Ir al contenido principal

Los pueblos indígenas nos declaramos en alerta por la crisis del proceso paz

Comunicado
Por ONIC

CORINTO PARA PAGINA



Corinto (Cauca), 22 de mayo de 2015


“Siempre resulta incompresible celebrar el asesinato, pero si esto se hace en el marco de un proceso de paz, es inadmisible”.

Los eventos recientes que dejan como resultado el asesinato de 11 soldados, 26 guerrilleros y 20 indígenas, entre otros; sumado a la orden de reactivación de los bombardeos y a la reciente suspensión del cese unilateral al fuego; implican que todos(as) los(as) colombianos(as), con o sin armas, seguiremos contando muertos, seguiremos enterrando con dolor a nuestros seres queridos, seguiremos viendo como la Madre Tierra se tiñe de la sangre nuestros hermanos(as).

Contrario a las voces que azuzan la guerra, que son valientes a la distancia; los Pueblos Indígenas que vivimos en carne propia el extenso conflicto armado que otros han venido a hacer en nuestros territorios, podemos afirmar que durante el cese unilateral al fuego la población civil ha tenido un respiro con la disminución de acciones bélicas y, por lo tanto, consideramos que los eventos recientes, deben ser motivo de una profunda preocupación.

Consideramos imperativo que las partes sentadas en la mesa, tengan posturas coherentes que observen los acuerdos mínimos que fundamentaron su instalación y que den cuenta de los avances logrados en estos 30 meses de diálogo. No podemos permitir que el proceso de paz se cubra de un manto de desconfianza e incredulidad y que actores institucionales y poderes políticos y económicos interesados en la guerra empañen este esfuerzo colectivo. Adelantar conversaciones en medio de la guerra tiene costos, la vida es el costo más alto que hoy Colombia está pagando.

Sin embargo hacer prevalecer la muerte de miles de colombianos(as), de empobrecidos, de quienes realmente pagamos el costo de la guerra resulta, por demás, injusto. El cese bilateral al fuego en este momento es, probablemente, la única garantía que impedirá desechar a la ligera los esfuerzos realizados por ambas partes en el marco de la mesa de negociación. No podemos perder esta oportunidad, la más cercana que hemos tenido en décadas, de ponerle fin a este conflicto.

En este momento crítico que atraviesa el proceso de paz, es necesario rodearlo con la fuerza que desde la sociedad civil aportamos a la materialización del mismo; invitamos a la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, al Frente Amplio por la Paz y a la sociedad civil en general a unir esfuerzos para que esta página de nuestra historia tenga como verdadera y única protagonista la paz con justicia social.

Desde ya, hacemos un llamado a garantes, agencias y organismos nacionales e internacionales, a verificar la situación de violencia que seguramente se va a profundizar en los territorios indígenas frente a los anuncios de suspensión del cese unilateral al fuego. También hacemos un llamado enfático al Gobierno Nacional y a las FARC – EP, para que excluyan de toda confrontación y acción bélica a la población civil sistemáticamente afectada por el conflicto armado.

COMISIÓN POLÍTICA

ORGANIZACIÓN NACIONAL INDÍGENA DE COLOMBIA (ONIC)



Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…