Ir al contenido principal

Reflexiones políticas

Análisis
Colombia Soberana
Por Jaime Barreneche - Colectivo Grapasocial




Mientras en medio de dificultades propias del proceso iniciado en la Habana entre el Gobierno Colombiano y las FARC-EP en busca de un acuerdo que ponga fin a la expresión armada del conflicto social mediante una solución  negociada que sea el comienzo de las transformaciones estructurales en materia económica y política que necesita nuestro país para la construcción de una sociedad justa  garantía para la transición pacífica hacia un modelo para el desarrollo capaz de superar las causas de la pobreza, la inequidad, le exclusión y la violencia que han provocad la resistencia armada y social contra e régimen capitalista imperante, aquí en nuestra patria continúa como norma del estado contra la organización y movilización popular la represión oficial, amenaza, persecución y asesinato de quieres en forma individual o colectiva manifiesten su inconformidad con el régimen actual y apoyen la necesidad de transformar el país con dirección de un gobierno basado en el ejercicio pleno de la democracia real, pluralista y participativa, respetuosa de la opinión política de otros compatriotas.


La ultraderecha de la oligarquía colombiana, especialmente  la intimamente ligada con los grandes ganaderos, latifundistas, terratenientes, narcotraficantes y paramilitares, no perdona a los sectores políticos y sociales que consideran una amenaza para sus privilegios y poder criminal de clase. Para detener su avance, usan cualquier medio, incluido los más violentos y violatorios de los derechos fundamentales: lo estamos padeciendo dolorosamente la mayoría de los colombianos que le apostamos a la esperanza de paz con justicia social, cuando se inicia la persecución, amenaza y asesinatos de dirigentes de Marcha Patriótica, La mesa Agraria y Popular de Interlocución y Acuerdo MIA y la Unión Patriótica. Todos ellos movimientos nacidos de las entrañas del pueblo, con capacidad para movilizar grandes masas de gente de todos los sectores sociales afines a su propuesta amplia  para emprender, mediante la acción conjunta de las fuerzas democráticas y comprometidas con proceso hacia la paz con justicia social, el cambio del sistema capitalista de manera paulatina, organizando, conscientizando y dirigiendo a estás grandes masas, contribuyendo a su cualificación para asumir si compromiso como el sujeto histórico que transformará a Colombia en un país digno, soberano e independiente, como soñaron nuestros libertadores liderados por Simón Bolívar.

Esta arremetida de los enemigos de la paz con todo su poder económico, político y y sicarial contra el proceso de democratización de los mecanismos de acceso de la voluntad del pueblo a la conducción del estado, nos conduce a revivir en la memoria, la consecuencia que tuvo un primer intento  de buscar un camino pacífico hacia la construcción de condiciones sociales que permitieran una solución política al conflicto social con expresión armada: el acuerdo de la Uribe entre las FARC-EP y el gobierno de Belizario Betancur, que condujo a la formación del movimiento político Unión Patriótica, construido por miles de personas de diferentes sectores sociales, con participación de la guerrilla. Colombia entera sabe cómo fue exterminada la UP, a manos de la ultraderecha política oligárquica en íntimo maridaje con narcotraficantes, políticos corruptos, sectores de las Fuerzas Armadas y de policía, paramilitares y sicarios , todos ellos al servicio  y en defensa de los intereses del capitalismo criollo y y del imperio norte americano. 

las primeras acciones de esos enemigos de a paz contra la propuesta política de los sectores populares de la sociedad colombiana expresadas por Marcha Patriótica, nos hace pensar que las conversaciones adelantadas  por con el gobierno y y las FARC-EP,  pudieran obedecer a una gran trampa estratégica de la ultra derecha criminal para el exterminio de los sectores democráticos y de la izquierda empeñados en buscar una ruta pacífica hacia la paz.

La oligarquía ultraderechista, no solo utiliza en crimen y la violencia, también usa sus recursos jurídicos y legales, hechos a la medida de sus intereses de clase, para impedir la llegada de   personas con deferentes conceptos políticos o ideológicos a instancias de poder y , sobre todo, que hayan incentivado a la participación ciudadana en las decisiones de políticas públicas en franco transito hacia el afianzamiento del poder popular, lo que naturalmente pisa los callos de los protegidos del sistema, se vuelven un peligro para el poder de clase, hay que eliminarlos políticamente y  para esto se tiene a personajes incrustados e el alto gobierno con el poder suficiente y más: Procurado Ordóñez. 

Ya con los 30 asesinatos, la persecución constante contra los líderes, los presos político de nuestras organizaciones entre los cuales podemos contra a Huber Ballesteros, las destituciones violatorias de la democracia y la carta en que los 'Rastrojos' ordenan asesinar , no solo los líderes nacionales sino también los departamentales, regionales y municipales, es claro que el camino que los sectores dominantes están eligiendo es peligroso y nos dificulta la tarea de conseguir, sin más derramamiento de sangre, la paz con justicia social.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…