Ir al contenido principal

"CONVOCAMOS A UN PACTO POR LA NO VIOLENCIA EN LA CAMPAÑA ELECTORAL" FARC

Comunicado
Por Consejo Político Nacional Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC


Resultado de imagen para farc rosa

Un rasgo común de todo acuerdo de paz consiste en que quienes han recurrido al alzamiento armado para la transformación del orden social, desisten de él y hacen dejación de armas para transitar a la vida legal y dar continuidad a sus propósitos a través de la contienda política abierta y democrática.

En nuestro caso, suscribimos los acuerdos de La Habana, bajo el entendido que con su implementación se deben generar condiciones para emprender un ciclo de reformas demandadas históricamente por la sociedad colombiana. Como un componente de ellos, se convinieron unas condiciones particulares para nuestra participación política. Reconocemos la aprobación del marco constitucional que dio vida legal al Partido, definió condiciones excepcionales de representación en el Congreso y de financiación; asimismo, la creación y puesta en marcha de la jurisdicción especial para la paz, a la cual -pese a sus notorias alteraciones- nos acogimos.

Hemos cumplido plenamente lo pactado y pese a manifiestos incumplimientos en la implementación del Acuerdo Final, decidimos participar en la actual contienda electoral. Las restricciones y limitaciones son protuberantes: 

El régimen electoral, clientelista y corrupto, no ha sufrido modificación alguna, pues la reforma político-electoral se desfiguró y ahogó en el Congreso; 

Aún se encuentran en la cárcel más de 500 integrantes de nuestra organización, convirtiéndonos en uno de los partidos surgidos de un acuerdo de paz con mayores presos políticos; 


No hay las suficientes garantías de seguridad previstas en el acuerdo; ni para nuestros integrantes, ni para los líderes sociales, ni para las comunidades en los territorios. El número de militantes nuestros asesinados ya pasa de los 50 después de la firma de Acuerdo Final; en el caso de los líderes sociales, la cifra alcanza 218. 

No se ha producido la transferencia de recursos para la financiación del Partido, ni para la financiación de la campaña. 

Aún así, nos hemos puesto a la altura del momento histórico a fin de consolidar la perspectiva de la paz democrática con justicia social, de la reconciliación nacional, y de ofrecer con nuestras propuestas programáticas respuesta a los graves problemas que afectan la economía y la población colombiana. Nuestra candidatura presidencial, en cabeza de Rodrigo Londoño, Timo, y las del Senado y Cámara son la manifestación de ese propósito.

A las condiciones y restricciones señaladas, se le han agregado eventos de orquestado saboteo a nuestra campaña, que trascienden el legítimo derecho al disenso y la protesta, y han derivado en indeseables hechos de violencia política. De no controlarse a tiempo y escalarse, tal y como ha ocurrido en el pasado, pueden conducir a un nuevo genocidio político y al desencadenamiento de un nuevo ciclo de violencia. Tales hechos son auspiciados por estructuras criminales descentralizadas, pero coordinadas, de corte fascista, que encuentran eco en variadas expresiones de la ultraderecha, opuestas sistemáticamente primero a la solución política, y ahora a la perspectiva de superar la guerra hacia una nueva etapa de construcción democrática de la sociedad.


Nos hemos visto obligados a la suspensión temporal de nuestra campaña electoral en los territorios. Tal suspensión la mantendremos hasta tanto no apreciemos un cambio significativo en las señaladas circunstancias adversas.

Mientras tanto, hemos acordado:

Convocar a los partidos y movimientos políticos, a las organizaciones sociales, a los pueblos étnicos, a los medios de comunicación, a las iglesias, promover y acompañar un acuerdo político nacional para la superación de todo vínculo entre violencia y política; 

Coordinar una reunión urgente entre el Gobierno nacional y nuestro Consejo Político Nacional, a fin de concertar mecanismos y acciones tendientes a generar condiciones al menos aceptables para nuestra acción y participación política; 

Solicitar una reunión con los representantes de los países garantes y con la segunda Misión de Naciones Unidas, a fin de exponer nuestras preocupaciones sobre los problemas diversos de la reincorporación política y la perspectiva del acuerdo de paz; 

Realizar reuniones de consulta e intercambio con las diversas expresiones organizadas de la sociedad civil. 

Mientras tanto adelantaremos actividades de pedagogía de paz a lo largo y ancho del territorio nacional. 

A las víctimas del conflicto, les reiteramos el compromiso de asumir nuestras responsabilidades y cumplir con los propósitos de reparación integral, en las condiciones señaladas por el Acuerdo Final, tal y como esperamos ocurra con todos aquellos que participaron de manera directa o indirecta en la larga y dolorosa contienda militar.

A las gentes del común, a los colombianos y colombianos, les reafirmamos nuestro compromiso por cualificar la contienda política democrática y por luchar con toda la pasión posible por el logro de las transformaciones que reclama nuestra sociedad.

POR GOBIERNO DE TRANSICIÓN PARA EL CAMBIO Y LA RECONCILIACIÓN

CONSEJO POLÍTICO NACIONAL

Bogotá, 12 de febrero de 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…