Ir al contenido principal

¿Quién puede imponer la paz?

Análisis
Por Comandante Ricardo Téllez


¿Quién puede imponer la paz?



Después de una ensordecedora campaña propagandística y psicológica 
Ricardo Téllezsobre la existencia de Repúblicas Independiente dentro del territorio colombiano; que estarían dirigidas por comunistas y amenazaban la integridad y soberanía nacional; todos los poderes del Estado, las élites y sus organizaciones, se pusieron en pie de guerra. El enemigo a aniquilar se encontraba, principalmente y para entonces en la Región de Marquetalia. 

En un país sin integrar, con escasas vías de comunicación, cuya topografía y geografía desconocían sus propios habitantes; donde el patio de las casas estaba retirado de la construcción, el nombre aquel del sitio a atacar sonaba remoto, distante… muy lejano.


marulanda-tolimaPero no se trataba de extrañas Repúblicas operando sin dios y sin ley dentro del territorio nacional, como sostenía el gobierno. Sus habitantes nada tenían que ver con marcianos, eran campesinos pobres desplazados  por la violencia liberal- conservadora de los años 50s, que en  busca de refugio seguro para sus vidas y familias,  fundaron  pequeños y pacíficos asentamientos, en el caso de Marquetalia, de no más de 500 personas, en las alturas casi inaccesibles de la cordillera central, en el Departamento del Tolima, al sur occidente de Colombia.

Fatigados de tanta violencia, odios, olvido gubernamental y explotación, estos labriegos tomaron la decisión de buscar su propia felicidad: trabajar en colectivo, lo cual les permitía descuajar la impenetrable montaña, hacer potreros y crear fincas. Se dieron propias normas de convivencia, la propiedad social primaba sobre la individual. Las utilidades producto del trabajo se distribuían equitativamente, resolvían en asamblea los problemas internos y se brindaban auto-seguridad.

Pero no solo realizaban lo anterior. Se atrevieron a exigirle al Estado la construcción de una carretera, un escuelita para los niños, un centro de salud y algunos puentes sobre caudalosos y embravecidos ríos; todo por un costo aproximado de 500 millones de pesos de la época. Como el gobierno solo miraba el carácter “subversivo” de la comunidad, esta justa petición resultó inaceptable.

Esta organización para  auto- subsistencia llamó la atención de los gobiernos de los EE.UU y Colombia. Veían ese experimento como la extensión de la Revolución Cubana a la parte continental de Nuestra América. Eso no se podía permitir. El ejemplo era funesto para Colombia y el resto de  países azotados por el abandono estatal, el hambre, la miseria, las enfermedades y la desigualdad.

El gobierno se negó a dialogar con ellos. El ataque militar sobre el área flotaba en el ambiente. Un sector importante de la iglesia católica, prestigiosas personalidades nacionales y algunos intelectuales europeos  brindaron sus buenos oficios para evitar un desenlace violento y buscar solución al problema

La ceguera política, la soberbia, el desprecio por los pobres y el sometimiento a la geopolítica de los Estados Unidos se impusieron sobre la sensatez. 16.000 soldados emprendieron la cruzada de rescatar Marquetalia del dominio comunista y según ellos, devolverla a la soberanía nacional.

soldados en marquetaliaAsí iniciaron los Estados Unidos, con el Plan, Latin American Security Operation, Laso, y el gobierno colombiano, esta injusta guerra de agresión contra nuestro pueblo. Cientos de miles de muertos, huérfanos, desplazados, lisiados, torturados, desaparecidos; inmensas riquezas materiales y culturales destruidas, daños psicológicos irreparables y un país polarizado, es el saldo de horror para las mayorías hasta el presente.

Nuestro pueblo jamás se sometió. Respondió a la agresión con las armas que tenía a mano. La solidaridad de los obreros y citadinos no demoró en llegar.

Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas destellan en la organización y ejecución brillante de la guerra de resistencia de Marquetalia. Ante la imposibilidad de detener la agresión que prosigues y la necesidad de defender los intereses populares, los Marquetalianos fundan las FARC.

Producto de un minucioso análisis de la realidad colombiana, los forjadores de las FARC, adoptaron la táctica de la combinación de todas las formas de lucha de masas para la toma del poder y dotan al movimiento insurgente con un programa revolucionario.

La guerra de guerrillas que libra el pueblo colombiano es justa y por las particularidades del régimen político colombiano, tiene plena vigencia.

A pesar de ello las FARC-EP intenta, como en Casa Verde, Caracas, Tlaxcala y el Caguán terminarla por la vía del diálogo y la concertación en el entendido que las banderas de la paz perteneces al pueblo del que hacemos parte indivisible.

Se requiere voluntad política de las partes; la compresión de la imposibilidad inmediata de una solución militar del problema; la necesidad de no postergar por más tiempo las profundas  reformas democráticas en lo económico, político, social, judicial, ecológico, militar y cultural… reclamadas por la sociedad como camino certero hacía la reconciliación, a plasmar en una nueva Carta Magna, como producto de una Asamblea Nacional Constituyente por la Paz.

Más allá de La Mesa de La Habana hay un pueblo combativo, valiente, propositivo, no es inerme ni un mero espectador. El efecto del terrorismo de Estado se siente, la organización y las luchas populares se resintieron, pero no fueron derrotadas, su resurgimiento, su ánimo combativo actual es el verdadero determinante del proceso.

Su participación en Foros, seminarios y en otras formas nutre con propuestas a La Mesa. Trabajadas por la Delegación de Paz de las FARC-EP se convirtieron en las 250 propuestas mínimas entregadas en los diálogos, su esencia las convierte en herramienta de emancipación para el pueblo y sus organizaciones, así nada ni nadie podrá impedir a las indómitas mayorías imponerlas como contribución a la reconciliación y la paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …