Ir al contenido principal

El uso de la fuerza violenta del Estado no construye la paz

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Alirio Córdoba - Web Sur


En varios puntos del departamento de Nariño y del país, el gobierno viene aplicando los métodos de guerra contra campesinos, afros e indígenas cocaleros, política abiertamente contraria al espíritu de los acuerdos de la Habana. 


En Samaniego y en la cordillera norte de Nariño los campesinos han denunciado movimientos de tropa de erradicadores ubicándose en zonas aledañas a cultivos y preparando la arremetida, sin observancia de los derechos humanos, con una fuerza desmedida y violando el contenido del punto 4 de la Habana.

La COCCAM ha denunciado que en horas de la madrugada entró el ESMAD y de manera violenta atacó a los manifestantes que desde el día 21 se encuentran en la vía a Llorente Tumaco, Vereda el Pital.

Aproximadamente 1200 campesinos movilizados con el fin de detener la erradicación, defender su fuente sustento y exigir la implementación del punto 4 tal y como está contemplado con la participación activa de las comunidades.

Se exige escenarios y mesas de concertación, elemento clave y pilar del punto 4 de la Habana, para poder resolver de manera estructural este problema. Los campesinos no defienden la Coca, defiende su forma de subsistencia, la cual están dispuestos a cambiar por programas concertados y alternativos de desarrollo rural integral.

Las comunidades exigen que en Nariño se realice el ejercicio que se hizo en Putumayo, donde la mesa de campesinos, indígenas y afros, con el apoyo de la Gobernadora Sorel, con la participación del gobierno nacional y de delgados de las Farc-Ep, llegaron un acuerdo concertado de sustitución voluntaria, hecho que se constituye en ejemplo cercano y que el gobierno nacional y departamental debieran replicar acá.

En este momento las comunidades de Tumaco y el pie de monte costero nariñense se mantienen en la protesta y resisten el embate violento del gobierno, con la vista complaciente Del Gobierno abierto de Camilo Romero.

Es necesario la solidaridad y el apoyo a estos nariñenses que lo que hacen es defender una forma de subsistencia, por el abandono y exclusión histórica que han sido sometidos por el Estado y los poderes centrales y regionales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …