Ir al contenido principal

Todo en un solo lugar

Análisis
Tomado de Revista Semana
Por Daniel Coronell


UN PARAMILITAR ACUSÓ AL SEÑOR ESCOBAR DE HACER PARTE DE SU MISMO GRUPO. SU CASO FUE ARCHIVADO VELOZMENTE. POR ESA ÉPOCA SU HERMANA YA ERA UNA IMPORTANTE FUNCIONARIA DE LA FISCALÍA, AUNQUE TODAVÍA NO ERA DIRECTORA DEL CTI.

Unicentro Villavicencio puede ser el centro comercial más interesante del país. Narcotraficantes, paramilitares, un general en problemas y el hermano de la semicaída exdirectora del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI) han tenido que ver con este exitoso lugar. 

Empecemos por el último. En esta columna les conté que empezando el año había sido nombrado en un cargo profesional de la Fiscalía un hermano de la directora del CTI, Maritza Escobar Baquero. 

El asunto no se quedaba en el nepotismo. El señor William Escobar había aplicado para un cargo de investigador criminalista del CTI pero –vaya uno a saber por qué– terminaron designando al graduado en Ciencias Militares como profesional de la Dirección Administrativa y Financiera de la Fiscalía.

La verificación de la hoja de vida del señor Escobar fue supervisada por su propia hermana, la directora del CTI. La deficiente verificación dejó ver, no obstante, que el señor había sido denunciado varias veces por violencia intrafamiliar y que, en una de esas oportunidades, la esposa había desistido de la querella antes (!) de presentar la denuncia. Aunque parezca increíble, existen documentos que prueban que ella retiró sus quejas dos años antes del maltrato.

La historia se pone aún mejor. Un paramilitar, que entregó sus armas, acusó al señor Escobar, dueño de una empresa de vigilancia para la que trabajaba, de hacer parte de su mismo grupo: el Bloque Centauros de las Autodefensas. La Fiscalía decidió abrirle proceso por “concierto para delinquir y terrorismo”, pero el señor Escobar salió de problemas apenas en ocho días. Su caso fue archivado velozmente. Por esa época, su hermana ya era una funcionaria importante de la Fiscalía, aunque todavía no había llegado a directora del CTI.

Como consecuencia de la columna, la Fiscalía anunció primero que el señor Escobar no se posesionaría y después que se le aceptaba la renuncia a la directora del CTI. 

Al final el anuncio resultó sonoro pero vacío. 

La doctora Maritza seguirá en la Fiscalía ya no como directora del CTI sino como fiscal delegada ante el Tribunal de Cundinamarca. Es decir, el ente acusador considera –después del exabrupto ético– que ella no puede ser jefe de los investigadores judiciales del país, pero sí puede desempeñarse como fiscal.

El tema pudo haber tenido un entierro de tercera como la mayoría de las investigaciones por corrupción pero hay una parte que sigue insepulta. 

La hoja de vida que don William presentó al CTI afirma que fue “directivo” de la empresa de seguridad Sociedad Río Humea Limitada. En realidad el señor Escobar era más que un simple “directivo”. Los papeles mercantiles prueban que ha sido y sigue siendo el gerente y mayor accionista de la firma que operó, según él, hasta 2011.

Pero –y aquí empieza un nuevo capítulo de sorpresas– la empresa del señor Escobar había perdido su licencia de funcionamiento cuatro años antes de 2011. La Superintendencia de Vigilancia y Seguridad le revocó la autorización por irregularidades encontradas en una visita de inspección.

Una de esas irregularidades consistía en prestar servicios de vigilancia en zonas rurales y urbanas con hombres no uniformados y fuera de las zonas autorizadas. La Superintendencia en su resolución se refiere específicamente a Unicentro Villavicencio. 

Ese centro comercial fue construido en un terreno que perteneció al paramilitar Ramiro ‘Cuco’ Vanoy y que terminó en manos de Marco Antonio Gil, alias el Papero, condenado por narcotráfico, lavado de activos y enriquecimiento ilícito. 

La Unidad Investigativa del diario El Tiempo reveló que entre los promotores de esta obra –que cuidaba don William– estaba la esposa del general de la Policía Flavio Buitrago, quien fuera jefe de seguridad del expresidente Uribe.

La esposa del general Buitrago, Elba Alieth Pulido, figura además como compradora de un local de 369 millones de pesos en el pujante Unicentro Villavicencio. El general Buitrago está cómodamente detenido en las instalaciones del Cespo de la Policía y su esposa goza de detención domiciliaria. Los dos están acusados de enriquecimiento ilícito.

La Fiscalía, en su sabiduría, estableció hace unas semanas que las hijas cuarentonas de alias el Papero, su yerno, su esposa y una de sus compañeras sentimentales –beneficiarios de muchos de sus bienes– nunca supieron nada sobre las actividades delictivas de Gil. 

El 23 de diciembre, mientras sonaban los villancicos, el ente acusador decidió acabar los procesos que les adelantaba por testaferrato y enriquecimiento ilícito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …