Ir al contenido principal

¿Se atrevería Santos a patear la Mesa de Conversaciones de La Habana?

Análisis
Tomado de ANNCOL
Por Allende La Paz



Siempre han actuado así. Una vez conseguidos sus objetivos –en este caso la re-elección presidencial-, les importa un carajo la decisión por la cual los votaron los colombianos. Y siguen haciendo lo que les viene en gana. Porque ellos creen que Colombia es una finca de ellos. O que por lo menos son sus capataces y pueden mandar lo que les antoje sin tener en cuenta el sentir y los deseos del ciudadano de a pié.

Por ello, el presidente Santos –el “asesino de Alfonso Cano” y de miles de jóvenes mediante los “falsos positivos” o ejecuciones extrajudiciales- ante lo que era previsible del accionar de las FARC-EP, la cual como todavía estamos en guerra porque él, Santos, no quiere firmar un Acuerdo de Cese Bilateral de Fuegos, amenaza con patear la Mesa de La Habana.

Favor que les haría a las FARC. Pateéla, señor, y verá que el mundo entenderá entonces la posición de las FARC-EP. La ignorancia política de esta oligarquía –sumada a un pensamiento bi-polar que está por estos días en fase maníaca- que no quiere entender que Colombia ya no es el mismo país desde que lanzaron el Decreto de Guerra en 1964. A pesar de seguir atornillados al poder, Colombia ya entendió –y por eso lo votaron en las pasadas elecciones (por la Paz)- que nuestros caminos, los de los colombianos de a pié, siguen sendas diferentes de la oligarquía y sus testaferros, y por ello jamás le habián participado –y aún toda hoy no le participan- en el circo electoral (60-80% de abstención) y ha ido construyendo y reconstruyendo –ante la arremetida del Terrorismo de Estado- el tejido social.

La “piedra” que se la salió a Santos es porque las FARC-EP le están saboteando la economía al impedir que por Buenaventura salgan las exportaciones que “sanean” la economía, incluyendo, claro está, la salida del contrabando de cocaína. Sus amigos –de Santos- ven como sus exportaciones no salen en los buques y así se despiden de unos cuantos miles de dólares que debilitan económicamente a la oligarquía y políticamente les demuestran a todo el mundo que las FARC-EP ha entrado en un proceso compeltamente nuevo de saboteo a la economía, lo cual de persistir en el tiempo y el espacio, producirá la derrota de la oligarquía en el poder.

La enfermedad bi-polar que padece el presidente –además de la próstata- le impide ver que cuando el lanza los “clarines de guerra” al decir que “yo mandé matar a Alfonso Cano”, al pedir a los militares de sus fuerzas militares-narcoparamilitares que sigan lanzando sus jaurías en contra de los comandantes de las FARC y los bombardeen con bombas de 500 kilos y bombas racimo, lo que hace es precisamente lo que le enrostra ahora a las FARC: profundizar la guerra.

Sabido es que en la guerra toda acción genera una reacción. Al amenazar –y cumplir- con el exterminio del contrario, Santos hace que ese contrario le propine cada vez más golpes más duros, durísimos, o como ahora, que en desarrollo de sus planes militares entren a sabotear la economía, fase que requiere una guerrilla bien estructurada. Podrán seguir malgastando millones de dólares diarios –más de 30 millones de dólares diarios-, pero la “culebra” está viva y parece que seguirá viva. Y mientras esa culebra esté viva seguirá combatiendo a su enemigo de clase, al tiempo que impide que desde Colombia se lanze un ataque contra la revolución bolivariana.

Si de verdad Santos quiere la Paz debe acordar con las FARC-EP un Cese Bilateral de Fuegos y no estar buscando apoyos internacionales a su bi-polar política de Represión-Conversación. La paz en este momento preciso requiere hechos concretos que abran las alamedas de la reconciliación y la reconstrucción nacional para sacar a Colombia del foso del atraso en que la ha sumido la incapaz oligarquía en el poder.

Se atrevería Santos a patear la Mesa de La Habana? No lo creemos. Eso si sería un suicidio político. Eso pensamos nosotros

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…