Ir al contenido principal

Es la esperanza no el miedo

Análisis
Tomado de Semanario Virtual Caja de Herramientas
Por Antonio Madariaga Reales / Director Ejecutivo Corporación Viva la Ciudadanía



La próxima celebración el 4 de julio de los 25 años de la Constitución de 1991 nos hace reflexionar sobre las similitudes entre ese momento y el actual en lo que tiene que ver con la paz.

La Constitución y aún más el proceso constituyente, fueron fundamentales en la estabilización de los procesos de Paz de los 90, en la medida en que dieron a estos los espacios, recordemos que la Alianza Democrática M-19 en su momento tuvo la segunda votación por la Asamblea 26,7 de los votos para 19 Constituyentes lo que equivalió al 27% de los escaños y que el EPL, el PRT y el Quintín Lame también tuvieron Constituyentes con voz pero sin voto, lo que después cambiaría en el momento en el que el EPL se desmovilizó e hizo dejación de armas, pasaron a tener voto, pero también el reconocimiento político y social a la insurgencia uno de cuyos símbolos es la presidencia colegiada de la Constituyente en cabeza de Antonio Navarro, pero que es sumamente importante por los componentes progresistas que muchos de ellos incorporaron al texto constitucional.

Menos conocido, pero no por ello menos importante, es el hecho de que la Asamblea trabajara para la incorporación del ELN y las FARC a la Asamblea lo que incluyó contactos y delegaciones de Constituyentes para lograr ese propósito.

Es decir, sin disminuir un ápice la importancia de la Constitución de 1991 como una Constitución de Derechos, no es menos cierta su trascendencia como tratado de paz.

Ello fue en buena parte posible porque el país vivía un clima de fervor Democrático, con el descubrimiento de la modernidad, más aún con el deslumbramiento por la llegada de la ilustración.

Bastante diferencia existe hoy en un momento crucial de nuestra historia en que estamos adportas de la firma de un acuerdo que en el caso de las FARC, sacará las armas de su acción política y se avizoran en el proceso de implementación ganancias significativas en la extensión y profundización de la democracia y por ende en mejores condiciones para el ejercicio de una Ciudadanía de alta intensidad y para el Goce Efectivo de Derechos.

Hoy los sentimientos que parecen predominar son los de miedo y desconfianza, lo que se traduce a su vez en un escepticismo extendido que es presa fácil de la desinformación y tergiversación de algunos y de la estulticia de varios de los grandes medios de comunicación en especial televisivos.

Es por tanto una responsabilidad del jefe de Estado la de alimentar la esperanza y no caer en la provocación de responder con más miedo a la ya caldeada atmósfera que los resistentes a la paz impulsan.

Se equivoca en materia grave Santos cuando la mencionada resistencia le da risa y peor aun cuando responde, no valorando las bondades de la firma de un acuerdo del fin del conflicto, sino amenazando con la permanencia de la guerra.

No es con el recurso al miedo sino con la reafirmación de la esperanza que podemos contrarrestar el odio y el escepticismo.

Las declaraciones de Santos, hablando de una posible guerra urbana de las FARC, son un despropósito político, una inenarrable torpeza comunicativa y una negación de los contenidos avanzados de la negociación.

Pero no sólo se equivocan Santos y sus asesores en persistir en definir la actuación y expresión del gobierno por reacción y pendencia con el innombrable, sino que de paso se niega a reconocer a la sociedad y a los comprometidos con la paz negociada como los actores principales de esta coyuntura.

Alguien tendrá que decirle a Santos que la Construcción de la paz pasa por la renovación de la esperanza, para que se dé cuenta de la falta de perspectiva y de grandeza de su estrategia.

CODA: Tiene el ELN que darse cuenta que en la comunicación de diversas personalidades y organizaciones, http://www.las2orillas.co/carta-abierta-al-eln/ sobre la obligación que tienen de abandonar el secuestro, hay al mismo tiempo diferencias sustantivas con expresiones de esa insurgencia, pero también la convicción de que es posible que recojan con humildad y vocación de Paz lo que allí se les dice.

Edición 499 – Semana del 17 al 23 de Junio de 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…