el viejo adagio de “la ropa sucia se lava en casa”. Es imperativo abrir espacios de diálogo sobre esta situación y asistir a los ya destinados para ello.

Con este lamentable panorama, en el cual me he quedado corta al describir, se inician los diálogos de paz en la Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC. Cabe anotar que estos puntos: tierra, represión popular y participación justa de la sociedad en general, han sido las banderas del gurpo insurgente desde su fundación, así que es demasiado desafortunado la posición actual del gobierno en estos ítemes. Sin embargo veo que este intento de diálogos es al que debemos apostar con todos nuestras fuerzas, pues es el escenario que se presta para poder rechazar con vehemencia el estado policial y la criminalización de los sectores populares, entre otras demandas y temas en los cuales el pueblo puede aportar como el más beneficiado con el cese del conflicto armado y como único poseedor de las verdaderas llaves de la paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …