Ir al contenido principal

¿Quién puede imponer la paz?

Análisis
Por Comandante Ricardo Téllez


¿Quién puede imponer la paz?



Después de una ensordecedora campaña propagandística y psicológica 
Ricardo Téllezsobre la existencia de Repúblicas Independiente dentro del territorio colombiano; que estarían dirigidas por comunistas y amenazaban la integridad y soberanía nacional; todos los poderes del Estado, las élites y sus organizaciones, se pusieron en pie de guerra. El enemigo a aniquilar se encontraba, principalmente y para entonces en la Región de Marquetalia. 

En un país sin integrar, con escasas vías de comunicación, cuya topografía y geografía desconocían sus propios habitantes; donde el patio de las casas estaba retirado de la construcción, el nombre aquel del sitio a atacar sonaba remoto, distante… muy lejano.


marulanda-tolimaPero no se trataba de extrañas Repúblicas operando sin dios y sin ley dentro del territorio nacional, como sostenía el gobierno. Sus habitantes nada tenían que ver con marcianos, eran campesinos pobres desplazados  por la violencia liberal- conservadora de los años 50s, que en  busca de refugio seguro para sus vidas y familias,  fundaron  pequeños y pacíficos asentamientos, en el caso de Marquetalia, de no más de 500 personas, en las alturas casi inaccesibles de la cordillera central, en el Departamento del Tolima, al sur occidente de Colombia.

Fatigados de tanta violencia, odios, olvido gubernamental y explotación, estos labriegos tomaron la decisión de buscar su propia felicidad: trabajar en colectivo, lo cual les permitía descuajar la impenetrable montaña, hacer potreros y crear fincas. Se dieron propias normas de convivencia, la propiedad social primaba sobre la individual. Las utilidades producto del trabajo se distribuían equitativamente, resolvían en asamblea los problemas internos y se brindaban auto-seguridad.

Pero no solo realizaban lo anterior. Se atrevieron a exigirle al Estado la construcción de una carretera, un escuelita para los niños, un centro de salud y algunos puentes sobre caudalosos y embravecidos ríos; todo por un costo aproximado de 500 millones de pesos de la época. Como el gobierno solo miraba el carácter “subversivo” de la comunidad, esta justa petición resultó inaceptable.

Esta organización para  auto- subsistencia llamó la atención de los gobiernos de los EE.UU y Colombia. Veían ese experimento como la extensión de la Revolución Cubana a la parte continental de Nuestra América. Eso no se podía permitir. El ejemplo era funesto para Colombia y el resto de  países azotados por el abandono estatal, el hambre, la miseria, las enfermedades y la desigualdad.

El gobierno se negó a dialogar con ellos. El ataque militar sobre el área flotaba en el ambiente. Un sector importante de la iglesia católica, prestigiosas personalidades nacionales y algunos intelectuales europeos  brindaron sus buenos oficios para evitar un desenlace violento y buscar solución al problema

La ceguera política, la soberbia, el desprecio por los pobres y el sometimiento a la geopolítica de los Estados Unidos se impusieron sobre la sensatez. 16.000 soldados emprendieron la cruzada de rescatar Marquetalia del dominio comunista y según ellos, devolverla a la soberanía nacional.

soldados en marquetaliaAsí iniciaron los Estados Unidos, con el Plan, Latin American Security Operation, Laso, y el gobierno colombiano, esta injusta guerra de agresión contra nuestro pueblo. Cientos de miles de muertos, huérfanos, desplazados, lisiados, torturados, desaparecidos; inmensas riquezas materiales y culturales destruidas, daños psicológicos irreparables y un país polarizado, es el saldo de horror para las mayorías hasta el presente.

Nuestro pueblo jamás se sometió. Respondió a la agresión con las armas que tenía a mano. La solidaridad de los obreros y citadinos no demoró en llegar.

Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas destellan en la organización y ejecución brillante de la guerra de resistencia de Marquetalia. Ante la imposibilidad de detener la agresión que prosigues y la necesidad de defender los intereses populares, los Marquetalianos fundan las FARC.

Producto de un minucioso análisis de la realidad colombiana, los forjadores de las FARC, adoptaron la táctica de la combinación de todas las formas de lucha de masas para la toma del poder y dotan al movimiento insurgente con un programa revolucionario.

La guerra de guerrillas que libra el pueblo colombiano es justa y por las particularidades del régimen político colombiano, tiene plena vigencia.

A pesar de ello las FARC-EP intenta, como en Casa Verde, Caracas, Tlaxcala y el Caguán terminarla por la vía del diálogo y la concertación en el entendido que las banderas de la paz perteneces al pueblo del que hacemos parte indivisible.

Se requiere voluntad política de las partes; la compresión de la imposibilidad inmediata de una solución militar del problema; la necesidad de no postergar por más tiempo las profundas  reformas democráticas en lo económico, político, social, judicial, ecológico, militar y cultural… reclamadas por la sociedad como camino certero hacía la reconciliación, a plasmar en una nueva Carta Magna, como producto de una Asamblea Nacional Constituyente por la Paz.

Más allá de La Mesa de La Habana hay un pueblo combativo, valiente, propositivo, no es inerme ni un mero espectador. El efecto del terrorismo de Estado se siente, la organización y las luchas populares se resintieron, pero no fueron derrotadas, su resurgimiento, su ánimo combativo actual es el verdadero determinante del proceso.

Su participación en Foros, seminarios y en otras formas nutre con propuestas a La Mesa. Trabajadas por la Delegación de Paz de las FARC-EP se convirtieron en las 250 propuestas mínimas entregadas en los diálogos, su esencia las convierte en herramienta de emancipación para el pueblo y sus organizaciones, así nada ni nadie podrá impedir a las indómitas mayorías imponerlas como contribución a la reconciliación y la paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…