Ir al contenido principal

No cohonestaremos conductas reprochables

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel


No cohonestaremos conductas reprochables

La guerra terminó. Ya no cabe imponer sanciones de acuerdo con nuestras normas y procedimientos. Si algo quedó pendiente, deberá ser asumido por las instancias acordadas. No cohonestaremos conductas reprochables

Gabriel ÁngelLa propaganda de moda se ocupa en describir a las Farc como una especie de banda sometida al capricho de jefes opulentos y perversos. Nada más lejano a la verdad. Nuestra estructura orgánica y jerárquica se correspondió siempre con la de un ejército rigurosamente disciplinado, integrado por revolucionarios, con criterios políticos, sociales y morales muy elevados.

En las Farc se trabajó siempre por dotar de conocimientos, disciplina y experiencia a sus miembros, mujeres y hombres, con miras a su superación permanente. Nunca hubo plazos para ascender automáticamente en el mando, las direcciones reconocían los que más avanzaban en todos los sentidos. El reglamento de régimen disciplinario fue una norma sagrada.

Quien trasgredía sus prescripciones quedaba sujeto a las correspondientes sanciones. En los frentes se vivía como en una gran familia, en la que los comandantes eran un poco como los padres de los demás. Por eso, con independencia de su edad, los guerrilleros los llamaban cuchos, asimilándolos a la forma cariñosa como los jóvenes del campo llaman a sus progenitores.

La autoridad del mando siempre contó con límites muy precisos. Existía un espacio de obligatoria convocatoria por lo menos cada quince días, la reunión de la célula política. En ella los comandantes no ejercían su rango. El colectivo escuchaba los informes individuales sobre cualquier asunto, en particular sobre la conducta de los mandos. Y condenaba cualquier exceso.

Las conclusiones de las células debían ser obligatoriamente remitidas a la dirección superior, que se empapaba así de la situación de las unidades bajo su control. Ningún combatiente podía ser sancionado por lo que expresara en la célula. Como espacio democrático era tratado con cuidado por mandos y combatientes de base, allí podía irse una carrera a pique.

No existe el menor rasgo de inmoralidad en las normas que rigieron las Farc durante más de medio siglo de lucha. Mandos o combatientes que cometieron excesos, que violaron las directrices planteadas en Conferencias Nacionales o Plenos de Estado Mayor, fueron rigurosamente sancionados, salvo cuando desertaron y se lanzaron en brazos del enemigo.

La guerra enfrenta dos bandos. Es comprensible que cada uno de ellos reciba y estimule a los traidores al otro. Y que intente infiltrar gente suya en las filas del adversario. Los peores violadores de la juridicidad guerrillera siempre gozaron de alta estima en el Ejército. Éste y la Policía siempre enviaron agentes a filas, con el propósito de descomponer la ética de los rebeldes.

Sembradores de cizaña, generadores permanentes de conflictos, saboteadores con misiones que no dejaban de sorprender por su bajeza. Vivíamos en medio de la guerra, perseguidos todo el tiempo por un enemigo implacable, con la muerte, las heridas, la cárcel y la tortura amenazándonos día y noche. Peor aún cuando el paramilitarismo y su barbarie se sumaron a la tropa.

Nunca faltarán quienes nos acusen de posar de víctimas. Como si jamás hubieran existido las operaciones militares y paramilitares de exterminio, como si las muertes en combate y las ejecuciones permanentes por fuera de él, en el campo y la ciudad, no hubieran sido diarias, como si el tratamiento salvaje en batallones, cuarteles y cárceles fuera una alegre invención.

Ninguna organización legal o ilegal en la historia del país ha sufrido como las Farc los golpes del Estado. Un día propuse al mando elaborar una lista aproximada de cuántos guerrilleros habían militado en nuestras filas, de cuántos habían muerto o pagado penas de prisión. Era tan numeroso cada rubro que nos resultaba imposible calcularlo.

Sin contar los civiles que simpatizaron con nuestra causa, que trabajaron de nuestro lado o que simplemente fueron acusados falsamente de ello y pagaron muy caro las consecuencias. Lo que alimenta el odio contra nosotros es que pese a semejante carnicería nunca consiguieron derrotarnos. Por eso aún hoy, para lograrlo, apelan a los métodos más canallas.

No existe organización en la que no se presenten torceduras, y las Farc no podemos ser la inmaculada excepción. Fuimos protagonistas de múltiples consejos de guerra, en los que las más graves violaciones a nuestra disciplina fueron sancionadas con la pena máxima por el colectivo. Nadie puede sindicarnos de tolerantes o permisivos con la descomposición.

Aunque nuestra idea nunca fue destruir, sino construir, salvo los casos de extrema gravedad, como sentenciaba el reglamento. La guerra terminó. Ya no cabe imponer sanciones de acuerdo con nuestras normas y procedimientos. Si algo quedó pendiente, deberá ser asumido por las instancias acordadas. Que a nadie se le ocurra que cohonestaremos conductas reprochables.

Lo que no significa que callemos impasibles ante las construcciones premeditadas de nuestros enemigos. Ellos no serán nuestros jueces, como tampoco nosotros los suyos. Lo aceptamos, por ello acordamos la JEP. Apostamos porque emerja límpida la verdad, la real, no la de micrófonos y titulares insidiosos. El pánico de ciertos sectores no puede enceguecer un país, no señores, no.

Comentarios

  1. Importante análisis, pero hay muchas verdades a medias. ERROR GARRAFAL de partidos, movimientos y direcciones de izquierdad y algunas revolucionarias, es no hacer investigacion y balances crítico para asumir la autocritica de las falencias y graves fallas, que permitan asumir responsabilidades y extraer lo mejor las experiencias como insumos en la reorganización y fortalecimiento del proceso revolucionario en todas las formas necesarias, acutalizando el penssamientto y legao marxista-leninista. EXPONENTES DEL IMPERIALISMO Y SUS rancias oligarquias a traves de los Medios mercenarios que hacen la Guerra Sucia, como Los Corruptos prelados de las Iglesias, reconocen de labios para afuera horrores cometidos por antiguas dinastias incluso su participacion en genocidio y el fascismo, para decir que eso ya es historia y que han cambiando, cuando siguen en lo mismo.

    Los errores en política, ideología, frente la Sociedad, se transforman en HORRORES, en la Guerra. Sin embargo, No analizar a partir de la investigación consciente de la Memoria Histórica que todos los procesos de Paz en Colombia y muchos en otros lares, han sido , boicoteados, saboteados, traicionados y saldados con masacres, dictaduras y decenas de miles de muertos y víicitmas, Y QUE ESTE que avanzó tanto TEÓRICAMENTE, Pero como siempre lo enredan y abortan en la práctica, Va para lo mismo, No es leal, etico, Serio ni Revolucionario Atacar a aquellos, que a buena hora se han dado cuenta, de que lo que Buscaban los Gringos, que impusieron el proceso, junto con la mas reaccionaria Oligarquia Colombiana, era Acabar con las FARC-EP y por ello Estan regresando a Reorganizar las FARC-EP en dificiles condiciones, pero por ello mismo se estan creciendo en dignidad, y conciencia politica y organizativa. asumiendo las fallas que mayoria de Comandantes cometieron Frente al Narcotráfico y recabando el apoyo de labriegos, de la Indios y Campesinos especialmente que los ven hoy como sus defensores frente a la racha de masacres y asesinatos de lideres y comunidades, como de ex guerrilleros en procesio de reincorporacion.. Dos Giras Recientes con lideres y periodistas alternativos extranjeros a regiones del sur y el norte no lo demuestran

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…