Ir al contenido principal

Fuimos completamente felices


Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel



“La celebración comenzaba a las siete de la mañana y terminaba a las cuatro de la tarde. Por turnos, cada compañía realizaba la suya, mientras las demás permanecían de guardia para enfrentar la presencia del ejército… “



Llegamos al final de 2017, con la sensación de que este año se fue aún mucho más rápido que los anteriores. Es la época de los balances, de precisar cuánto avanzamos, de determinar cuánto nos quedó por hacer. Se trata realmente del primer fin de año que pasaremos en la legalidad, conscientes de que los tiempos de la lucha armada quedaron en el pasado.

Durante décadas lo celebramos en campamentos guerrilleros, lejos de nuestras familias, sumergidos en la profundidad de la selva. Por estas fechas esperábamos ansiosos el acostumbrado saludo de nuestro Secretariado Nacional, las palabras del comandante en jefe, la fiesta general de Navidad y Año Nuevo. Cada uno guardaba alguna prenda para estrenarla estos días.

Las lluvias torrenciales de noviembre mermaban considerablemente y desaparecían del todo para la Navidad y el 31. Pero el tiempo nos hacía también sus trastadas. El año 87, en la serranía del Perijá, el soplo poderoso de la brisa echó abajo un gigantesco árbol que aplastó dos camaradas en su caleta. Los demás los sacaron en hamaca hasta la carretera más próxima.

Otras veces se sobrevinieron violentos aguaceros que nos obligaron a esperar la medianoche bajo el plástico negro del aula. En el Magdalena Medio retumbaban de tal modo los rayos y truenos, mientras las gruesas gotas golpeaban con furia el techo, que la música del equipo de sonido conseguido siempre con apuros, apenas alcanzaba a escucharse como un rumor lejano.

Después las lluvias no fueron de aguas sino de bombas. Las avionetas exploradoras del enemigo sobrevolaban muy altas la espesura, con el propósito de detectar el mínimo destello de luz o de cualquier concentración humana, para pasar sus coordenadas a los aviones caza que se presentaban de improviso a soltar su devastadora carga.

Entonces la celebración se trasladó a las horas del día. Comenzaba a las siete de la mañana y terminaba a las cuatro de la tarde. Por turnos, cada compañía realizaba la suya, mientras las demás permanecían de guardia para enfrentar la presencia del ejército. Solía suceder que mientras en una compañícompañíaa bailaban alegres, otras combatían con la tropa a cuatro o cinco kilómetros.

Manuel Marulanda Vélez introdujo criterios estrictos que debían cumplirse en todos los casos. En la guerrilla no se podía hacer fiesta sin un acto político previo. Las unidades preparaban obras de teatro, coros, cantos, poemas. Se pronunciaban discursos en los que nunca faltaba la mención a la revolución cubana. El menú para el día debía ser rigurosamente planeado.

Sendos grupos elaboraban los tamales, pelaban la vaca, preparaban el marrano o asaban la carne. Los más sobrios entre los sobrios eran designados como repartidores del trago.

Descubríamos de repente cuánto queríamos a esas muchachas y muchachos, a esos viejos llenos de experiencia que nos enseñaban tantas cosas. Fácilmente rodaban las lágrimas por cuenta de la emoción. Era hermoso estar ahí, entregada nuestra vida por completo a la causa. Podía pasarnos cualquier cosa el próximo año, no importaba. Éramos plenamente felices.

Y estábamos por completo convencidos no solo de la justeza de nuestra lucha, sino además de la pureza de nuestra vida colectiva. A nadie allí lo movía interés personal alguno, era absolutamente inconcebible la práctica de alguna acción miserable. La familia guerrillera encarnaba los más nobles ideales y afectos. El compromiso con el pueblo y los demás camaradas era sagrado.

Afuera del aula, en los armerillos, descansaban los fusiles, las pistolas, los morteros, las granadas, las ametralladoras, bajo la vigilancia celosa de los guardias que se turnaban cada treinta minutos por otros de los participantes de la fiesta. Jamás en años y años de celebraciones guerrilleras conocí un caso en que alguno hubiera apelado a las armas para atentar contra otro.

No creo que exista un grupo humano, de ninguna índole, en la que el respeto y la solidaridad entre sus integrantes alcancen los grados vividos en las Farc. Hay quienes de mala fe se empeñan en hallar podredumbre en nuestras filas, apelando al odio, el resentimiento y la avaricia inyectados en traidores y desertores. No hay obra humana que no cuente con detractores.

Quien nos conoció directamente siempre creyó en nosotros. Ahora nos conocerá mucha más gente. En eso reside nuestra fuerza. En un año se verá con claridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…