Ir al contenido principal

Lo divino y lo humano. Guerrillerada

Opinión
Tomado de Prensa Rural
Por Lisandro Duque Naranjo


Resultado de imagen para guerrilleros delas farc


Están de fiesta en su convivencia, casi legal ya, con las comunidades a las que convocan. Humberto de la Calle, en entrevista reciente, dijo que los partidos tradicionales van a tener que subirle el nivel al debate ideológico apenas las Farc se incorporen al tinglado político. Pues claro. Y eso que el negociador del Gobierno no ha ido a esos lugares remotos de la geografía donde se mueve la guerrillerada. Entre esa tropa sí que es perceptible la ética transformadora que anima a esa muchachada. Ahí no hay “niños raptados”, que eso no es una guardería armada. Ni “muchachas esclavizadas sexualmente”, pues aquellos no son cabarets de monte. Que le merme entonces la actriz Alejandra Borrero, a quien en estos días le oí decir por televisión que “había guerrilleras de cuatro añitos”. Esos guerrilleros son la prueba de que estamos ante una organización que jamás bajó la guardia en la formación de sus cuadros, y que éstos nunca dejaron de sentirse sujetos con pleno derecho a la rebelión. De modo que es de pésima fe eso de que son narcotraficantes, pues de haberlo sido ya habrían desaparecido, fruto de las contradicciones individualistas que en el delito común genera la codicia.

La caducidad de una estructura bandida es rápida, de máximo diez años. En cambio, los 52 años de existencia de las Farc, con unidad de mando, Secretariado, estado mayor, jefaturas intermedias, influencia territorial, ritualidades cincuentenarias y mitos fundacionales con acatamiento de íntegras sus unidades, obligan a colegir que estamos ante un ejército popular en pie de beligerancia frente a un establecimiento mohoso, y con derecho a negociar un cese a la guerra y un cambio en las reglas del juego político, para ellos y para la sociedad toda.

Sus comandantes, además, han logrado mantener su cohesión, aun en las condiciones más adversas de comunicabilidad, producto del sofisticado cerco tecnológico del Ejército, la Policía y “los contratistas americanos”. Dispersos por la geografía de este país inmenso, los unos saben lo de los otros y se consultan, a punta de escritos en papel que les llevan emisarios que se pegan sus patoneadas durante meses, esquivando retenes, nadando, cruzando cordilleras, y redistribuyendo el mensaje hacia el Putumayo, el Guaviare, el Chocó, el Patía, el Catatumbo, etc. De allí eso que llaman “el tempo” de las Farc. Porque si esa misiva se enviaba por Whatsapp, o con el clic de un email, o por celular, en diez minutos tenían encima los aviones con bombas de 500 libras que levantan la tierra y parten en dos los árboles, y 15 o 20 helicópteros por cuyas escalerillas se descuelgan unos jayanazos con la cara pintada. Varios de los negociadores del Secretariado en La Habana necesitaron de esas conversaciones para volverse a ver entre sí después de muchos años. Algunos habían encanecido, pero ninguno llegó embambado con alhajas, según el imaginario traqueto que han promovido contra ellos los cabecillas Gurisatti y Jeferson en RCN TV. No, seguían siendo los austeros de siempre, casi trapenses, y reanudaron su coloquio con un “como decíamos ayer…”.

En realidad, los que se tienen que tragar un verdadero sapo, al incorporarse con todas las de la ley a esta sociedad, son ellos.

Comentarios

  1. Los contrarios a los acuerdos utilizan las falacias y los adjetovos descalificativos porque los argumentos se les quedan cortos en ña mayoria de los casos su proposito más q informar e instruir es confundir y crear miedos en el pueblo con comparaciones de otros gobiernos q no setan perfectos pero q son naciones q han superado etapas del desarrollo social y económico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …