Ir al contenido principal

Comité Británico de Derechos Humanos interpone amicus curiae en la Corte Suprema de Justicia por el Caso David Ravelo

Noticia
Tomado de Pacocol
Por Ccajar



El pasado 20 de Agosto de 2014 la abogada Kirsty Brimelow QC Presidente del Equipo de litigación internacional del BHRC, Bar Human Rights Commite of England and Wales (Comité de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales), y abogada de la Corona del Reino Unido, radicó en la sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia un Amicus Curie sobre el caso de David Ravelo para que la Honorable Corte Suprema de Justicia considere admitir la demanda de Casación Penal que se encuentra en curso y resuelva estudiar de fondo el proceso.


David Ravelo Crespo, economista, fundador de la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos, Credhos, ha sido objeto de señalamiento, estigmatización y persecución en su calidad de defensor de derechos humanos, por parte de agentes del Estado y grupos paramilitares, quienes impulsaron una campaña de desprestigio en su contra desde los años 90, cuando era integrante del movimiento político Unión Patriótica, UP.


Además de múltiples amenazas contra su vida, David Ravelo ha sido víctima de dos montajes judiciales. Por el primero de ellos fue judicializado y detenido en 1993, y luego fue absuelto. Actualmente se encuentra privado de su libertad en la Cárcel la Picota desde el año 2010 por un crimen que no cometió.


El reconocido paramilitar Mario Jaimes Mejía, alias “El Panadero”, condenado por la masacre de Barrancabermeja ocurrida en mayo de 1998, en versiones libres de Justicia y Paz involucró a David Ravelo en el homicidio del señor David Núñez Cala, quien se desempeñaba como secretario de obras públicas de Barrancabermeja y era dirigente del movimiento político Frente de Izquierda Liberal Auténtico, FILA, de la misma ciudad.


Este y otros paramilitares que actúan como testigos en contra de David Ravelo son los mismos condenados y confesos autores de las masacres de Barrancabermeja denunciadas por el defensor de derechos humanos, y a quienes David Ravelo había señalado como responsables de las mismas.


Con base en estos falsos testimonios se dio inicio a una investigación contra David Ravelo Crespo y, sin embargo el 28 de enero de 2011, la Fiscalía 22 Especializada de la Unidad Nacional contra el Terrorismo dictó Resolución de Acusación como coautor del delito de homicidio agravado.


Después de múltiples actuaciones infructuosas por parte de la defensa asumida por el Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” desde 2010, y a pesar de las irregularidades demostradas durante el proceso, el día 16 de noviembre de 2012 un juzgado especializado condenó a David Ravelo a de 18 años y 4 meses de prisión. Esta sentencia fue apelada por la defensa y confirmada por la Sala Penal del Tribunal de Santander el 8 de Octubre de 2013.


El 11 de febrero de 2014 el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo presentó recurso de Casación ante el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga, y a partir del 17 de Marzo el recurso se encuentra en la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, actuación asignada al Magistrado Ponente José Leónidas Bustos Martínez.


Una de las más graves irregularidades durante el proceso contra David Ravelo fue la actuación del Fiscal 22 de la Unidad Antiterrorismo, William Gildardo Pacheco Granados, quien dirigió la investigación y acusó a David Ravelo ante los jueces, sin tener facultades para administrar justicia, ya que en su contra pesaba una destitución emitida por la Procuraduría General de la Nación por haber incurrido en la desaparición forzada del joven Guillermo Hurtado Parra, cuando Pacheco Granados era oficial de la Policía Nacional.


La Justicia Penal Militar, entre tanto, lo condenó por “detención arbitraria”, razón por la cual recientemente la Fiscalía General de la Nación asumió la investigación y llamó a indagatoria a Pacheco Granados por el delito de desaparición forzada de personas.


El Colectivo de Abogados confía en que la Corte Suprema tendrá presentes los argumentos del amicus curiae a la hora de resolver la admisión del recurso de Casación, así como a la hora de decidir de fondo el caso. La Corte Suprema tiene la oportunidad de hacer justicia en un caso de evidente persecución contra la defensa de los derechos humanos en Colombia en un momento en que el país busca caminos de paz y reconciliación.


David Ravelo Crespo, Defensor de Derechos Humanos de Barrancabermeja, víctima de un montaje judicial, detenido en la cárcel la Picota desde el año 2010, a la espera de la revisión del recurso de Casación presentado en marzo de 2014 ante la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.



P.-S.

Amicus curiae (amigos de la Corte) es un instrumento jurídico mediante el cual se ponen en consideración ante un tribunal argumentos orientados por los instrumentos internacionales de derechos humanos con la pretensión de que se garanticen el Estado de Derecho y el debido proceso en un caso determinado. No pretende imponer un concepto al Tribunal sino que busca aportar criterios jurídicos para que sean considerados a la hora de tomar sus decisiones sobre el caso en cuestión. Además es una manera de hacer saber al tribunal que hay una enorme preocupación de la conciencia jurídica internacional sobre el desarrollo de un caso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…