Ir al contenido principal

El sueño de la paz

Comunicado
Por Delegación de Paz de las FARC-EP


El sueño de la paz



cabezote delegacion nuevo

La Habana, Cuba, Sede de los diálogos de paz, abril 14 de 2016



Hemos estado pensando noche y día, sin cesar, en cómo lograr la paz para Colombia. Y también nos hemos preguntado cuál es la paz que queremos.

Cada colombiano tiene un sueño de paz, y se la imagina desde su propia realidad. Por ejemplo: algunos empresarios y ricos -no todos-, conciben la paz como el paraíso de los negocios donde obtendrán más y más ganancias, más y más poder; pero no saben o poco les importa el sufrimiento de la gente humilde.

Y también nos hemos preguntado cuál es la paz que sueñan los campesinos en el surco bajo la lluvia o bajo el sol; cómo conciben la paz los seis millones de desplazados por la violencia, los pueblos indígenas, las comunidades negras, los desempleados y los pobres en las ciudades, cómo se imaginan la paz los jóvenes, las mujeres y tanta gente que deambula por ahí sin esperanza… y entonces pensamos en los 30 millones de pobres, en la desigualdad y en la miseria que debiéramos superar.

La paz que soñamos los guerrilleros es la misma que anhela la gran mayoría de la gente. Esa paz tiene contenidos comunes como agua, salud, educación, trabajo, vida digna, libertad, carreteras, puentes, mercadeo… que no se mate a nadie por sus ideas políticas, que se tenga en cuenta la opinión de la gente, que haya tolerancia… y que protejamos el medio ambiente… Y a propósito, salvemos a Caño Cristales; no permitamos que HUPECOL destruya esa maravilla natural que pertenece a todos los que nacimos en este suelo y pertenece al mundo.

Y a propósito de los temas que estamos discutiendo por estos días en la Mesa, buscando presentar al país un paquete de acuerdo en torno al Cese al fuego y las hostilidades, Dejación de armas, paramilitarismo y garantías de seguridad, queremos decir unas pocas palabras:

Algunos se molestan porque hemos dicho que no habrá entrega de armas, pero no escuchan bien o no quieren escuchar, que lo que las FARC están diciendo es que habrá Dejación de las armas. Nuestro compromiso es hacer política sin armas, esperando que las que la sociedad ha confiado a los agentes del Estado no se vuelvan a utilizar contra su propio pueblo. Solo pedimos un Nunca más.

Pero queremos saber quiénes están impulsando el paramilitarismo. Las autoridades tienen la obligación de darle esta respuesta al país. Hay un ministro que no se cansa de repetir que el paramilitarismo es un fantasma, que no existe, pero entonces ¿quiénes están matando a los defensores de derechos humanos, a reclamantes de tierras y a líderes opositores? Muchos de estos asesinatos han tenido lugar en escenarios fuera del alcance del Clan Úsuga. No estamos contra los paramilitares como seres humanos… lo que queremos es que se acabe el paramilitarismo.

La inseguridad en las ciudades nada tiene que ver con la guerrilla; pero lo que sí es seguro es que en lo fundamental tiene que ver con la inequidad social. No puede haber paz con corrupción. Juego limpio, por favor. No más negocios escondidos, ni “Panamá papers” para evadir impuestos en nuestro país. No mas saqueo de nuestras riquezas naturales. No mas robos impunes del erario público.  

La paz no se construye con la mirada fija en las encuestas; queremos la paz, y la alcanzaremos con la participación de todos, pero no nos movemos por encuestas.

Finalmente, queremos garantizarle al pueblo colombiano, que queremos dejar las armas, pero no nuestras vidas.

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…