Ir al contenido principal

Colombia envía clamores crecientes de esperanza

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Colombia envía clamores crecientes de esperanza

La sociedad está hastiada de los recursos cruentos, detesta los espectáculos de sangre, los atentados que no conducen a nada, el miedo insertado en las poblaciones amenazadas

Gabriel ÁngelA comienzos de esta semana se cumplió el tercer encuentro entre dirigentes del partido Farc y los representantes de 30 de las familias que resultaron víctimas del atentado al club El Nogal hace 15 años. La prensa registró la reunión, sin poder ocultar el carácter profundamente humano de ella, caracterizada por hondos sentimientos compartidos de dolor, reconciliación y perdón.

Resultan conmovedoras en su grandeza de alma, las declaraciones de varios representantes de las víctimas, quienes reconocen y agradecen el gesto de los antiguos jefes guerrilleros. Para ellos, que sintieron en lo más íntimo de su ser, incluso en sus cuerpos, las heridas de tan terrible hecho, conocer la verdad se ha convertido en una auténtica sanación.

Por eso reclaman la parte de ella que corresponde al gobierno de la época y los grupos paramilitares. Sienten y saben que la Farc ha dado todo lo suyo. Han podido conversar, intercambiar, comprender las razones de los otros. Y contra cualquier manifestación de odio y retaliación, han otorgado libre y espontáneamente su perdón.

No faltan los que tachan el encuentro de representación teatral y síndrome de cualquier cosa. Nuestro país es tristemente así. Existen grupos y personas que no pueden entender caminos distintos a los del envenenamiento y la matanza. Cada vez que hablan o escriben destilan un mismo propósito, escandalizar, incendiar, sembrar y alimentar cizaña.

Más que rechazo, creo que las permanentes incitaciones a la venganza y al empleo de la fuerza bruta, generan en Colombia una verdadera repugnancia entre cada vez un mayor número de sus habitantes. Ya no se solo entre la izquierda con sus clásicas admoniciones de paz, no. Es que los discursos de la extrema derecha, en cualquiera de sus variantes, despiden olor de inmundicia.

Y obviamente asquean a un creciente porcentaje de compatriotas. Es cierto que existe el fundamentalismo más grotesco. Basta con oír por ejemplo al señor Ordóñez o leer o José Obdulio. Cualquiera que expresa en un tuit o un estado sus afectos por la reconciliación, es objeto inmediato de los más bajos improperios. Hay quienes gozan con vilipendiar, amenazar, insultar.

Quienes se sienten importantes durante un minuto, porque han conseguido inventar la más sucia calumnia o crear la más despreciable de las frases. Uno se pregunta cómo serán en su vida personal y social tales individuos. Fácilmente comprende que personajes así no pueden concitar el afecto ni la solidaridad general, por más ruidosos que sean. Van camino a la derrota.

Hay límites que una sociedad, por más afectada que se encuentre por el consumismo y la enajenación mediática, no admite que se crucen. La sensatez y el sentido común juegan al final un papel determinante. Al fin y al cabo todos tenemos hijos e hijas, madres, hermanos, vecinos, amores. No podemos conducirlos al caos por obra de nuestra locura.

Paradójicamente, los más agresivos, los más hostiles a cualquier forma de entendimiento, los que solo ven en la violencia el camino, los pregoneros de la insidia y el apedreamiento, los más proclives al linchamiento de sus adversarios, son quienes más condimentan su discurso con el miedo al caos que nacería del acceso de los pacifistas al gobierno y el poder.

Con independencia de las situaciones económicas, sociales o políticas en que se debaten sociedades como Cuba o Venezuela, resulta de la mayor importancia volver los ojos al caos en que se debate la sociedad colombiana hoy, con los asesinatos y la persecución política, los grados de la corrupción, el poder de las mafias y las carencias soportadas por las grandes mayorías.

Además del peligroso nivel de la violencia en sus más diversas manifestaciones. Hay delincuencia desatada, inseguridad, bandas de todo orden, a lo que se quiere añadir hoy la trifulca y el enfrentamiento por razones políticas. Y lo que resulta más desafortunado en la hora, el empecinamiento en sus ataques y atentados por los residuos de insurgencia que persisten.

La sociedad colombiana se encuentra hastiada de los recursos cruentos, detesta sobremanera los espectáculos de sangre, los atentados que no conducen a nada, el miedo insertado en las poblaciones amenazadas. Nadie que se dedique a eso conseguirá su cariño, por más que en su confusión mental lo crea y predique. Lo único que suma hoy es la búsqueda de la paz.

Por eso mismo pierden su tiempo los fanáticos que a nombre de unas supuestas Farc, que solo existen en sus cabezas delirantes, difunden por las redes nuevos llamados a la guerra, fundándose en las más ridículas imputaciones. Su lenguaje de medio siglo atrás no concita más que lástima. Quien sea el que los inspira y aúpa, solo demuestra una ceguera y una demencia absolutas.

Estamos con la Colombia que sueña un camino distinto al rencor y la retaliación. Esa Colombia que envía clamores crecientes de esperanza, que avanza sonriente contra la inquina y el terror.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

General(r) Montoya: ¿Quién ordenó cometer los crímenes?

ReportajeTomado de Pacocol Por Oscar H. Avellaneda

Uno de los generales más reconocidos como ficha clave en la política de "Seguridad Democrática" durante el gobierno de Álvaro Uribe, el general en retiro Mario Montoya se acogió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Es el militar de más alto rango en aceptar la justicia especial para que juzgue hechos relacionados con el conflicto armado.
Contra Montoya se adelantaban en la justicia ordinaria dos procesos: 
El primero relacionado con su connivencia con los paramilitares, y el exceso en el uso de la fuerza durante la Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín, ocurrida en 2002 mientras era comandante de la Cuarta Brigada. Lo investigaba la Corte Suprema de justicia y por esto se vio forzado a renunciar como embajador en República Dominicana.
Y el segundo se basa en las ilegales ejecuciones extrajudiciales presentadas como bajas en combate, conocidas como “falsos positivos”, cuando era comandante del Ejército.
También …

El crimen pasional que las Farc no olvida

Crónica Tomada de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Alfonso Cano miró al rostro a Iván Ríos y le dijo con expresión de inconformidad, Era lo último que nos podía pasar, un crimen pasional a estas alturas. Eran los días del despeje del Caguán, el año 2000, las conversaciones con el gobierno de Andrés Pastrana se hallaban en un buen momento. Corría el mes de agosto, ese día se cumplía una audiencia pública más, esta vez con los deudores del sector financiero. La mañana en Los Pozos estaba radiante.
La noticia cayó como un baldado de agua fría en las FARC. Adán Izquierdo, el jefe del Comando Conjunto Central, había muerto la noche anterior en circunstancias demasiado extrañas. Se trataba de uno de los cuadros de mayor proyección política y militar en la organización, integrante de su Estado Mayor Central, designado por el propio Jacobo Arenas para tal puesto. Uno de los duros, compañero de Alfonso Cano en su experiencia urbana.
El Mono Jorge Briceño se encargó de difundir su versión acerca de l…