Ir al contenido principal

Desde Marquetalia, una luz de paz

Análisis
Por María Méndez


"Campesino del Viejo Caldas se fue al monte un día de 1.949, como lo hicieran miles de sus compatriotas, ante el peligro de caer asesinado dentro de la clasificación de 'chusmero nueveabrileño'. Desde entonces, él mismo contribuyó a producir los acontecimientos..." (1)

Es imposible hablar de la historia de Colombia sin referirnos a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP. La violencia que vivía el país, obligaba a que los campesinos se organizaran en pequeños grupos para enfrentar a la policía y a los conservadores armados.

Ya Jorge Eliécer Gaitán había protestado varias veces por la paz de Colombia entre ellas, en un debate en el Congreso de la República, llevado a cabo entre el 3 y 6 de septiembre contra la masacre de las Bananeras en Ciénaga y el 7 de febrero del 48, en la manifestación del silencio: "Señor Presidente: Os pedimos cosa sencilla para la cual están de más los discursos. Os pedimos que cese la persecución de las autoridades y así os lo pide esta inmensa muchedumbre. Pedimos pequeña cosa y gran cosa: que las luchas políticas se desarrollen por cauces de constitucionalidad. Os pedimos que no creáis que nuestra tranquilidad, esta impresionante tranquilidad, es cobardía. Nosotros, señor Presidente, no somos cobardes: somos descendientes de los bravos que aniquilaron las tiranías en este suelo sagrado. Pero somos capaces, señor Presidente, de sacrificar nuestras vidas para salvar la tranquilidad y la paz y la libertad de Colombia."

El 9 de abril asesinaron a Gaitán y nunca cesaron esas masacres y el río de gente que llegaba a las ciudades desplazada, ni los miles de huérfanos y viudas, ni las mujeres y niñas empaladas. El pueblo respondió como era posible, defendiéndose, y luego, una pequeña luz alumbró el camino, la ilusión de una Colombia diferente. 

Esta luz cuidada y alimentada por las manos de Manuel Marulanda Vélez, trasegó desde los difíciles camilos de los descatamentos guerrilleros del Sur del Tolima,  resistió el cruel y desigual ataque a Marquetalia, abrazó a otro hombre que como el Camarada Manuel creía en una Colombia Nueva: Jacobo Arenas.

Estos dos hombres y sus crecientes fuerzas guerrilleras han intentado encontrar caminos incruentos al conflicto social y armado desde el Programa Agrario de los Guerrilleros (20 de Julio del 64) hasta las actuales conversaciones en La Habana.

Esta luz que grita paz, paz con justicia social, reconciliación y un país para todos, no se apagará y hoy, en uno de los procesos de diálogos más exitosos de la guerrilla y el gobierno, esa luz se hace más fuerte.

Saludamos a las FARC en sus 52 años de lucha, anhelamos que estos diálogos lleguen a su feliz término y deseamos que, con ayuda de todos, esa luz ilumine el futuro de nuestra patria.


1. Manuel Marulanda. Cuadernos de Campaña. Pág. 8


Comentarios

Entradas populares de este blog

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

Acabar con Farc y los acuerdos, a plomo, como sea

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

El 25 de enero, en Pitalito, Huila, el excombatiente y militante del partido de la rosa, John Fredy Vargas Rojas, fue interceptado por hombres armados que lo asesinaron de varios disparos. John Fredy acababa de asistir a una reunión con funcionarios de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, ARN, que los excluye de los beneficios si no acuden a la cita.
Días antes, en Dabeiba, Antioquia, había sido asesinado Hober Arias Giraldo. En los dos casos se trataba de reincorporados que adelantaban proyectos productivos de tipo agrícola, por iniciativa propia, en el área rural de los respectivos municipios. El 28 de enero fue baleado César Darío Herrera Gómez, cuando se dirigía al ETCR de Santa Lucía, en la zona rural de Ituango, Antioquia.
César Darío permaneció gravemente herido por varias horas en el lugar de los hechos, pese a la presencia de las autoridades. Solo cuando sus compañeros del ETCR arribaron al lugar, se pudo organizar …

Coctel venenoso, pésimo gobierno y paro armado

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Un trino de Uriel Insurgente dice: “Buenos días a todos y todas. Comenzamos la semana compartiéndoles el comunicado del paro armado que se llevará a cabo a mediados de febrero. ¡JURAMOS VENCER!” A continuación el texto del mismo en su numeral 1. reza: “Decretamos paro armado en el territorio nacional durante 72 horas, inicia el 14 de febrero a las 6 am. y termina el 17 de febrero a las 6 am. del 2020”.
No se lee en ninguno de los puntos del comunicado una sola razón para semejante decisión. Hasta el más sencillo decreto de cualquier autoridad tiene sus considerandos, este no. Simplemente decretamos y ya, en una clara demostración de soberbia. O de estupidez, o de ceguera. En seis puntos, los firmantes del comunicado ordenan a 50 millones de colombianos, que no se movilicen por rutas de transporte para no tener que lamentar consecuencias.
Al tiempo suministran un claro indicio del alcance de su poder, advierten a la población que debe perma…