Ir al contenido principal

Duele lo que le pasa a Santrich, amarga su efecto

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Duele lo que le pasa a Santrich, amarga su efecto

Conocí a Santrich en la Sierra Nevada de Santa Martha, en Chimila, un pueblecito de su ladera occidental, en los tiempos en que las Farc andábamos haciendo trabajo político por una Asamblea Nacional Constituyente, en el año noventa. Era un joven abogado invitado de Barranquilla, para hacer una exposición sobre las implicaciones políticas y jurídicas del asunto.

Gabriel ÁngelUn tiempo después me sorprendí al regresar de una misión, cuando lo encontré en el campamento, en condición de guerrillero. Había ingresado a filas. Pronto nos hicimos buenos amigos, era un muchacho culto, muy inteligente, inquieto. Además de derecho había estudiado historia, y conversar con él resultaba sumamente agradable.

Mi traslado al Magdalena Medio truncó aquella relación cercana. Pasaron muchos años antes de que volviera a encontrarme con él, en el Caguán. Como encargado de la emisora del bloque Caribe, había acudido a un encuentro de intercambio con otras emisoras en el Bloque Oriental. Para entonces ya lo noté algo distante, iba acompañado de Cristian Pérez, el cantante.

Hablamos apenas un par de veces, antes de que El Mono los despachara a los dos de regreso a su Bloque. Desde entonces solo tuve referencias de él, por las revistas Resistencia, por sus escritos, por alguno que otro video donde aparecía. Me parecía que se estaba encumbrando. Luego de la muerte del Camarada Efraín Guzmán, supe que lo habían promovido al Estado Mayor Central.

Volví a encontrarlo en las vueltas para las conversaciones de paz de La Habana. Para entonces había perdido su visión como consecuencia de una enfermedad, y por tanto usaba lentes oscuros. Volvimos a conversar y tratarnos como en los viejos tiempos de veinte años atrás, intercambiamos música, hablamos de vallenatos y hasta parrandeamos alguna vez con ellos.

Sin embargo, nuestras relaciones comenzaron a ensombrecerse como consecuencia de diferencias notorias en materia de enfoque político. Siempre me ha costado trabajo disimular cuando alguien hace afirmaciones que en mi parecer no se corresponden con la línea de la organización. Probablemente a Santrich le ocurría igual, así que nuestras discusiones crecieron.

Hasta el punto, que no me dejará de parecer negativo, de dañar nuestra relación personal. Santrich me retiró el saludo y ya no hubo nada que hacer. El fondo de nuestras diferencias adquirió un nivel ideológico, en mi parecer sus posiciones políticas eran demasiado extremas. Para mí, en la Mesa solo era posible alcanzar un Acuerdo, él creía que podía generarse una revolución.

Con independencia de esas diferencias, incluso de su indiferencia hacia mí, Santrich siempre fue un camarada de Partido con quien no coincidía plenamente. Nos han enseñado que las contradicciones no son malas, ni reprochables, de ellas es que surge el desarrollo, todo proceso está formado por posiciones distintas que chocan permanentemente.

Reconozco en Santrich capacidades extraordinarias. Pese a su ceguera, aprendió a relacionarse con su entorno y a dominarlo con desenvoltura. Tiene corazón de artista, pinta, realiza esculturas, escribe poemas, toca varios instrumentos musicales. Alguna vez me regaló una dulzaina y me dio instrucciones detalladas acerca de cómo aprender a usarla.

También es un contradictor formidable, con algo de arrogancia, como corresponde con frecuencia a quien considera que la verdad es la suya. El país conoció sus salidas, no siempre las más afortunadas, durante el proceso de paz de La Habana. En la Farc comenzaron a producir conmoción sus posturas. Santrich es sin duda alguna un personaje polémico.

Debo confesar que me sacudió su captura. Es cierto, nuestro partido ha sido víctima de los ataques más diversos, que hacen parecer una burla el cumplimiento del Estado a los Acuerdos de Paz. La lista sería interminable. El allanamiento y aprehensión de un dirigente de nuestro partido, con fines de extradición, no podía significar sino el más atrevido de todos.

Por eso me identifico con el sentido del comunicado inicial de nuestro partido al respecto. La solidaridad es un deber, y más entre los revolucionarios. Desde las conversaciones en la Mesa, tuvimos claro que nuestra reincorporación cambiaría por completo nuestras vidas. Si queríamos mantener nuestra frente en alto, debía caracterizarnos la transparencia más absoluta.

Ahora salen por cuenta de la Fiscalía, algunos audios que resultan por lo menos desconcertantes. Produce verdadero estremecimiento imaginar el significado que tendría lo que de ellos se desprende, tanto que no me atrevo a escribirlo. Todo el mundo, incluido Santrich, tiene derecho a la presunción de inocencia, a no ser condenado sin un juicio justo.

Pero quizás sea él mismo quien debe empezar a aclararlo todo. Ahí ronda algo turbio por cuenta de alguien. Nuestro partido no tiene, ni admite, ningún nexo con conductas ilícitas. Ni armas, ni conspiraciones, ni drogas. Ingresamos a la legalidad con todas sus consecuencias, así lo firmamos en La Habana. Santrich también, duele que le pase esto, amarga profundamente.

Pero todo tiene un límite admisible, esperamos que pueda probar su inocencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

General(r) Montoya: ¿Quién ordenó cometer los crímenes?

ReportajeTomado de Pacocol Por Oscar H. Avellaneda

Uno de los generales más reconocidos como ficha clave en la política de "Seguridad Democrática" durante el gobierno de Álvaro Uribe, el general en retiro Mario Montoya se acogió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Es el militar de más alto rango en aceptar la justicia especial para que juzgue hechos relacionados con el conflicto armado.
Contra Montoya se adelantaban en la justicia ordinaria dos procesos: 
El primero relacionado con su connivencia con los paramilitares, y el exceso en el uso de la fuerza durante la Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín, ocurrida en 2002 mientras era comandante de la Cuarta Brigada. Lo investigaba la Corte Suprema de justicia y por esto se vio forzado a renunciar como embajador en República Dominicana.
Y el segundo se basa en las ilegales ejecuciones extrajudiciales presentadas como bajas en combate, conocidas como “falsos positivos”, cuando era comandante del Ejército.
También …

El crimen pasional que las Farc no olvida

Crónica Tomada de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Alfonso Cano miró al rostro a Iván Ríos y le dijo con expresión de inconformidad, Era lo último que nos podía pasar, un crimen pasional a estas alturas. Eran los días del despeje del Caguán, el año 2000, las conversaciones con el gobierno de Andrés Pastrana se hallaban en un buen momento. Corría el mes de agosto, ese día se cumplía una audiencia pública más, esta vez con los deudores del sector financiero. La mañana en Los Pozos estaba radiante.
La noticia cayó como un baldado de agua fría en las FARC. Adán Izquierdo, el jefe del Comando Conjunto Central, había muerto la noche anterior en circunstancias demasiado extrañas. Se trataba de uno de los cuadros de mayor proyección política y militar en la organización, integrante de su Estado Mayor Central, designado por el propio Jacobo Arenas para tal puesto. Uno de los duros, compañero de Alfonso Cano en su experiencia urbana.
El Mono Jorge Briceño se encargó de difundir su versión acerca de l…