Ir al contenido principal

División de las FARC, una cortina de humo

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana



El Congreso constitutivo de las FARC, que le dio continuidad a la acción política de esta organización, pero ya sin el uso de las armas, y que tuvo un cierre hermoso en el cual aproximadamente 100 mil personas asistieron a la Plaza de Bolívar y, jubilosos, ondeaban las banderas de las FARC y de la paz, marca el inicio del fortalecimiento de la democracia colombiana y la construcción de la Nueva Colombia para todos y para todas. 

Después de este evento la andanada  de diversos artículos de opinión y noticias faranduleras, que hablan de una división entre los dirigentes de las 
FARC con aseveraciones tales como que no pudieron abolir la verticalidad de la guerra,  les quedó grande la democracia y otras, que incluso rayan en tratamientos despectivos contra líderes de ese partido, son la constante. Pero ¿Para qué hacer algo así?

CORTINA DE HUMO

El compromiso de las FARC con los colombianos, los acuerdos y la paz, ha sido férreo. La dejación de armas, el cumplimiento del cese al fuego, la pedagogía de paz, entre otras acciones, reflejan la voluntad de esta organización que se está jugando todo por la paz, incluso la vida de todos los militantes. 

Existe en Colombia lamentables antecedentes como la persecución política contra el Partido Comunista Colombiano, la desaparición a sangre y fuego de la UNO y el genocidio de la Unión Patriótica, entre otras fuerzas. Episodios de la vida política colombiana, en los cuales el gobierno por medio de sus fuerzas militares y paramilitares, se dio a la tarea de exterminar la oposición política en cada rincón del país.

Esta notable voluntad de cumplir lo acordado y de  construir la paz, contrasta con los incumplimientos del Estado, que ya es una constante. Las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN) se convirtieron en Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), pero no han sido terminados. La situación en salud, bancalización, cedulación y demás también está en veremos, incluso la alimentación en algunos ETCR es incierta, sin importar que una gran cantidad de neonatos, bebés, niños y personas de la tercera edad viven en ellos. Sumado a esto, a pesar de  la ley  1820  que ya  tiene  dos  decretos, aproximadamente 1125 presos políticos de las  FARC siguen tras las rejas.

Ante esta situación, el Establecimiento busca una manera fácil de salir de este apuro. Para eso tiene las plumas y cámaras de los grandes medios masivos y aprovecha algunas manifestaciones de descontento de sectores allegados, como por ejemplo dos artículos que ya analizamos en este blog (Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido). En este sentido tenemos que tener en cuenta algunas cosas.

ANTECEDENTES

Las cuestiones de la relación entre los dirigentes comandantes guerrilleros, siempre ha sido un punto esencial para el Estado y el enemigo de clase que este representa, más si tenemos en cuenta que una de las cosas que hace indestructible a las FARC es su cohesión política.

En este sentido, al no encontrar fracturas graves entre los comandantes de esta organización, vive engañando y autoengañándose, como lo hacía con la supuesta muerte de varios integrantes importantes de esa guerrilla, recordemos por ejemplo las más de 40 “muertes” del Camarada Manuel Marulanda.

No es cuestión nueva que se den a la tarea de inventarse rencores entre los diferentes dirigentes del nuevo partido, antaño ya lo habían hecho. Ejemplo de eso son las supuestas contradicciones entre los Camaradas Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas o la división que existía entre los comandantes Alfonso Cano y Jorge Briceño. Sobra decir que estas rencillas no existían.

FILTRACIÓN DE INFORMACIÓN

Hay un viejo dicho que reza “la ropa sucia se lava en casa” y no solo se puede aplicar a la vida familiar y personal, en cuestiones de política también. TODOS LOS PARTIDOS DE COLOMBIA Y EL MUNDO sean revolucionarios o no tienen discusiones internas que solo le atañen a ellos, pues en estas tratan situaciones de su vida partidaria tales como lo concerniente a finanzas, problemas de los militantes, el cómo actuar ante un situación coyuntural, candidaturas, etc.

Las FARC no es la excepción, más en este momento histórico. Cómo será la dirección, quiénes integrarán el Consejo Político Nacional, cómo serán los estatutos y demás, son cuestiones que solo deben ser discutidas por las FARC, pues hacen parte de los cambios que se tienen que hacer para pasar de un partido político en armas a un partido legalmente constituido.

Sin embargo, nos ha llamado la atención que desde hace un par de años discusiones internas se vienen filtrando en los medios de comunicación. Los últimos ejemplos de esto son la salida a la luz pública de la carta del Camarada Timochenko a la militancia y el no muy detallado informe que da Horacio Duque sobre el primer Pleno del Consejo Nacional del Común.

Preocupa sobre manera esta situación. En primer lugar, la carta fue enviada sólo a la militancia del partido, entonces ¿cómo le llegó a los medios de comunicación? Quisiéramos pensar que algún militante se equivocó al enviarla o confió en alguien externo al partido que evidentemente lo traicionó. Pero los hechos repetitivos de los que hablamos más arriba y el fantasma de las “chuzadas” nos ponen en una situación en la que debemos pensar que las FARC está siendo espiada, esto despierta tres interrogantes ¿Quién tiene el poder para interceptar las comunicaciones de los militantes de las FARC? ¿A quién le conviene interceptarlas y darlas a conocer? ¿Dónde están las garantías políticas para las FARC?

Con respecto al Pleno del Consejo Nacional de los Comunes,  hay que recalcar que es una reunión a la que sólo asiste la dirección del partido integrada por 111 camaradas, y ninguno de ellos es Horacio Duque. Cuando ni siquiera la militancia de las FARC tenía acceso a las conclusiones del pleno, Horacio Duque hace público un par de escritos que contenían, según él, parte de las discusiones de esta reunión, que, curiosamente, recuerdan  un artículo de Iván Gallo titulado: “Santrich, el único guerrillero de las Farc que tiene pantalones” en el cuál casi exhorta al camarada a irse a la disidencia. 

No es nuestra tarea investigar de dónde saca Horacio Duque la información. Queremos pensar que ante el descontento de que el Consejo Político Nacional no quedó como a él le hubiera gustado, lo que hizo fue argumentar sus pensamientos y, al no redactar bien, quedó como si estuviera afirmando que esas fueron las discusiones en la reunión, pero no fue su intención decir eso. 

También pudo ocurrir que  un “infidente ingenuo” y delegado al pleno, reveló por menores de los debates y, Duque,  movido por buenos sentimientos, cometió el error de publicar el artículo, sin embargo las situaciones anteriormente descritas, la carta falsa de Santrich en redes y la ya mencionada cercanía a una matriz de “opinión” que desde otros sectores se quiere imponer despiertan otros temores.

PRETENSIONES 

Con este ataque se pone en evidencia que lo que pretenden es desestabilizar al partido, restarle posibles militantes y obviamente votantes al posicionar una matriz de opinión en la cual las FARC son incapaces de entender y practicar la democracia y excluyen la diferencia incluso dentro de sus propios militantes.

Por otro lado, sumándoles los incumplimientos hacia los guerrilleros, pretenden que los actuales militantes se vayan de los ETCR. Para eso han usado todos los medios de los que disponen, desde sacar los guerrilleros de los ETCR a un plan de reinserción, hasta negar una calidad alimenticia en algunas zonas. 

El Estado sabe que los militantes de las FARC están acostumbrados a estar ocupados, trabajo, estudio y otras tareas que los hacen revolucionarios. Creen que intentando disminuir y  a veces abolir estas labores, los farianos y farianas saldrán de las filas del partido, no tienen en cuenta que el compromiso revolucionario de la mayoría de ellos es el camino que eligieron y por el cuál van a luchar, a pesar de que personas, muchas de ellas allegadas, piensen e incluso publiquen videos que predicen deserciones en masa.

ACLARACIONES

Ante lo escrito debemos hacer unas aclaraciones necesarias:

1. El Congreso fue un lugar en que se mostró la más amplia democracia que SIEMPRE han tenido las FARC, obviamente en otras condiciones materiales, pero la calidad del debate da testimonio de que los militantes de las FARC estaban acostumbrados para encarar estos escenarios políticos. La propiedad y la confianza para expresar sus opiniones y del colectivo que representa (las células que los designaron como delegados) es un indicativo de que estos espacios son constantemente abiertos, pues se necesita de experiencia para dar estos debates.

2. El congreso eligió, por medio de votación, el Consejo Nacional de los Comunes, esté organismo, también por medio de votación, designó el Consejo Político Nacional. Este es el usó que siempre se ha dado, no solo en las FARC sino en otros partidos revolucionarios como el Partido Comunista Colombiano. Se hace de esta forma, porque el Consejo Político Nacional debe estar compuesto teniendo en cuenta los retos y condiciones que depara la lucha política.


3. El Centralismo Democrático es uno de los principios Leninistas de organización. Es una forma de organización POLÍTICA usada por la mayoría de los partidos revolucionarios del mundo. De ninguna manera está ligada exclusivamente al área militar. El ataque de los sectores afines a los enemigos de clases hacia el Centralismo Democrático tiene su razón de ser en que este sistema nos permite estar políticamente cohesionados, acatar la disciplina partidaria y decantar discusiones y dificultades, al atacar el Centralismo Democrático, atacan la cohesión política del partido.

4. Las discusiones dentro de cualquier partido revolucionario se dan dentro del mayor respeto, como dice Lenin, en el contexto y con fraternidad. Sin embargo esto no nos impide ser puntuales, críticos de otras posturas e incluso, a veces tan fuertes que parecemos enojados, lo cual no indica que hayan divisiones, hay contradicciones como en toda comunidad humana, pero estas no generan fracturas ni resentimientos. “Manocear” de forma morbosa la carta del Camarada Timochenko, no habla mal de las FARC, sino de quienes hacen estas deformaciones.

Estas son algunas inquietudes que hemos querido aclarar con este escrito. Se tendría que hablar más al respecto, sin embargo no consideramos que esto sea de la más amplia importancia. Cesada las discusiones, tenemos que concentrarnos es en trabajar. Hacer pedagogía de paz, organizar las comunidades y exigir el cumplimiento del Acuerdo tal y como está escrito son importantes tareas, en vez de dejarnos llevar por el ruido del enemigo.

La unidad, la organización y la lucha, no es una consigna pasada de moda, es una tarea que hará posible la Nueva Colombia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…