Ir al contenido principal

Comienza un nuevo Paro Agrario y Popular: el Gobierno no le cumplió al campo

Análisis
Tomado de Rebelión 
Por Agencia Prensa Rural



Organizaciones sociales del sector agrario preparan una nueva movilización nacional ante el incumplimiento y negligencia de las autoridades frente a sus demandas.

Los procesos que confluyen en la Cumbre Agraria tienen previsto reactivar el paro agrario en la primera semana de mayo, mientras que Dignidad Agropecuaria estableció el 28 de abril como la fecha en que volverá a la protesta.

Reunión con Santos
El 11 de abril pasado, voceros de la Cumbre Agraria se reunieron con el presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien se comprometió a instalar una mesa única de interlocución, tal como lo plantearon las organizaciones de la cumbre.

Antes, ya se había presentado ante la Presidencia un pliego único de exigencias, documento que recoge las demandas de los sectores rurales movilizados en el 2013.

Sin embargo, la Cumbre Agraria decidió mantener la convocatoria a un nuevo paro agrario y popular, que sólo se desmontaría si el gobierno da cumplimiento efectivo a sus demandas.

Para las organizaciones populares, lo manifestado por Santos se queda en el discurso sin que se vean acciones concretas para atender sus peticiones. “La reunión transcurrió en una serie de discursos en el marco de la campaña a la reelección, dejando ver su poca voluntad de negociar el pliego”, plantearon los voceros.

El nuevo paro fue acordado en la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular que se celebró en Bogotá en marzo pasado. En ese evento, miles de delegados evaluaron el cumplimiento de las promesas hechas por el gobierno en septiembre del 2013. Promesas con las que se levantó la movilización que durante tres semanas se mantuvo en diferentes regiones del país pero que aún no se han materializado en políticas y acciones concretas.

Según un comunicado del Congreso de los Pueblos (una de las organizaciones de la cumbre), se convocará a las comunidades a movilizarse “a partir del 1 de mayo”, en coincidencia con la fiesta de los trabajadores.

“La Cumbre Agraria ha sido un logro de las organizaciones del campo colombiano, hermanadas hoy a través de un pliego unitario que no pide limosnas sino que exige cambios en las políticas de Estado sobre los problemas de la tierra, los bienes minero-energéticos, la paz y los derechos”, dice el documento.

Por su parte, Marcha Patriótica planteó que “la única forma de desactivar el paro nacional es ofreciendo soluciones y cumpliéndolas. ¿Será que Santos hará eso?”

Otros sectores también se sumarían a las protestas, como el movimiento indígena y los afrodescendientes.

También las “dignidades”
Por su parte, el movimiento Dignidad Agropecuaria reiteró su decisión de movilizarse nuevamente.

En un comunicado firmado el 15 de abril, esa organización, que agrupa a pequeños y medianos productores de varias regiones del país, estableció que “no fueron atendidas las solicitudes de cumplimiento cabal de los acuerdos firmados por representantes oficiales”.

Ante la situación, Dignidad Agropecuaria ratificó su decisión de volver a paro el 28 de abril.

“Que los colombianos entiendan la justeza de este paro, que no obedece a fines diferentes a la situación de declive del campesino y del empresario agrícola”, pidió ese movimiento.

Recientemente, el gobierno logró frenar un paro arrocero luego de llegar a acuerdos sobre refinanciación de créditos para el sector y precios que mejoren los ingresos para los cultivadores.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…