Ir al contenido principal

Conclusiones de una visita

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Rodrigo López Oviedo


Rex Tillerson, Secretario de Estado de los Estados Unidos, a su paso por nuestro país, dejó comprobado por enésima vez lo que por igual número de veces han denunciado quienes se duelen por el abandono a que ha sido sometida nuestra soberanía nacional: que las clases dominantes en Colombia fueron bautizadas en la pila de la sumisión a la bandera norteamericana y confirmadas con el tintinear del oro yanqui.



El personaje de marras vino en esta ocasión con dos propósitos: el cosmético, de reclamar acciones más frontales contra el narcotráfico y, el fundamental, de exigir del Gobierno Nacional un mayor compromiso con los planes de derrocar a Nicolás Maduro y ahogar en sangre el proceso revolucionario venezolano, lo cual incluye participar del cerco militar que se viene cocinando con la participación de Brasil y Perú.

Pese a que el gringo bien conoce el grado de sometimiento con que siempre han actuado los inquilinos del Palacio de Nariño, cualquiera que sea o haya sido el retrato que engalane el despacho presidencial, no vaciló en ofrecerle al actual, Juan Manuel Santos, unos cuantos dólares más, no fuera que se le pusiera remolón en el cumplimiento de esas urgentes tareas.

Santos, por supuesto, ni corto ni perezoso, arrebató los dólares que le ofrecío el amo, y procedió a cumplir tan precisas órdenes. Se reiteró en los calificativos de dictadura que a diario da al Gobierno del bolivariano país y anticipó el desconocimiento que hará de las próximas elecciones, de las cuales saldrá victorioso Nicolás Maduro. Ni forma de negar que lo anterior, sumado a los desafortunados hechos fronterizos que azuza la derecha opositora, armonizan con la estrategia internacional que busca atenuar los rechazos que pueda generar la intromisión armada de parte de las tropas norteamericanas en compañía de los ejércitos de los países cómplices.

Los compromisos y acciones de Santos no pueden corresponder a nadie más que  a un vil cipayo, lo cual no es otra cosa que vulgar mercenarismo de parte de alguien cuya dignidad solo le da para poner el pie donde ya lo han puesto otros cipayos de igual condición.

Pero la mencionada visita también dejó al desnudo la poca confianza que han logrado mantener las derechas venezolanas para que sus amos las sigan prohijando, no solo con recursos económicos y mediáticos, sino también con presiones internacionales que incluyen amenazas comerciales y crediticias y sanciones a los principales dirigentes del Gobierno. 

La gran conclusión es que el Imperio está dispuesto a lo que sea con tal de que la caverna pueda reemplazar a Maduro y recuperar la hegemonía de antaño sobre las inimaginables riquezas del país. 

Gráfica.- Tillerson y Santos

Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…