Ir al contenido principal

En el Chocó comunidades están confinadas por el conflicto armado

Noticia
Tomado de Prensa Rural
Por  Colombia Informa


 Desde principios de agosto se ha venido agudizando la situación de enfrentamientos entre grupos armados en los municipios de Riosucio, Carmen del Darién y Bojayá, victimizando a más de 14 comunidades indígenas (751 familias) que actualmente están confinadas en el Chocó.

El recrudecimiento de la violencia armada no da tregua en el Pacífico [1], vulnera gravemente los derechos humanos de comunidades rurales indígenas y campesinas que se encuentran indefensos y en situaciones precarias de supervivencia.

Estas vulneraciones a 751 familias fueron reportadas mediante un informe de una oficina local de la ONU –Organización de las Nación Unidas-, en donde además, se anexa la descripción de las condiciones de vida que tienen 3.700 habitantes de los tres municipios que están en riesgo inminente.

“Por la intensidad de los hechos, las comunidades afectadas presentan una fuerte necesidad de atención médica y psicosocial”, denunció el organismo internacional.

Debido a que la movilización y la comunicación están controladas agresivamente por los grupos armados, hay un agudo desabastecimiento de alimentos, ya no pueden ni recoger sus cultivos, dejando a las comunidades en situación de hambruna. Las víctimas no denuncian por temor a que sus vidas sean atentadas, sumado a esto salir de allí es un riesgo ya que se han reportado artefactos explosivos improvisados en los campos y retenciones forzadas en los caminos.

Los habitantes esperan poder resguardar sus vidas lo más pronto posible, desembocando de nuevo otro panorama desplazamiento masivo forzado. Estas situaciones ya han estado alertadas desde principios de enero de este año cuando la Defensoría del Pueblo declaró alerta temprana [2] en los municipios de Medio Atrato y Bojayá, en Chocó, y Vigía del Fuerte, en Antioquia, debido a que persistían las violaciones a los derechos humanos [3] e infracciones al Derecho Internacional Humanitario contra estas poblaciones.

Antecedentes recientes

El 19 de agosto, en la costa norte Pacífica del Chocó, exactamente en el municipio de Juradó, alrededor de 20 indígenas del resguardo Santa Marta de Curiche, del corregimiento Guarín, fueron retenidos y maltratados físicamente durante varias horas por las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia –AGC- , así lo denunció la Defensoría del Pueblo el pasado 21 de agosto.

Los hechos se dan consecutivamente con los ocurridos el 4 de julio en donde alrededor de 40 personas fueron incomunicadas, retenidas y amenazadas en el corregimiento de Patajoná, en el mismo municipio. En el municipio de Juradó existe un constante e inminente riesgo de desplazamiento masivo forzado.

[1] http://www.colombiainforma.info/especial-en-el-pacifico-persiste-el-conflicto-armado/

[2] http://www.defensoria.gov.co/attachment/1788/AT%20N%C2%B0%20011-18%20ANT-Vigi%CC%81a%20del%20Fuerte%20y%20CHO-Bojaya%CC%81%20-%20Medio%20Atrato.pdf

[3] http://www.colombiainforma.info/incremento-la-violacion-de-derechos-humanos-a-la-poblacion-indigena-tras-firma-final-de-la-paz/


Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…