Ir al contenido principal

Los eternos serán quienes defienden la verdad

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Los eternos serán quienes defienden la verdad

El 26 de marzo se efectuó en la sede nacional del partido de la rosa, un sencillo homenaje a la memoria de Manuel Marulanda Vélez, Raúl Reyes e Iván Ríos, tres integrantes del Secretariado Nacional de las FARC, cuyas vidas llegaron a su fin en el mes de marzo de 2008, es decir diez años atrás, en un verdadero calendario trágico.

Gabriel ÁngelLas tres muertes conmocionaron profundamente la organización insurgente. Raúl pereció como consecuencia del bombardeo de medianoche al campamento que ocupaba con su unidad en la provincia de Sucumbíos, en el Ecuador. Con él murieron dos decenas de muchachas y muchachos que lo habían acompañado durante años.

A Iván Ríos le ocurrió un hecho espeluznante. Al integrar su unidad en el área del Frente 47, escogió como oficial de servicio a Rojas, un mando medio que lo impresionó favorablemente, y en quien depositó toda su confianza. En medio de una gran operación enemiga, Rojas, acobardado por sus consecuencias, asesinó con frialdad una noche a Iván y su compañera.

Manuel se encontraba afectado por un malestar general hacía varios días. Amparo, la enfermera de su unidad, y Sandra, su fiel compañera durante las dos últimas décadas, se encargaban de cuidarlo. La tarde del 26, sentado en una silla en la sencilla habitación de su campamento en la montaña, tras experimentar un breve mareo, se despidió de la vida en forma sorpresiva.

Era el año 2008, de triste recordación para los integrantes de las Farc. Todos los que nos adversaban clamaban de alegría pues en su parecer aquellas noticias eran el símbolo de nuestro hundimiento político, militar y existencial. El fin del fin, denominaron esos hechos los altos mandos militares, los dirigentes políticos en el poder y los grandes medios.

Nuestro país vivía por entonces una agresión despiadada por parte del Estado, en contra de los sectores sociales y populares en lucha, calificados desde el gobierno como terroristas. Extensas zonas eran objeto de operaciones de represión, con desplazamientos forzados y detenciones masivas que perseguían el clásico objetivo contrainsurgente de secarle el agua al pez.

Los asesinatos selectivos de líderes sociales alcanzaban niveles inéditos. La práctica de las ejecuciones extrajudiciales era el pan de cada día por parte de las fuerzas militares, que se habían desbocado a secuestrar y asesinar miles de colombianos humildes, para presentarlos luego como guerrilleros dados de baja en combate, por quienes se pagaba jugosas recompensas.

La inteligencia militar se ocupaba de realizar las más sucias tramas con el objeto de golpear mandos insurgentes, siendo una de sus favoritas el inhumano acoso a quienes lograban identificar como familiares de los guerrilleros. Para obtener información, los sometían a allanamientos ilegales, secuestros y amenazas de muerte, en impunes expediciones de terror.

Todo eso mientras se sindicaba y perseguía a numerosas personalidades regionales o nacionales que no eran de la simpatía del régimen. Los magistrados de las más altas cortes, periodistas que alguna vez expresaron alguna opinión contraria y líderes políticos que criticaban las prácticas de gobierno, eran objeto de interceptaciones ilegales y sindicaciones públicas.

La sintomatología sicótica del poder dominante en Colombia se ponía de presente con el orgulloso alarde de sus crímenes. Los restos despedazados de sus víctimas se exhibían en los grandes medios, que además se encargaban de despresarlas moralmente con la atribución irresponsable de las conductas más infamantes. Colombia se hallaba convertida en un festín del horror.

Los tres hombres nuestros que perecieron en aquel marzo de 2008, fueron en realidad verdaderos paladines de la lucha por la vida y la justicia en nuestro país. Cada uno representó una de las generaciones rebeldes del siglo XX. Marulanda, a los herederos de los sueños de Gaitán, Raúl, a la izquierda de los años sesenta, Iván, a la juventud que vibró con la Unión Patriótica.

El 26 de marzo me trajo a la mente las canciones de Julián Conrado, quien en cada rincón de la montaña donde tuvo que amanecer, despertó siempre con un verso en los labios. A Raúl le hizo La Rueda de la historia, Por aquí pasó y dejó su huella, su huella bolivariana, pero miren que se fue y se queda, para ayer, hoy y mañana.

A Iván le hizo Tus manos, Las manos del monstruo que te cortó, cobardemente tus manos, no son peores que las de quien pagó, por habértelas cortado… Tus manos liquidarán la tristeza, tus manos revivirán la alegría, tus manos destrozarán la violencia, tus manos acariciarán la paz. Y a Manuel Marulanda, Arando la paz.

Con su fusil sigue Manuel arando la libertad, con su fusil sigue Manuel arando, arando la paz. Con Jesucristo lo mismo hicieron y con Bolívar pasó algo igual, los insultaron los persiguieron como a ti viejo, por la verdad. Excelente reflexión para Viernes Santo, los eternos serán quienes defienden la verdad, y nunca sus asesinos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…