Ir al contenido principal

Carta pública al vicepresidente Angelino Garzón

Comunicado



La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, 3 febrero 2014

Señor:
ANGELINO GARZÓN
Vicepresidente de la República
Bogotá

Hemos leído con suma atención su reciente pronunciamiento como ciudadano acerca de la conveniencia, de que tanto el Gobierno como la guerrilla de las FARC, en beneficio de la paz para Colombia, suscriban de inmediato un “Acuerdo sobre minimos humanitarios” que permitan fortalecer y avanzar en los diálogos de La Habana.

Sobre el particular, permítanos recordarle al país, que desde el inicio de las conversaciones de paz con el Gobierno del Presidente Santos, las FARC-EP hemos manifestado de manera pública y reiterada nuestra absoluta disposición para concertar y firmar de manera inmediata un Tratado de Regularización de la Guerra, o un cese bilateral de hostilidades entre las partes que, con verificación internacional, facilite encontrar con mayor rapidez ambientes de seguridad y confianza entre las comisiones de diálogo de las partes, y  sobre todo, para  aliviar las tragedias y la zozobra que afectan a millones de colombianos, inmersos en la vorágine de esta guerra.

A nuestra propuesta de pactar un cese bilateral del fuego, o un Tratado de Regularización de la Guerra, la respuesta del gobierno en boca del ministro de la guerra, Juan Carlos Pinzón, y de algunos altos mandos que se benefician de la confrontación, ha sido de rechazo absoluto.

Simultáneamente, a la postura de confrontación permanente y fatal, adoptada por el Gobierno, los que no arriesgan el pellejo, pero sí se benefician de esta prolongada contienda, los  corifeos de la guerra y la violencia contra el pueblo y sus organizaciones, incrustados todos ellos en las altas esferas de la sociedad y en la mayoría de los medios de comunicación, radio, prensa y televisión, desatan una  mediática campaña exigiéndoles a las FARC EP, que cesen unilateralmente la lucha a fin de asegurar la ofensiva y la agresión desatada por los altos mandos, algunos de ellos representantes del mas hirsuto militarismo en Colombia. 

Señor Vicepresidente, el Estado colombiano ha reconocido la existencia de un conflicto social y armado en el territorio nacional, que implica la existencia de dos fuerzas en conflicto: la oficial y la insurgente. Por tanto, no se entiende ni resulta lógico, que se pretenda exigir el cese unilateral de fuego a una sola de las partes, en este caso a las FARC-EP, en tanto el ejército, la policía, la marina, los asesores militares norteamericanos, israelíes e ingleses, continúan bombardeando, asesinando y persiguiendo, no solo a los combatientes de las FARC-EP y el ELN, sino a los luchadores por la recuperación de tierras, a los dirigentes agrarios, estudiantiles y sindicales, a los dirigentes de la Marcha Patriótica y de la UP. 

En ese contexto, doctor Angelino, no obstante las limitaciones ostensibles de su propuesta, la valoramos positivamente y desde ya, estamos dispuestos a concertar con el gobierno su implementación inmediata, agregando como es lógico, que el catálogo  de obligaciones para el gobierno deberá incluir entre otros aspectos, el desmonte de sus bandas criminales afines, tales como las llamadas “Urabeños”, “Rastrojos”, “Ejercito Anti restitución de Tierras” y otras mafias del narcotráfico, mal denominadas Bacrim, que son apenas las siglas del paramilitarismo criminal que nunca ha dejado de existir ni de contar con el respaldo del Ejército y la Policía.

Señor Vicepresidente, a nuestro juicio, la sensatez y el patriotismo de su propuesta acerca de pactar unos “mínimos humanitarios”, resulta de involucrar como es de elemental sentido común, a las dos partes que intervienen en el conflicto, es decir al Gobierno y a la insurgencia.

Sin otro particular,

Delegación de Paz de las FARC-EP.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…