Ir al contenido principal

Carta pública al vicepresidente Angelino Garzón

Comunicado



La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, 3 febrero 2014

Señor:
ANGELINO GARZÓN
Vicepresidente de la República
Bogotá

Hemos leído con suma atención su reciente pronunciamiento como ciudadano acerca de la conveniencia, de que tanto el Gobierno como la guerrilla de las FARC, en beneficio de la paz para Colombia, suscriban de inmediato un “Acuerdo sobre minimos humanitarios” que permitan fortalecer y avanzar en los diálogos de La Habana.

Sobre el particular, permítanos recordarle al país, que desde el inicio de las conversaciones de paz con el Gobierno del Presidente Santos, las FARC-EP hemos manifestado de manera pública y reiterada nuestra absoluta disposición para concertar y firmar de manera inmediata un Tratado de Regularización de la Guerra, o un cese bilateral de hostilidades entre las partes que, con verificación internacional, facilite encontrar con mayor rapidez ambientes de seguridad y confianza entre las comisiones de diálogo de las partes, y  sobre todo, para  aliviar las tragedias y la zozobra que afectan a millones de colombianos, inmersos en la vorágine de esta guerra.

A nuestra propuesta de pactar un cese bilateral del fuego, o un Tratado de Regularización de la Guerra, la respuesta del gobierno en boca del ministro de la guerra, Juan Carlos Pinzón, y de algunos altos mandos que se benefician de la confrontación, ha sido de rechazo absoluto.

Simultáneamente, a la postura de confrontación permanente y fatal, adoptada por el Gobierno, los que no arriesgan el pellejo, pero sí se benefician de esta prolongada contienda, los  corifeos de la guerra y la violencia contra el pueblo y sus organizaciones, incrustados todos ellos en las altas esferas de la sociedad y en la mayoría de los medios de comunicación, radio, prensa y televisión, desatan una  mediática campaña exigiéndoles a las FARC EP, que cesen unilateralmente la lucha a fin de asegurar la ofensiva y la agresión desatada por los altos mandos, algunos de ellos representantes del mas hirsuto militarismo en Colombia. 

Señor Vicepresidente, el Estado colombiano ha reconocido la existencia de un conflicto social y armado en el territorio nacional, que implica la existencia de dos fuerzas en conflicto: la oficial y la insurgente. Por tanto, no se entiende ni resulta lógico, que se pretenda exigir el cese unilateral de fuego a una sola de las partes, en este caso a las FARC-EP, en tanto el ejército, la policía, la marina, los asesores militares norteamericanos, israelíes e ingleses, continúan bombardeando, asesinando y persiguiendo, no solo a los combatientes de las FARC-EP y el ELN, sino a los luchadores por la recuperación de tierras, a los dirigentes agrarios, estudiantiles y sindicales, a los dirigentes de la Marcha Patriótica y de la UP. 

En ese contexto, doctor Angelino, no obstante las limitaciones ostensibles de su propuesta, la valoramos positivamente y desde ya, estamos dispuestos a concertar con el gobierno su implementación inmediata, agregando como es lógico, que el catálogo  de obligaciones para el gobierno deberá incluir entre otros aspectos, el desmonte de sus bandas criminales afines, tales como las llamadas “Urabeños”, “Rastrojos”, “Ejercito Anti restitución de Tierras” y otras mafias del narcotráfico, mal denominadas Bacrim, que son apenas las siglas del paramilitarismo criminal que nunca ha dejado de existir ni de contar con el respaldo del Ejército y la Policía.

Señor Vicepresidente, a nuestro juicio, la sensatez y el patriotismo de su propuesta acerca de pactar unos “mínimos humanitarios”, resulta de involucrar como es de elemental sentido común, a las dos partes que intervienen en el conflicto, es decir al Gobierno y a la insurgencia.

Sin otro particular,

Delegación de Paz de las FARC-EP.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mientras Duque juega a viajar por el mundo se dispara genocidio indígena

Análisis
Tomado de Pacocol
Por ARMANDO WOURIYU VALBUENA 
- Presidente ONIC 1999-2003


(Extractos) Que los árboles, animales y aguas gocen de buena salud, y traigan frutos, nuestros hijos se reproduzcan para mantener la energía vital de los Pueblos, que la dignidad se mantenga y perdure a nuevas generaciones, ya que en nuestras acciones está el bienestar y la extensión de la especie humana siendo de interés preservar la justicia milenaria en la oralidad.



Las cosas funcionaban de esta manera hasta que el imperio hispano católico, causó la guerra con sus caballos, pólvora y espadas.

Bajo el pensamiento (…) que contempla a un solo dios del sexo masculino, la mujer nace de un hombre y las personas son temerosas de ese dios (…)

La filosofía hispano católica, se impuso con los deberes morales de sus soldados causando despojo, desplazamiento, masacres, exterminios, envenenamientos etc., y luego se inició el proceso de gobernabilidad creándose el Virreinato de la Nueva Granada, donde el propietario de…

Torturas en la Escuela de caballería: Que la verdad y la justicia salgan a la luz

Análisis Tomado de Pacocol Por Rafael Barrios Mendivil - Colectivo de Abogados 


La Corte Suprema de Justicia, el 8 de agosto de 2019 precluyó la investigación contra la doctora Ángela María Buitrago Ruíz porque llegó a la conclusión que efectivamente Edgar Villamizar Espinel sí compareció a la Escuela de Caballería en el 2007 y, al no prefabricarse la prueba, el prevaricato por exclusión de materia quedó automáticamente sin sustento.

Corría el año 2007 cuando el cabo del ejército Edgar Villamizar Espinel llegó a la Escuela de Caballería durante una diligencia que adelantaba la fiscal Ángela María Buitrago Ruíz en el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia. Villamizar le dijo la verdad a la fiscal, que había visto en dicha guarnición militar a varios desaparecidos del Palacio y le escuchó decir al coronel Luis Alfonso Plazas Vega: “cuelguen a esos hijueputas”.

Tres años después, el señor Plazas Vega denunció a la fiscal Ángela Buitrago por falsedad ideológica en instrumento públi…

Qué lucha armada, ni qué ocho cuartos

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

En días pasados, en un evento con un buen número de reincorporados de las Farc, conversé con un antiguo mando de la organización, a quien conocí en filas como un destacado guerrero. Un hombre que pasó la mayor parte de su vida guerrillera en fuego cruzado con el enemigo, dirigiendo unidades cada vez más grandes, desempeñándose con maestría en las más complicadas situaciones de combate.

Un tipo modesto, como ordenaba el estatuto fariano. Que nunca se sintió mejor que los demás, que cumplía sus misiones al pie de la letra, que se sentía miembro de un Ejército en el cual el esfuerzo y las capacidades de cada uno, eran importantes en el momento preciso. Entrados en confianza, me comentó que con alguna frecuencia recibía propuestas o razones de los llamados disidentes, en las que le proponían retomar las armas junto a ellos.

Antiguos compañeros de lucha que insisten en continuar alzados, con el supuesto fin de consumar el plan estratégico aprob…