Ir al contenido principal

Falsos Positivos Judiciales Falsa democracia

Comunicado
Por ELN
Fuente RANPAL


Resultado de imagen para eln ranpal

Aunque algunos analistas resalten la excepcionalidad del sistema político colombiano definiéndolo como la democracia más antigua de América Latina, lo cierto es que la realidad es lejana a esta afirmación, pues la oligarquía colombiana ha sido hábil en mantenerse en el poder y al mismo tiempo, en garantizar sus fichas aliadas en la estructura organizativa del estado.

No hace falta hacer un recuento histórico para comprender el hermetismo de la política en nuestro país, basta con remitirnos al dictatorial acuerdo del Frente Nacional, y las familias ancladas en el poder, los Santos, Lleras, Pastrana, Gaviria, López. 

La violencia estatal y para estatal sistemática, ha sido la garantía para la manutención de este orden establecido, borrando del mapa cualquier expresión de fuerza alternativa, que vaya en contra vía a sus intereses.

Sin embargo, la necesidad de darle trámite a la política legal y a las graves denuncias nacionales e internacionales, abre la puerta a otra forma de operatividad, que dé igual o mejores resultados, en la lucha contrainsurgente aplicada a la oposición política, incluida la insurgencia. 

En este marco se afianzan los "falsos positivos judiciales" como una política de Estado. Esta estrategia gubernamental implica procesos judiciales basados en montajes o especulaciones contra una o más personas, para frenar el pensamiento crítico al régimen o para mostrar resultados en la lucha contrainsurgente.

Los falsos positivos judiciales también selectivos, se escudan detrás de la promesa de hacer justicia y destruyen política y socialmente a las personas implicadas. No en pocas ocasiones se planean y ejecutan para encubrir a los verdaderos responsables de graves delitos.

Aunado a esto, la sed de espectáculo noticioso por parte de los medios de comunicación es saciada por los gobernantes, quienes no solo tienen nexos económicos con estos, sino que utilizan sin escrúpulos, el poder de la información y la necesidad de direccionar la opinión de las mayorías.

En muchos caso los falsos positivos judiciales, entrar a respaldar el sentimiento de seguridad  que pretende fomentar el gobierno nacional ante determinados hechos, lo que se aumenta en el periodo electoral.

El caso más reciente es la captura y procesamiento de 13 jóvenes, acusados mediáticamente, de ser los responsables de la explosión de dos petardos (Responsabilidad hipotética del ELN) en Bogotá el pasado 2 de Julio, pero a quienes legalmente juzgan por otros asuntos que no tiene que ver con lo que se les acusó al capturarlos.

Es evidente el manejo que los medios privados le dan a la noticia, promocionando el falso logro de las fuerzas policiales pero progresivamente le bajan el seguimiento al proceso judicial.

En la mente de los colombianos queda un sentimiento de tranquilidad, a costa de la violación de los derechos de 13 jóvenes y las repercusiones que tiene en sus familiares, amigos y en los procesos sociales de los que son parte.

Este caso se suma a una larga cadena de la cual hay varios casos documentados "entre el 2009 y 2012 el gobierno colombiano, con el Ministerio de Defensa a la cabeza, reportó más de 8600 personas capturadas por el delito de Rebelión, de las cuales solamente 2058 quedaron efectivamente privadas de la libertad. Es decir, el 75% de las personas detenidas bajo este delito recuperaron su libertad al ser demostrada su inocencia".

Estas elevadas cifras denotan la violencia política a la que es sometida la oposición en Colombia, que a pesar de no ser   declarados culpables, la zozobra de esta arbitraria acción estatal genera miedo y en muchos caso parálisis política.

Otro de los casos más sonados, es el del exdiputado Sigifredo López quien fue acusado de participar en alianza con las FARC de la detención de los 12 diputados del Valle, proceso del cual se encontró inocente.

El caso del profesor Miguel Ángel Beltrán, quien fue acusado de pertenecer a las FARC, la Jueza Cuarta Penal de Bogotá lo declara inocente, pero posteriormente con pruebas irrisorias fue declarado culpable.

Los "falsos positivos judiciales" son parte de la política criminal y contrainsurgente, que considera que el enemigo está dentro de los sectores no acaudalados de la sociedad, principalmente en la juventud colombiana. De esta perspectiva son víctimas los jóvenes de la Comuna 13 de Medellín, entre muchos otros, quienes son perseguidos, capturados y en menor medida condenados por crímenes que no han cometido, muchos de ellos, soñadores, luchadores sociales y culturales de su territorio. 

Al rededor de los falsos positivos judiciales, se tejen intereses económicos, que buscan sacar provecho de esta política, el ejemplo concreto son las redes de falsos testigos, quienes se han visto involucrados en cientos de procesos.

el 2 de Junio del 2015 se realizó el primer encuentro nacional de víctimas de falsos testigos, este evento reunió a más de 300 personas, donde se denunció que al rededor del 20% de condenados en Colombia son víctimas de falsos testigos y fraude procesal.

Sin duda el numero es mayor, ya que son numerosos los casos no denunciados por falta de apoyo y soporte económico.

Esta grave situación hace evidente la falsa justicia y la carencia de democracia en el país, que recurre a lso falsos positivos judiciales.

El ELN en su permanente búsqueda de paz, plantea como uno de los pilares del proceso de paz la construcción de verdadera democracia que dé apertura al escenario político, haciendo del disenso una perspectiva de desarrollo y pluralidad y no un crimen.  


Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…