Ir al contenido principal

La paz les estorba, quieren guerra

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

La paz les estorba, quieren guerra

Cada día se reconoce a Duque como un hombre que no sabe cómo gobernar, que obedece sumisamente a Uribe y entregó las riendas de la nación al extremismo de la derecha

Gabriel ÁngelLa situación es dramática. Basta con apreciar los titulares de la prensa para percibirlo con facilidad. Las cosas se complejizan de manera impensable, a la par que echa raíces una peligrosa intolerancia. La llegada al poder del presidente Duque significó la apertura de una caja de Pandora criolla, de la que brotan frenéticos los más perversos males.


Duque perdió por completo la apariencia del joven y desprevenido mandatario con que se presentó al país hace siete meses. Cada día se lo reconoce más como un hombre anodino, que no sabe cómo gobernar el país, que obedece sumisamente la voluntad del senador Uribe y que entregó las riendas de la nación al sector más extremista y fanático de la derecha.

Ignora el ridículo que hace al hostilizar de tal modo al legítimo gobierno de Venezuela. El día comparable a la caída del muro de Berlín, cuando según sus cálculos él, otros cuantos presidentes y el usurpador Guaidó, junto con una masa de venezolanos y paisas pagos, iban a emprender la insurrección al otro lado de la frontera, lo pinta de cuerpo entero.

Parece que en lugar de pensar soñara, y que da por realidad su fantasía, alejado totalmente de la realidad que lo rodea. Su gobierno condena la que llama infiltración de grupos armados en la minga del sur del país, mientras permite que en la frontera grupos de encapuchados armen bombas y organicen violentas ofensivas contra el gobierno del país hermano.

O sea que lo que es malo para él, no es así cuando se impulsa y practica contra otros. Su canciller Holmes describe como intervención extranjera, la llegada de dos aviones al vecino país, con diez militares rusos, como si en Colombia no existieran múltiples bases norteamericanas con presencia de oficiales gringos que mandan y disponen a su antojo.

Pretenden convencernos de que los acuerdos de cooperación de un país soberano como Venezuela, constituyen un grave riesgo de confrontación porque son con Rusia, mientras se disimula el hecho de que Colombia fue incorporada a la Otán, una alianza exclusivamente militar de orden nuclear, en un pacto que no le critican a Santos pese a que dicen odiar su obra.

Mientras su gobierno repudia al ELN, con el que destrozó cualquier posibilidad de dialogar por la paz, porque que este recurre a la absurda táctica de volar oleoductos como forma de presión,  parece festejar que en Venezuela los sabotajes cuidadosamente planeados por la oposición, interrumpan el fluido eléctrico a todo un pueblo que no merece esa suerte.

Lo aseguró Uribe tras salir de la Presidencia. No le había alcanzado el tiempo para agredir a Venezuela. Está claro que con la llegada de Duque al poder, hemos retrocedido una década. Pese a su cantinela de presión diplomática exclusiva, el gobierno actual no oculta su ansiedad por el uso de todas las opciones pregonado por el presidente Trump.

Las imágenes televisivas de la dolorosa situación social por las que atraviesa la gente del Chocó y la Guajira, para solo mencionar estos dos departamentos, no le producen la menor incomodidad a este gobierno, y mucho menos las angustias que padece la gente de Cúcuta por obra de su errada política con el vecindario. En su lugar dice sufrir por lo que ocurre en este.

Colombia, afortunadamente, había ingresado al civilizado grupo de naciones que admitieron la dosis personal de drogas, un fenómeno a tratar con criterios sanitarios y de prevención. Con Duque  volvimos a la época de las persecuciones. Su desprecio por la sustitución pactada en La Habana, y su obsesión por fumigar, nos retornan al pasado nefasto de la guerra contra las drogas.

Mientras los maestros paran porque el proyecto de Plan Nacional de Desarrollo desfinancia la educación pública, el senador Uribe promueve su privatización, con el medieval argumento de que los educadores deforman políticamente las mentes de sus alumnos. Qué tal nosotros que fuimos educados en el más riguroso oscurantismo en medio de la guerra fría.

En el Congreso de la República se ha desatado contra la oposición, una desbocada campaña de improperios y calumnias por parte de los correligionarios del presidente. A los adjetivos infamantes se suman proyectos como el de hacer migas la restitución de tierras, al tiempo que se visten de nobles las malintencionadas objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP.
Ante la indolencia gubernamental, la protesta social del suroccidente del país amenaza con extenderse al territorio nacional. El Esmad y el Ejército son la respuesta a los clamores de la gente humilde. Se soslaya el cumplimiento de lo pactado en La Habana, mientras se busca vincular al partido Farc con la delirante disidencia. La paz estorba a muchos. Quieren guerra.
Con el vecino, en el campo interno, como sea. Son dementes. Colombia no puede permitirlo, tiene que aislarlos, imponerles la paz. Es justo y necesario.

Duque perdió por completo la apariencia del joven y desprevenido mandatario con que se presentó al país hace siete meses. Foto: Twitter/Iván Duque

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…