Ir al contenido principal

Santrich, soberanía y fraude electoral: Fin al vasallaje colonial

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Jaime Caycedo 


La amenaza de otras extradiciones es un insulto a la voluntad de paz del pueblo colombiano. Así como una parte del Estado se presta para matar el logro más importante del Acuerdo, como es la conquista de la libertad política en perspectiva a la ampliación de la democracia, como paso para superar el pretendido Estado de derecho excluyente, la fuerza de la opinión se levanta en contra de la imposición autocrática que intenta destruir un camino a la convivencia. 

Más allá de las diferencias en la disputa presidencial, Humberto de La Calle resaltó dos elementos planteados por el Partido Comunista en su comunicado del 10 de abril: la presunción de inocencia y la soberanía del país, ignorados por el presidente y el fiscal general. Ese acto de genuflexión es inaceptable, induce al suicidio de  un ser humano, al incumplimiento mayor de un tratado de paz, al desconocimiento de la JEP y a la burla a la Comunidad internacional. 

En medio de una campaña presidencial estos hechos creados desde las cumbres del poder tienen un sentido político erosivo. Intentan demostrar anticipadamente a la elección presidencial el derrumbe del proceso de paz, objetivo preciado de la ultra derecha. Como respuesta, en el creciente campo de la dignidad y la decencia se reactiva la convergencia de fuerzas en defensa del Acuerdo y de la JEP. Se trata hoy de subrayar su importancia, la amnistía inmediata para los más de seiscientos presos políticos restantes, la transparencia y el flujo de recursos del Fondo de Paz a los proyectos productivos, el respaldo en las calles y en las movilizaciones de plaza al proyecto de la paz democrática. 

Tan inaceptable como la amenaza de extradición es el exterminio de activistas de FARC, que se añaden a los de Marcha Patriótica, Unión Patriótica, Congreso de los Pueblos, Cabildos indígenas, Consejos comunitarios, reclamantes de tierras, defensores de DDHH. Hay un claro sesgo criminal contra la izquierda que se mueve en el campo popular y que exige todas las garantías de que dispone la Constitución. Denunciamos la incompetencia y complicidad de la Registraduría Nacional, ahora privatizada, frente a las sospechas de fraude y pedimos a toda la ciudadanía que actúe como vigilante de su voto, que se active el control social popular en las calles y se amplíe la participación de la Comunidad internacional como veedora y garante. 

La provocación que hoy pone en vilo la paz, la legitimidad de las elecciones y la vida de Jesús Santrich no se cocina solo en las caballerizas del Uberrimo  o en los clubes de Bogotá. Se calcula, sopesa y  ejecuta también desde el Departamento de Estado y el Comando Sur. Toda una  hostilidad, diplomática  y militar, se proyecta para desconocer la elección presidencial del próximo domingo en Venezuela. Ahora bien, los que intentan intervenir en Venezuela son los mismos que intentan destruir el proceso de paz en Colombia. Un gobierno democrático de transición tiene que poner fin al vasallaje inmoral y colonial impuesto por el imperialismo al pueblo colombiano con la mediación de mafias y maquinarias, ancladas en la corrupción y en el paramilitarismo.

Es el reto para la  formidable movilización popular que acompaña a la Colombia Humana - Decentes.

 Editorial Voz

Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…