Ir al contenido principal

Tercería sin ton ni son

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Allende La Paz 


Mirar los hechos de una supuesta « tercería » en Colombia nos hace sentir « el ridículo en piel ajena ».  Es que pretender unir lo que por posición de clase es imposible, no deja de ser un tremendo error.  No peguemos con baba la unión de la izquierda, que en sí es la expresión de las necesidades del pueblo, ese pueblo excluído y olvidado por las clases en el poder durante más de 200 años.

La « izquierda » tiene que ser una izquierda revolucionaria, en primer lugar, incorruptible. No hay izquierda « rosadita », ni izquierda desde posiciones de clase de derecha. Los que hablan de « tercería » lo hacen desde una óptica de clase de derecha, es decir, desde el establecimiento que ha mantenido el poder a sangre y fuego en Colombia. Es ridículo querer « atraer » a posiciones de izquierda a individuos que son claramente de derecha. 

Acaso Peñaloza, Mockus o Navarro son de « izquierdas » ? No, de ninguna manera. Ellos hacen parte del establecimiento, sus posiciones son claramente desde el punto de vista de los sectores en el poder. Entonces por qué intentar « pegar con saliva de loro » algo que desde el principio está condenado al fracaso ?

Creemos que más que deseos de la izquierda –deseos, solo deseos-, lo que debe primar es un « análisis concreto de la situación concreta ». En ese análisis debe primar la posición de clase en los hechos. Recordemos que no porque yo diga que una persona es una « tercería » eso significa que de verdad lo sea. No. Sabido es que los medios de comunciación en poder de las oligarquías juegan su papel en favor del triunfo de esas oligarquías.

Ahora bien, una vez concretada la Unidad de la Izquierda Revolucionaria sobre puntos programáticos y con acuerdos sobre el compromiso ético-moral de los elegidos (revocatoria de representatividad, etc),  podemos realizar acuerdos con otros sectores. Hay sectores políticos en los partidos tradicionales que por su práctica los demuestra como de « izquierda »  o realmente de « avanzada » y ellos serán en primer lugar los tenidos en cuenta para la política de alianzas, máxime cuando en la práctica diaria, en la lucha diaria, esos sectores están con el pueblo luchado por sus más sentidas reivindicaciones.

Ha sido realmente grotesco el espectáculo dado por el PDA y sus múltiples escisiones –arrancando cada uno por su lado en práctica pequeño-burguesa típica-, y cada sector que « arranca » le arranca al PDA su representatividad como si los elegidos –congresistas y representantes- lo hubieran sido a nivel personal y no colectivo. A ésta práctica hay que ponerle coto mediante decisiones asamblearias que establezcan que todo el que abandone las filas pierde la representatividad, con lo cual fortalecemos el espíritu colectivo de los que quedan en el partido.

Evidentemente que es en la práctica, en los hechos concretos, en la lucha diaria, en donde debemos ir concretando la unidad de la izquierda con los otros sectores en posibilidad de adelantar una política de alianzas. No es con « acuerdos por lo alto » porque esos « altos designios » el día menos pensado se disipan como una burbuja en el aire. Trabajo, trabajo, trabajo ; lucha, lucha, lucha, son las bases de una unidad de la izquierda con sectores que tienen posición de clase popular en la práctica.

Esta realidad está ante nuestros ojos. Por qué no la vemos? Por qué siempre dejamos que nuestra línea política la traten de dictar los medios de comunicación en poder de la oligarquía? Inventemos y erremos, pero hagámoslo nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …