Ir al contenido principal

Una asociación que trabaja por la paz

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Una asociación que trabaja por la paz

Unas semanas atrás, por convocatoria de la dirección del partido Farc de Bogotá, y con el aval de la más alta instancia nacional, se llevó a cabo en la sede nacional de la calle 39, una asamblea de combatientes ya no en armas, como prefirieron denominarse, a efectos de fundar una Asociación que agrupe a todos los antiguos guerrilleros de las Farc, que por distintos motivos se encuentran en la capital del país. Concurrimos gustosos a ella.

Es que lo que se denominó reincorporación en los Acuerdos de Paz, fue pensado en términos de vida rural. Con ese objeto se crearon los llamados Espacios Territoriales para la Capacitación y Reincorporación, en el mismo lugar donde antes estuvieron las zonas veredales que sirvieron para concentrar los entonces frentes guerrilleros. El país y la comunidad internacional conocen de sobra los problemas presentados para la correcta implementación de esta parte del Acuerdo.

Las zonas veredales se pactaron para los efectos del cese al fuego bilateral y la dejación de armas, en momentos en que la confrontación seguía latente pese a las conversaciones de La Habana. Eran el primer paso serio hacia la concreción del fin del conflicto, pero sobre cualquier fórmula pactada pesaba la imposición del gobierno desde el comienzo mismo de los diálogos. Nada estaba aprobado hasta que todo estuviera aprobado.

Lo cual significaba que no se tenía una seguridad sobre la vigencia material de lo firmado, a menos que las partes hubieran llegado a un completo consenso y lo firmaran. En otras palabras, que todo podía irse a pique en el último momento, por la aparición de cualquier disenso insoluble en el punto final. Por eso las zonas veredales se pensaron en términos militares. Primero por las restricciones que impuso el gobierno para la ubicación de ellas.

Y segundo, porque para las Farc resultaba demasiado arriesgado concentrarse en unos sitios precisos, en donde quedarían rodeadas por patrullas del Ejército, expuestas a que si se producía un rompimiento en La Habana, el adversario pudiera bombardearlas y cercarlas a fin de destruirlas. De allí que la mayoría de los sitios aprobados resultaron lejanos, al borde de una gran selva que garantizara una retirada segura si la confrontación regresaba.

Al convertirse estas zonas en Espacios Territoriales para la Capacitación y Reincorporación, obviamente que su geografía no resultaba lo más apropiada para su objeto. Se trataba en su mayoría de lugares remotos, a los que acceder con eficiencia no resultaba tan sencillo. Si a eso se agregaban las demoras y las trabas de uno y otro orden, el resultado final tenía que ser deprimente. Los hombres y mujeres concentrados allí enfrentaron serias dificultades.

Uno tiene el derecho a pensar que eso se correspondía con alguna intención premeditada. La decisión de las Farc fue que no se desmovilizarían ni reintegrarían de manera individual, como lo quería el gobierno, sino que su reincorporación debía ser colectiva, para que pudieran sobrevivir como organización política, en un marco de fraternal cooperación social, económica y cultural. Para ello era indispensable la existencia de las condiciones básicas que se retardaban.

En gran medida ello fue causa de que un buen número de habitantes en los espacios pensaran en buscar un porvenir por fuera de estos. A muchos los convidó su familia, o algún amigo, para que trabajaran con ellos. Nadie estaba obligado a permanecer en los ETCR. Lo único era que allí sería mucho más fácil, por la presencia directa de las diversas entidades, tramitar lo atinente a acreditación, amnistía, bancarización, afiliación a pensiones y salud.

También se suponía que se recibiría la capacitación, es decir la educación básica y secundaria. Algo o bastante de eso se consiguió, aunque lenta y dificultosamente. La educación está al borde de interrumpirse en julio. Quizás un milagro la salve. Y desde luego, la gente guarda preocupación por el futuro, quiere iniciar una actividad productiva, los 700.000 pesos mensuales que reciben no alcanzan para nada y sólo resta un año de ellos. Después nadie sabe.

Algunos fueron vinculados como escoltas en los distintos esquemas de seguridad que presta la UNP. Pero deben validar sus estudios para seguir en ese trabajo. A otros las actividades políticas los llevaron a las ciudades, a sobrevivir con enormes carencias. Según algunas cifras el número de quienes se hallan hoy en Bogotá es de unos 450, y tiende a crecer por diversos motivos. Están por fuera de los ETCR y por tanto su reincorporación se dificulta aún más.

Por eso se creó la Asociación, que se llamará Asociación Nuevo Agrupamiento por la Paz, ANA D.C. La idea es que unidos y organizados puedan contar con las garantías para la reincorporación plena. Toda esa muchachada sueña con un futuro mejor, con proyectos productivos en la capital. Lucharán por ello. Que Duque gane puede afectarlos, a ellos, a sus familias, al partido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…