Ir al contenido principal

Fuimos completamente felices


Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel



“La celebración comenzaba a las siete de la mañana y terminaba a las cuatro de la tarde. Por turnos, cada compañía realizaba la suya, mientras las demás permanecían de guardia para enfrentar la presencia del ejército… “



Llegamos al final de 2017, con la sensación de que este año se fue aún mucho más rápido que los anteriores. Es la época de los balances, de precisar cuánto avanzamos, de determinar cuánto nos quedó por hacer. Se trata realmente del primer fin de año que pasaremos en la legalidad, conscientes de que los tiempos de la lucha armada quedaron en el pasado.

Durante décadas lo celebramos en campamentos guerrilleros, lejos de nuestras familias, sumergidos en la profundidad de la selva. Por estas fechas esperábamos ansiosos el acostumbrado saludo de nuestro Secretariado Nacional, las palabras del comandante en jefe, la fiesta general de Navidad y Año Nuevo. Cada uno guardaba alguna prenda para estrenarla estos días.

Las lluvias torrenciales de noviembre mermaban considerablemente y desaparecían del todo para la Navidad y el 31. Pero el tiempo nos hacía también sus trastadas. El año 87, en la serranía del Perijá, el soplo poderoso de la brisa echó abajo un gigantesco árbol que aplastó dos camaradas en su caleta. Los demás los sacaron en hamaca hasta la carretera más próxima.

Otras veces se sobrevinieron violentos aguaceros que nos obligaron a esperar la medianoche bajo el plástico negro del aula. En el Magdalena Medio retumbaban de tal modo los rayos y truenos, mientras las gruesas gotas golpeaban con furia el techo, que la música del equipo de sonido conseguido siempre con apuros, apenas alcanzaba a escucharse como un rumor lejano.

Después las lluvias no fueron de aguas sino de bombas. Las avionetas exploradoras del enemigo sobrevolaban muy altas la espesura, con el propósito de detectar el mínimo destello de luz o de cualquier concentración humana, para pasar sus coordenadas a los aviones caza que se presentaban de improviso a soltar su devastadora carga.

Entonces la celebración se trasladó a las horas del día. Comenzaba a las siete de la mañana y terminaba a las cuatro de la tarde. Por turnos, cada compañía realizaba la suya, mientras las demás permanecían de guardia para enfrentar la presencia del ejército. Solía suceder que mientras en una compañícompañíaa bailaban alegres, otras combatían con la tropa a cuatro o cinco kilómetros.

Manuel Marulanda Vélez introdujo criterios estrictos que debían cumplirse en todos los casos. En la guerrilla no se podía hacer fiesta sin un acto político previo. Las unidades preparaban obras de teatro, coros, cantos, poemas. Se pronunciaban discursos en los que nunca faltaba la mención a la revolución cubana. El menú para el día debía ser rigurosamente planeado.

Sendos grupos elaboraban los tamales, pelaban la vaca, preparaban el marrano o asaban la carne. Los más sobrios entre los sobrios eran designados como repartidores del trago.

Descubríamos de repente cuánto queríamos a esas muchachas y muchachos, a esos viejos llenos de experiencia que nos enseñaban tantas cosas. Fácilmente rodaban las lágrimas por cuenta de la emoción. Era hermoso estar ahí, entregada nuestra vida por completo a la causa. Podía pasarnos cualquier cosa el próximo año, no importaba. Éramos plenamente felices.

Y estábamos por completo convencidos no solo de la justeza de nuestra lucha, sino además de la pureza de nuestra vida colectiva. A nadie allí lo movía interés personal alguno, era absolutamente inconcebible la práctica de alguna acción miserable. La familia guerrillera encarnaba los más nobles ideales y afectos. El compromiso con el pueblo y los demás camaradas era sagrado.

Afuera del aula, en los armerillos, descansaban los fusiles, las pistolas, los morteros, las granadas, las ametralladoras, bajo la vigilancia celosa de los guardias que se turnaban cada treinta minutos por otros de los participantes de la fiesta. Jamás en años y años de celebraciones guerrilleras conocí un caso en que alguno hubiera apelado a las armas para atentar contra otro.

No creo que exista un grupo humano, de ninguna índole, en la que el respeto y la solidaridad entre sus integrantes alcancen los grados vividos en las Farc. Hay quienes de mala fe se empeñan en hallar podredumbre en nuestras filas, apelando al odio, el resentimiento y la avaricia inyectados en traidores y desertores. No hay obra humana que no cuente con detractores.

Quien nos conoció directamente siempre creyó en nosotros. Ahora nos conocerá mucha más gente. En eso reside nuestra fuerza. En un año se verá con claridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que se extraña ahora de la vida anterior

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


La mujer me lanzó la pregunta con tono de curiosidad. ¿Qué extrañaba yo de mi pasada vida en la guerrilla? Balanceó de prisa cuál podía ser mi respuesta y aventuró una opción, con un interrogante rápido, ¿las cancharinas? Apenas lo dijo, rio como abochornada. Me dije que esperaba una respuesta de carácter material. ¿Qué decirle?
En una fracción de segundo pasaron por mi mente múltiples escenas. El mes de enero en la selva, cuando las lluvias cedían su lugar a días soleados que alegraban hasta a los pájaros y grillos, que cantaban y chillaban con felicidad contagiosa. La vista de una enorme planada con su río a la distancia, tras coronar un alto filo, descargar el equipo y sentarse a descansar.
El abrazo cariñoso de las guerrilleras al llegar a alguna nueva unidad. Interrumpí mis pensamientos con unas palabras precisas. Lo que más echo de menos en mi nueva vida, es la cotidiana experiencia colectiva de nuestra comunidad guerrillera. Fuimos c…

Casanare Militares destruyen cultivos comunitarios de comunidades campesinas

Noticia Tomado de Prensa Rural Por Trochando Sin Fronteras 06/07/2018

as organizaciones sociales de Casanare rechazaron mediante un comunicado a la opinión pública los atropellos a que están siendo sometidas las familias campesinas que habitan el asentamiento rural Mi Nuevo Porvenir en el municipio de Pore.
Los hechos ocurrieron el pasado 28 de junio cuando tropas del Grupo de Caballería Montado No. 16 “Guías del Casanare“ invadió un cultivo comunitario que tienen las familias campesinas del asentamiento rural Mi Nuevo Porvenir. La acción al parecer fue ordenada por el alcalde municipal de Pore, el señor Omar Cuevas Bernal.
La comunidad campesina del asentamiento rural Mi Nuevo Porvenir rechaza la actitud atropelladora que adelanta el alcalde municipal Omar Cuevas Bernal contra la comunidad del asentamiento y exige sea respetada la posesión.
Al mismo tiempo solicita a la Agencia Nacional de Tierras dar el trámite correspondiente para que reconozca la propiedad de la tierra a la comunidad del…

Integrantes de Cambio Radical , Partido Conservador, Centro Democrático investigados por la compra de votos

Noticia Por Colombia Soberana


En la mañana de hoy, 21 de junio del 2018, el fiscal Nestor H. Martínez reveló los nombres de las personas que serían investigadas por delitos electorales durante los comicios del 2015, el 2018 y que tendrían intenciones de seguir delinquiendo en las elecciones futuras.
El nombre de esta operación criminal es Casa Blanca y benefició a políticos elegidos en las elecciones regionales y las actuales legislativas. Entre los que se encuentran involucrados están: Fabián Castillo, Lilibeth Llinás de Cambio Radical, Aida Merlano, Juan Carlos Zamora, Aissar Castro hijo y padre, Jorge Rangel y Margarita Ballén del Partido Conservador, Margarita Restrepo del Centro Democrático  entre otros, y serán acusados por delitos como concierto para delinquir, compra de votos y estafa.

Los empresarios Julio y Mauricio Gerlein tendrán que responder por supuestamente financiar esta organización criminal.