Ir al contenido principal

Formidable triunfo de la movilización y la protesta

Comunicado





“Volvemos a nuestras parcelas, resguardos, territorios colectivos
y barrios populares, con un primer parte de victoria,
convencidos de la efectividad de la unidad,
las propuestas desde la base y la movilización.”

Comisión Política Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular
9 de mayo de 2014

La Mesa Única Nacional será el espacio donde 35 delegados y delegadas, campesinos, indígenas y negros, debatirán con el Gobierno Nacional el pliego de exigencias emanado de la Cumbre Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular reunida entre el 15 y el 17 de marzo pasado. Mandatos populares en tierra y territorio, derechos políticos de comunidades agrarias, minería y medio ambiente, economía étnica y campesina, cultivos de coca, marihuana y amapola, derechos sociales y paz con justicia social, son los grandes capítulos de las reivindicaciones.

Y ese espacio, propio para la construcción de acuerdos sobre los complejos problemas del campo y la ciudad, es el primer triunfo de este proceso que agrupa decenas de articulaciones de movimientos sociales. Producto de su organizada y justa resistencia, la Cumbre Agraria logra reconocimiento político al convertirse en factor determinante de las políticas públicas sobre el agro.

La lucha por la tierra entendida como territorio, como abrigo natural de las comunidades y fondo de su sustento, está en el centro de la confrontación económica, social, política, armada y cultural vivida en Colombia hace más de 80 años, podemos situar su origen en la progresista, en su momento, ley de tierra o ley 200 de 1936 promulgada por el entonces presidente Alfonso López Pumarejo.

Para aproximarse al entendimiento del problema agrario, campesino, étnico y popular, no basta mirar solo la tenencia de la tierra, parte esencial de esa problemática es la forma de producción y la infraestructura necesaria para permitir al campesinado vivir con dignidad de su trabajo. Es vital proyectar la economía campesina como sustento importante de la economía nacional y de la soberanía.

Y no es de extrañar la coincidencia de objetivos, problemas y propuestas de soluciones entre el sector rural en Colombia y las FARC-EP en La Habana, somos los pobres de la patria en lucha por sus derechos y en disposición de construir soluciones, lo cual no implica renuncias ni capitulaciones.

Además hay una ligazón íntima entre la tierra y su problemática y el punto objeto de debate actual en La Mesa: Solución al problema de las drogas ilícitas, pues es la población rural la más perseguida y satanizada con la fracasada guerra contra las drogas, siendo el eslabón más débil y el menos beneficiado. Parte esencial de la solución a los cultivos de eventual uso ilícito es una verdadera reforma agraria integral.

Reiteramos, aquí en La Habana, buscamos construir acuerdos que viabilicen soluciones para la problemática nacional, es decir para las mayorías. Como pueblo que somos, ahí se resuelven los problemas de guerrilleros y guerrilleras.

Esta primera y significativa victoria, por el momento en que se logra, de la Cumbre Agraria es patrimonio y atañe al pueblo y sus organizaciones. Igual es pertenencia de las mayorías nacionales La Mesa de Diálogos.

La práctica nos demuestra la posibilidad de construir caminos ciertos de solución a pesar de los volúmenes negativos de desinformación y las maniobras de los enemigos de la reconciliación, aquellos que se lucran de la guerra.

Va nuestro saludo, pleno respaldo y toda la solidaridad, al formidable triunfo de la movilización y la protesta.

¡La tierra para el que la trabaja!
Delegación de Paz de las FARC-EP

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…