Ir al contenido principal

A converger y avanzar: Carta política del PCC

Comunicado
Tomado de Semanario Voz
Por Partido Comunista Colombiano - PCC


Redacción política.- El Partido Comunista se reafirma como una fuerza revolucionaria.


Avanzar en la actual coyuntura política es la tarea más importante en este momento. Pasaron los congresos de la Unión Patriótica, el Partido Comunista Colombiano y las FARC, y quedaron las líneas políticas de acción que confluyen en dos apremiantes momentos: la cesación de la confrontación político militar y la apropiación de los acuerdos de paz de La Habana, que coinciden todos los actores políticos en que son la puerta de entrada a mejores condiciones de lucha social, libertades y victorias para la democracia y el pueblo colombiano.

Por eso el Partido Comunista Colombiano puso a circular una carta política que analiza cada uno de los momentos venideros en la lucha social y la importancia del momento político actual. Entre ellos el provechoso momento para la unidad y la convergencia de las fuerzas políticas en un amplio abanico con una plataforma de puntos básicos, cuyo eje principal es el desarrollo y la materialización del Acuerdo Final.

Solución política

La solución política como vía de los cambios democráticos que implica “cambios constitucionales y legales, la amnistía de los presos políticos, la creación del sistema integral de verdad, justicia, reparación y de la justicia especial para la paz, las circunscripciones especiales de paz en los territorios y el paso a la reincorporación de los excombatientes en el marco de las garantías políticas, de los planes de desarrollo con soporte presupuestal y de plenas libertades ciudadanas […] la búsqueda de una solución de conjunto a la extrema militarización del país, el necesario cambio de la doctrina militar del Estado y la reducción del exagerado y costoso aparato de guerra. En esa idea, acompaña los diálogos que adelantan los compañeros del ELN en Quito y exige del gobierno nacional las garantías para que el Ejército Popular de Liberación, EPL, sea reconocido como un interlocutor válido para el diálogo “, señala la misiva.

Paramilitarismo

“Las clases dominantes tienen que renunciar a su aparato de genocidio, tal como lo señalan los acuerdos. El Pacto Político Nacional, contemplado en el punto 3.4 exige el compromiso de todos los factores del poder en torno a las garantías de no repetición, es el punto crucial para la paz pues implica la desaparición de las armas en la política y toda forma de terrorismo de Estado. El Estado tiene que garantizar y permitir que el pueblo colombiano se exprese libremente sobre los cambios y las transformaciones políticas, sin temor a morir en el intento”

Unidad amplia

El PCC considera que la pugna electoral del año entrante es por superar el estado criminal y represor, es la posibilidad de consolidar un horizonte de paz y de apertura con un proyecto democrático avanzado que se exprese en el poder legislativo y en un gobierno comprometido con la justicia social y las reformas que completan el acuerdo de paz. En ese proyecto político son vitales las acciones del nuevo partido de las FARC, dice el PCC: La idea estratégica de que los cambios en las formas de lucha históricas no implican la renuncia a los objetivos finales, fortalece la idea de la unidad en el campo de las y los luchadores revolucionarios y alienta a las clases oprimidas a actuar autónomamente, cuando están naciendo condiciones para la superación del orden existente.  Pero no solo la unidad es entre las expresiones partidarias, el PCC considera que la unidad amplia incluye, a quienes confrontan el modelo neoliberal y la política de represión, intolerancia y autoritarismo del Estado, llevando al país a los más altos niveles de conciencia anti-capitalista.

El PCC con las masas

“Una condición para avanzar en la materialización de los compromisos que se desprenden de los eventos realizados, concierne el fortalecimiento del PCC, la ampliación de sus filas, la renovación de sus métodos de trabajo, de su actividad propagandística, la difusión del semanario VOZ, de la revista Taller, del uso adecuado y creativo de las redes, así como de la agitación de calle. Implica priorizar el trabajo y las iniciativas hacia y con la gente, el papel central de las escuelas políticas, la movilidad y proyección de los cuadros, su formación, su compromiso y el estilo, responsable, fraterno y estudioso que requiere el trabajo de base. […] El 22 Congreso subrayó la importancia creciente del trabajo celular en tanto soporte real del PCC, en todas sus dimensiones y posibilidades para superar la rutina, el formalismo, las “zonas de confort”, el burocratismo y el sectarismo que limitan el desarrollo del trabajo. Tanto las bases como las direcciones deben planificar y coordinar sistemáticamente las iniciativas unitarias con la UP, Marcha, Fuerza Alternativa y corrientes independientes para la unidad de acción y movilización políticas”.

Gobierno de transición

El PCC considera que la propuesta del gobierno de transición debe contener: “Se trata de un gobierno que asegure el tránsito a la democracia, con base en un programa de puntos básicos de reformas democráticas avanzadas que resuelvan inveterados problemas sociales y afiancen la paz con justicia social. La línea de trabajo plantea una adecuada política de alianzas, la construcción de una lista unitaria al senado, apoyada en acuerdos regionales; de listas unitarias departamentales a cámara y de acuerdos con las organizaciones territoriales para listas de unidad que reflejen el sentir de las ciudadanías olvidadas y no las componendas de los caciques en la circunscripciones de paz. Se trata de una visión integral que valora el papel decisivo de las elecciones como forma de lucha en este nuevo momento. El compromiso con el programa y el resultado de una consulta entre precandidatos presidenciales son condiciones para facilitar caminos de entendimiento”.

Trabajo común

La unidad de los comunistas colombianos resulta clave para estos tiempos. El PCC le propone a la FARC trabajar conjuntamente en la campaña electoral de 2018. “Estimamos práctico y políticamente conducente establecer un acuerdo general sobre ese enfoque común para el trabajo de masas, consulta sobre candidaturas, política de alianzas, propaganda, publicidad y medios, consecución de recursos económicos, actos conjuntos. Entre otros elementos, proponemos examinar a fondo y resolver los inconvenientes y errores que se presentaron en las elecciones de 2014 y 2015.

En esa misma dimensión, proponemos un esfuerzo de educación hacia fuera, hacia las masas, coordinado y efectivo, con la mayor cobertura posible y prioritariamente en los niveles de base. Por igual, es necesario ayudar a la formación de las militancias alrededor de las conclusiones más coincidentes de nuestros congresos, acompañados del estilo comunista de modestia, paciencia y persuasión, de democracia interna y participación colectiva, de respeto, fraternidad, solidaridad y cooperación en todos los niveles. Es posible despegar de inmediato, trabajando la plataforma común, para lo que proponemos tomar como base de discusión y acercamiento con otras fuerzas los puntos aprobados por el congreso constitutivo de Fuerza Alternativa.

Entre los mecanismos conjuntos que deben trabajar coordinados están los equipos de propaganda, publicidad, agitación y redes. Un mecanismo común transitorio de dirección, como una comisión electoral, debería conformarse con Fuerza, PCC, UP y MP para trabajar con criterios afines, información de encuestas, zonificación de territorios, desplazamientos y giras. El destino de Marcha Patriótica debe ser resuelto por la máxima instancia de esa organización.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…