Ir al contenido principal

Una asociación que trabaja por la paz

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Una asociación que trabaja por la paz

Unas semanas atrás, por convocatoria de la dirección del partido Farc de Bogotá, y con el aval de la más alta instancia nacional, se llevó a cabo en la sede nacional de la calle 39, una asamblea de combatientes ya no en armas, como prefirieron denominarse, a efectos de fundar una Asociación que agrupe a todos los antiguos guerrilleros de las Farc, que por distintos motivos se encuentran en la capital del país. Concurrimos gustosos a ella.

Es que lo que se denominó reincorporación en los Acuerdos de Paz, fue pensado en términos de vida rural. Con ese objeto se crearon los llamados Espacios Territoriales para la Capacitación y Reincorporación, en el mismo lugar donde antes estuvieron las zonas veredales que sirvieron para concentrar los entonces frentes guerrilleros. El país y la comunidad internacional conocen de sobra los problemas presentados para la correcta implementación de esta parte del Acuerdo.

Las zonas veredales se pactaron para los efectos del cese al fuego bilateral y la dejación de armas, en momentos en que la confrontación seguía latente pese a las conversaciones de La Habana. Eran el primer paso serio hacia la concreción del fin del conflicto, pero sobre cualquier fórmula pactada pesaba la imposición del gobierno desde el comienzo mismo de los diálogos. Nada estaba aprobado hasta que todo estuviera aprobado.

Lo cual significaba que no se tenía una seguridad sobre la vigencia material de lo firmado, a menos que las partes hubieran llegado a un completo consenso y lo firmaran. En otras palabras, que todo podía irse a pique en el último momento, por la aparición de cualquier disenso insoluble en el punto final. Por eso las zonas veredales se pensaron en términos militares. Primero por las restricciones que impuso el gobierno para la ubicación de ellas.

Y segundo, porque para las Farc resultaba demasiado arriesgado concentrarse en unos sitios precisos, en donde quedarían rodeadas por patrullas del Ejército, expuestas a que si se producía un rompimiento en La Habana, el adversario pudiera bombardearlas y cercarlas a fin de destruirlas. De allí que la mayoría de los sitios aprobados resultaron lejanos, al borde de una gran selva que garantizara una retirada segura si la confrontación regresaba.

Al convertirse estas zonas en Espacios Territoriales para la Capacitación y Reincorporación, obviamente que su geografía no resultaba lo más apropiada para su objeto. Se trataba en su mayoría de lugares remotos, a los que acceder con eficiencia no resultaba tan sencillo. Si a eso se agregaban las demoras y las trabas de uno y otro orden, el resultado final tenía que ser deprimente. Los hombres y mujeres concentrados allí enfrentaron serias dificultades.

Uno tiene el derecho a pensar que eso se correspondía con alguna intención premeditada. La decisión de las Farc fue que no se desmovilizarían ni reintegrarían de manera individual, como lo quería el gobierno, sino que su reincorporación debía ser colectiva, para que pudieran sobrevivir como organización política, en un marco de fraternal cooperación social, económica y cultural. Para ello era indispensable la existencia de las condiciones básicas que se retardaban.

En gran medida ello fue causa de que un buen número de habitantes en los espacios pensaran en buscar un porvenir por fuera de estos. A muchos los convidó su familia, o algún amigo, para que trabajaran con ellos. Nadie estaba obligado a permanecer en los ETCR. Lo único era que allí sería mucho más fácil, por la presencia directa de las diversas entidades, tramitar lo atinente a acreditación, amnistía, bancarización, afiliación a pensiones y salud.

También se suponía que se recibiría la capacitación, es decir la educación básica y secundaria. Algo o bastante de eso se consiguió, aunque lenta y dificultosamente. La educación está al borde de interrumpirse en julio. Quizás un milagro la salve. Y desde luego, la gente guarda preocupación por el futuro, quiere iniciar una actividad productiva, los 700.000 pesos mensuales que reciben no alcanzan para nada y sólo resta un año de ellos. Después nadie sabe.

Algunos fueron vinculados como escoltas en los distintos esquemas de seguridad que presta la UNP. Pero deben validar sus estudios para seguir en ese trabajo. A otros las actividades políticas los llevaron a las ciudades, a sobrevivir con enormes carencias. Según algunas cifras el número de quienes se hallan hoy en Bogotá es de unos 450, y tiende a crecer por diversos motivos. Están por fuera de los ETCR y por tanto su reincorporación se dificulta aún más.

Por eso se creó la Asociación, que se llamará Asociación Nuevo Agrupamiento por la Paz, ANA D.C. La idea es que unidos y organizados puedan contar con las garantías para la reincorporación plena. Toda esa muchachada sueña con un futuro mejor, con proyectos productivos en la capital. Lucharán por ello. Que Duque gane puede afectarlos, a ellos, a sus familias, al partido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mientras Duque juega a viajar por el mundo se dispara genocidio indígena

Análisis
Tomado de Pacocol
Por ARMANDO WOURIYU VALBUENA 
- Presidente ONIC 1999-2003


(Extractos) Que los árboles, animales y aguas gocen de buena salud, y traigan frutos, nuestros hijos se reproduzcan para mantener la energía vital de los Pueblos, que la dignidad se mantenga y perdure a nuevas generaciones, ya que en nuestras acciones está el bienestar y la extensión de la especie humana siendo de interés preservar la justicia milenaria en la oralidad.



Las cosas funcionaban de esta manera hasta que el imperio hispano católico, causó la guerra con sus caballos, pólvora y espadas.

Bajo el pensamiento (…) que contempla a un solo dios del sexo masculino, la mujer nace de un hombre y las personas son temerosas de ese dios (…)

La filosofía hispano católica, se impuso con los deberes morales de sus soldados causando despojo, desplazamiento, masacres, exterminios, envenenamientos etc., y luego se inició el proceso de gobernabilidad creándose el Virreinato de la Nueva Granada, donde el propietario de…

Torturas en la Escuela de caballería: Que la verdad y la justicia salgan a la luz

Análisis Tomado de Pacocol Por Rafael Barrios Mendivil - Colectivo de Abogados 


La Corte Suprema de Justicia, el 8 de agosto de 2019 precluyó la investigación contra la doctora Ángela María Buitrago Ruíz porque llegó a la conclusión que efectivamente Edgar Villamizar Espinel sí compareció a la Escuela de Caballería en el 2007 y, al no prefabricarse la prueba, el prevaricato por exclusión de materia quedó automáticamente sin sustento.

Corría el año 2007 cuando el cabo del ejército Edgar Villamizar Espinel llegó a la Escuela de Caballería durante una diligencia que adelantaba la fiscal Ángela María Buitrago Ruíz en el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia. Villamizar le dijo la verdad a la fiscal, que había visto en dicha guarnición militar a varios desaparecidos del Palacio y le escuchó decir al coronel Luis Alfonso Plazas Vega: “cuelguen a esos hijueputas”.

Tres años después, el señor Plazas Vega denunció a la fiscal Ángela Buitrago por falsedad ideológica en instrumento públi…

Qué lucha armada, ni qué ocho cuartos

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

En días pasados, en un evento con un buen número de reincorporados de las Farc, conversé con un antiguo mando de la organización, a quien conocí en filas como un destacado guerrero. Un hombre que pasó la mayor parte de su vida guerrillera en fuego cruzado con el enemigo, dirigiendo unidades cada vez más grandes, desempeñándose con maestría en las más complicadas situaciones de combate.

Un tipo modesto, como ordenaba el estatuto fariano. Que nunca se sintió mejor que los demás, que cumplía sus misiones al pie de la letra, que se sentía miembro de un Ejército en el cual el esfuerzo y las capacidades de cada uno, eran importantes en el momento preciso. Entrados en confianza, me comentó que con alguna frecuencia recibía propuestas o razones de los llamados disidentes, en las que le proponían retomar las armas junto a ellos.

Antiguos compañeros de lucha que insisten en continuar alzados, con el supuesto fin de consumar el plan estratégico aprob…