Ir al contenido principal

Así participan los medios de comunicación en la guerra en Colombia. Los mismos enemigos de la Paz

Análisis
Tomado de Cambio Total.
Por Allende la Paz


Desde siempre hemos demostrado que los medios de comunicación en poder de la oligarquía participan directamente en la guerra interna que padece Colombia por cuenta de la oligarquía en el poder, la cual sigue las orientaciones del imperio USAmericano.

Desde las páginas de los diarios oligárquicos y las oficinas de las cadenas radiales -y posteriormente desde la televisión- todos los días de todos los años se leen y escuchan y se ven diatribas contra los luchadores populares que insisten en construir un país en paz con justicia social.

Ni qué decir cuando desde el estado, los gobernantes de turno declaran y determinan la guerra contra el pueblo, a fin de imponerle –a sangre y fuego- los planes económicos que garantizan el robo de nuestros recursos naturales. Desde 1964, cada cuatro años, escuchamos las diatribas presidenciales contra los luchadores populares –incluidas las guerrillas- y sus declaraciones se traducen en ejecuciones extrajudiciales, masacres, desapariciones, y torturas, de « civiles » no inmersos en la guerra -pero que reciben el tratamiento de guerra dado por las fuerzas estatales-, todas ellas adelantadas por las fuerzas militares-narcoparamilitares, los instrumentos perversos que tienen para adelantar la guerra.

Queremos señalar apenas dos casos del manejo demencial que la oligarquía le da a la lucha de un enemigo que al ser magnificado en sus propios diarios y emisoras, pareciera que justificara cualquier exceso por parte de las fuerzas represivas estatales, incluso el contubernio impúdico con delincuentes como los narco-paramilitares, monstruosas criaturas creadas, criadas y amamantadas por ellos mismos.

Decía uno de los Santos, dueños totales del diario El Tiempo hasta hace algunos años, Enrique Santos Calderón para ser más exactos, que « ... A un enemigo No Convencional no se le puede enfrentar con Métodos Convencionales. Hay que volverse como él. No dar la cara, golpear en la oscuridad... ». Esta visión troglodita y asesina permitió –y justifico- el exterminio de la Unión Patriótica (U.P.), caso del único partido político del mundo sometido al genocidio más brutal con el asesinato de más de 5.000 de sus líderes, y hasta los niños eran objeto psicopático a los cuales les picaban sus órganos genitales para « exterminar hasta la semilla ».    

Visión que permitió también –como no- la persecución sobre las bases mentales demenciales de los « defensores del régimen oligárquico », sobre la base de sus sátrapas « inteligencias », perseguir y torturar hasta a ancianos revolucionarios como el poeta comunista Luis Vidales y el lanzamiento de la « caballería militar » contra el noble Garcia Garcia Márquez, posteriormente galardonado con el Nobel de Literatura, quien milagrosamente –porque a pesar de todo aún funciona la solidaridad y la amistad- alcanzó a saber a tiempo los planes en su contra, refugiarse en la embajada de México y posteriormente exiliarse en ese país, condenando a nuestro ilustre escritor, también revolucionario como el poeta Vidales, a vivir más de 40 años en el exilio, porque « el que la debe la teme » según la visión estrechísima de un periodista de El Tiempo, quien quizá ya estaba sangrando por la herida por no alcanzar la excelencia mental y literaria que Gabito ya exhibía ante el mundo.

Son ellos, los mismos « enemigos de la Paz ». Desde 1964 el imperio decidió la guerra en nuestro país, y desde entonces la oligarquía cipaya, « con las rodillas hincadas ante el oro americano » según el decir de otro mártir asesinado por la oligarquía, J.E. Gaitán, cumple « religiosamente » la orden que le imparten en los centros de poder de Washington. Son ellos, los Santos, Vargas-Lleras, Ospinas, Gómez, Londoños y la oligarquía mafiosa, los que han dejado tendidos más de 966.000 víctimas mortales y más de 5 millones de desplazados forzosos internos y externos, convirtiendo a Colombia en un enorme cementerio por el que vagan por mas de « cien años de soledad » los colombianos pobres, tratando de sobrevivir en la informalidad, la desocupación, la miseria y la carencia absoluta de medios para vivir dignamente.

Esa es la « obra » de la oligarquía en el poder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…