Ir al contenido principal

El primer campo que hay que desminar es el que conduce al #CeseAlFuegoBilateralYa

Análisis
Por María Méndez
Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH
Fundación Colombia Soberana



Se ha derramado mucha sangre desde el fin del cese al fuego unilateral de las FARC-EP que el gobierno no supo interpretar con coherencia y voluntad de paz. Los muertos son hijos del pueblo, son mártires de esta guerra que no conoce bandos sino clases, que no conduce sino a enriquecer a las multinacionales, la oligarquía y a los avaros generales que nunca han sabido que es es pasar hambre, frío, miedo y penurias en los combates de la selva.

El gobierno miente a todos. Le incumple a los campesinos, a los indígenas, a los afros, a las víctimas, miente sobre el helicóptero, sobre el proceso, miente al mundo, miente a las guerrillas y miente al pueblo. Y como si fuera poco, los medios masivos hacen eco a sus falsedades y fabrican las propias sistemática y cínicamente.

¿Por qué no hay acuerdos? ¿no será que quieren desconocer las víctimas, sobre todo las del estado? ¿Por qué tal demora en un punto donde las iniciativas están sobre la mesa? 

Alegra un poco el comunicado del 18 de junio que leyó las FARC pues es un esfuerzo para acelerar la redacción de un borrador conjunto de acuerdos. En este proponen las reformas a la ley 1448, se habla de perdón público de las partes en confrontación y del Fondo Especial para la Reparación integral, entre otras iniciativas. (Leer documento

Pero este proceso, al menos en su parte pública que es la que conocemos, parecen dar un paso adelante y tres atrás. Después de este avance leemos y vemos con asombro las actuaciones y declaraciones del gobierno y de sus representantes en la mesa de la Habana. para ser más claros, nos referimos a la entrevista y las ideas expresadas por Sergio Jaramillo en las que parece echarle a las FARC toda la culpa de los desplazamientos y encima ignora la existencia de exiliados y refugiados colombianos en otros países. 

Parece el Comisionado de Paz desconocer que casi el 81% de las tierras despojada y el 41% de las abandonadas se deben a acciones paramilitares, esos paramilitares que el gobierno niega pero sin embargo trabajan muy de cerca al Ejército y la Polícía; esos mismos que no "existen" pero matan a los líderes sociales, a los defensores de derechos humanos, a periodistas, a la oposición, a ambientalistas, etc; esos que las multinacionales jamás han visto pero que les "limpian" los campos de campesinos y les sirven de "seguridad" por si acaso las comunidades vuelven.

Es un riesgo insultar y hasta matar al interlocutor, sobre todo si de lo que se está hablando es de paz. Creemos que es hora de tomar la paz en serio, llamamos a las partes a que se respeten mutuamente y respeten al país que anhela de verdad poder tomar un rumbo diferente a la muerte y la miseria.

Deseamos un cese bilateral al fuego  indefinido y verificable. Llamamos al gobierno para que ordene a las tropas del Ejército y la Policía terminar los ataques a la población civil en varias zonas del país y que tomen medidas contra los grupos paramilitares que causan terror en los campos colombianos, por ejemplo en Antioquia, Nariño y Meta.

Es urgente avanzar en la mesa de diálogos. Las bombas no dejan oír. Estamos seguros que el primer campo que hay que desminar es el que conduce al cese bilateral. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…