Ir al contenido principal

VIVIRÁS PARA SIEMPRE, IVÁN

Comunicado
Por Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP


cabezote farc ep.co mini

Iván Ríos no alcanzó un metro sesenta de estatura y jamás perdió la sonrisa bondadosa. Sabía  bien que la grandeza de los hombres no se mide por la longitud o el peso de su cuerpo, sino por su capacidad de entrega a los ideales de humanidad y justicia. De talento y corazón inmensos, dio lo mejor de su vida a la lucha revolucionaria, con una dedicación casi mística, a la que sólo la muerte pudo poner freno en su momento más brillante.



Formado en un apacible hogar antioqueño encabezado por un militar de carrera, graduado en ciencias económicas en la Universidad de Antioquia, optó por dejar atrás las mieles de un porvenir asegurado, a cambio de los sobresaltos de la vida guerrillera en las filas de las FARC. De sus primeros años como combatiente de base, gracias a su abnegación y modestia, logró encumbrarse a las posiciones más altas de la insurgencia colombiana.

Allí habría de sorprenderlo una celada de sus enemigos, en una acción repugnante que bien podría agregarse a lo que Borges denominó historia universal de la infamia. Cinco mil millones de pesos era el precio puesto a su cabeza por parte de los soberbios pregoneros de la falsa democracia colombiana, empeñados en presentar cínicamente la evidencia de su ruindad como una acción heroica de sus estrategas de la guerra y el terror.

Amante de las cosas sencillas de la vida, Iván se conmovía con la belleza de un paisaje en la montaña o el dulce trinar de un pajarillo entre la jungla. Pero sobretodo se indignaba con la injusticia, con la prepotencia del poder, con la avalancha criminal largamente aplicada por el Estado colombiano contra millones de sus más humildes hijos. Y se empeñaba en combatirla, sembrando conciencia, organización y lucha entre su pueblo.

Con la misma devoción con que asumía cualquier tarea de educación popular y guerrillera, Iván Ríos se aplicó a la solución de las más grandes dificultades. Ejerció durante varios años en condición de Ayudantía del Estado Mayor Central, hasta que por méritos propios paso a ocupar un merecido lugar en éste. Lo vimos en los diálogos del Caguán, al frente de la Comisión Temática, en ejercicio de su labor política y estremeciendo escenarios con su vibrante oratoria.

Ya en su condición de más joven integrante del Secretariado Nacional de las FARC-EP, Iván emprendería su marcha final del Caquetá al noroeste del país, tomando entre sus manos la dirección del Bloque José María Córdoba, cruzando por varios departamentos y enfrentando con éxito la gigantesca arremetida militar en su contra. Sólo la mano traidora inspirada por el ministerio de defensa truncaría su paso victorioso.

Ocho años después de su trágico final, rendimos sincero y sentido homenaje a su memoria. El comandante y camarada Iván Ríos no pereció en Aguadas, sino que desde allí emprendió el camino a la inmortalidad. Sus ideas y su ejemplo permanecen vivos y activos en la gran familia fariana, trabajando siempre por la paz para Colombia, la democracia, la soberanía y la justicia social. Vivirás para siempre, Iván, y nos acompañarás a la hora del triunfo.

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP
7 de marzo de 2016.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…