Ir al contenido principal

Desmonte del paramilitarismo, transformación de la doctrina de seguridad nacional y garantías, proponen las FARC

Noticia
Por Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH
Fundación Colombia Soberana

Cabezote escudo delegacion paz farc ep

En comunicados publicados en la página de la Delegación de Paz de las FARC-EP (http://www.pazfarc-ep.org/) los días 28, 29 y 30 de noviembre, esta guerrilla continúa con las propuestas para poder terminar el conflicto armado en nuestro país.


Redefinición de la política de seguridad del Estado y desmonte de estructuras criminales de contrainsurgencia, especialmente paramilitaresEl segundo bloque de propuestas del punto 6 sobre la redefinición de la política de seguridad de Estado y desmonte de estructuras criminales de contrainsurgencia, especialmente paramilitares, leído por el  Comandante Pablo Catatumbo, habla de la Conformación de una “Unidad especializada de investigación y análisis para el desmonte del paramilitarismo”, del “Plan de acción para el desmonte de este fenómeno, la legislación de emergencia que impida el surgimiento de nuevos grupos contrainsurgentes, la creación de la “Comisión de seguimiento al desmonte del paramilitarismo”, un acuerdo político de toda la sociedad para unir esfuerzos para desmontar y prevenir estos grupos armados y la necesidad del acompañamiento internacional. (Ver comunicado 28 de noviembre

La séptima propuesta sobre el fin del conflicto es el Esclarecimiento del paramilitarismo como contribución a la verdad histórica y garantía de no repetición, está conformada por cinco puntos: esclarecimiento del paramilitarismo como contribución a la verdad histórica del conflicto, como acción reparadora para con las víctimas, como garantía de no repetición, como parte del proceso de normalización de la vida nacional y de la transformación de las FARC-EP en organización política legal y conformación de la Comisión de esclarecimiento del paramilitarismo. (Comunicado 29 de noviembre

Octava propuesta sobre Fin del Conflicto, referida a “Garantías de seguridad integral para la población en general y para el movimiento político en el que se transformen las FARC-EP”
La octava propuesta, leída por el Comandante de esa guerrilla, Ricardo Téllez, es sobre las garantías en seguridad integral para la población en general y para el movimiento político en el que se transformen las FARC-EP. Estas consta de 8 puntos en los que se plantean garantías:  de seguridad para la movilización y la protesta,  para organizaciones sociales, de izquierda, de víctimas y Defensores de Derechos Humanos, para los TERREPAZ, para el movimiento político en el que se transformen las FARC, la conformación de “Comisión especial y permanente de seguridad", Diseño e implementación del “Plan especial de seguridad para el pos-acuerdo”, normatividad e institucionalidad excepcional para la provisión de garantías y Acompañamiento internacional a la provisión e implementación de garantías de seguridad. (Comunicado 30 de Noviembre

El máximo jefe de esta guerrilla, Timoleón Jiménez, le escribió una carta a los alcaldes y alcaldesas acordándoles que la paz no es asunto exclusivo de la Mesa de Paz en La Habana:

Señores Alcaldes, Señoras Alcaldesas:" El objetivo de la paz no es un asunto exclusivo de quienes participan en La Mesa de La Habana. Aquí le vamos a poner fin al conflicto armado, pero será en las ciudades y campos de Colombia en donde habrá de construirse la paz.
La paz en los territorios deberá tener en cuenta a las ciudades capitales de departamentos a donde han llegado millones de víctimas de la pobreza, las injusticias y las violencias. Son las víctimas confianza, los pobres de siempre que intentan sobrevivir a un modelo económico que excluye al ser humano y prolonga en los espacios urbanos la desigualdad y la segregación" (leer Cara completa)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…