Ir al contenido principal

Justificada sentencia

Análisis
Tomado de El Espectador 
Por: Alfredo Molano Bravo


En medio de la tormenta jurídica que se ha desatado con los fallos de los tribunales sobre la suerte de Petro y el rompimiento del ligamento trasverso de la rodilla izquierda de Falcao, ha pasado casi inadvertida la sentencia del Consejo de Estado que ordena que en zonas donde el orden público se ve afectado con frecuencia, “las estaciones de policía deben tener una ubicación que no ponga en riesgo a la población aledaña”. ¡Elemental!

La estrategia de las Fuerzas Armadas y de Policía de “acercarse a la población civil” no puede consistir en escudarse en ella, como ha sido denunciado por columnistas y por la misma Corte Interamericana de Derechos Humanos. Más aún, el Derecho Internacional Humanitario condena la utilización de escudos humanos tanto de las fuerzas insurgentes como de las institucionales. El pronunciamiento del tribunal tuvo como fundamento la destrucción de la iglesia y de la alcaldía como consecuencia de un ataque de la guerrilla al puesto de policía en Rondón, Arauca.

El caso no es excepcional; más aún, es la regla. En los pueblos la Policía ubica sus cuarteles al lado de edificios públicos como alcaldías y juzgados, o pared de por medio con casas de civiles. El argumento oficial es que siendo un cuerpo “cuya misión es defender la población civil”, debe vivir en ella como el pez en el agua. El Ejército hace lo mismo en zonas rurales: acampa en las escuelas y, cuando las desocupa, no es raro que algún soldadito olvide dónde dejó una granada.

He visto con mis ojos en Zambrano, Bolívar, niños de la escuela ayudar a la Policía a construir una trinchera. 

Los generales opinan que cumplirán la ley como siempre, pero que no se imaginan los pueblos huérfanos de Fuerza Pública. Interpretación torcida a su manera. El intrépido general Palomino ha declarado que no se irán de las poblaciones porque no son cobardes y que lo que dice el fallo es que se deben pagar los gastos a la parroquia de Puerto Rondón, cuya iglesia quedó destruida en un demencial ataque del terrorismo. Para el alto oficial, la Policía debe estar “incorporada” en la población civil y constituir con ella un matrimonio indisoluble. Le faltó agregar que ese matrimonio deja muchos hijos y no pocos muertos, como se vio en el reciente caso de Pradera. Sería interesante saber la reacción de los pobladores del barrio Los Rosales en Bogotá si al general Palomino le diera por instalar un puesto de policía en una de las residencias de ese exclusivo sector.

Es difícil imaginar que la tan mentada población civil pueda contraer matrimonio con un cuerpo que, como la Policía nacional, es denunciado todos los días por la corrupción de uno de sus miembros y uno de cuyos órganos, el Escuadrón Antidisturbios (Esmad), deja muertos y heridos por donde pasa.

El Esmad es odiado por el pueblo no sólo por la violencia con que ataca a la gente, sino porque lo hace para impedir toda protesta contra actos arbitrarios de la tan alabada institucionalidad.

Hace pocos días, por ejemplo, resultó herido de gravedad en Manizales Óscar Arturo Orozco, presidente de la CUT, seccional Caldas, cuando encabezaba la protesta del sindicato de la Central Hidroeléctrica de Caldas contra el congelamiento de las negociaciones del pliego de peticiones. Una manifestación legítima, lícita y pacífica, reprimida a sangre y fuego por el Esmad, que se ha convertido en una especie de guardia pretoriana del Gobierno.

La sentencia del Consejo de Estado es un aporte real y concreto a la paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …