Ir al contenido principal

La politiquería y la política

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Domínico Nadal



 


Hablar de los últimos sucesos de la vida ”política” nacional es algo que da vergüenza. Ver el circo de los "derechosos” -porque ni son de derecha ya que carecen de una ideología que represente esa corriente superada de la política, mas no enterrada-, es decir, ver el ”entierro” de tercera categoría que le dió Uribhitler con el circo de la designación -mas no elección- delcandidato presidencial del Álvaro Uribe Centro Democrático.

Un ser anodino, sin fogosidad, sin ser ”político”,  ni talla de estadista, le designan para ”representar” al ”uribismo” en la contienda electoral venidera con el encargo de conquistar, o re-re-conquistar mejor, el gobierno convirtiéndolo y convirtiéndose, en el títere manejado por el titritero de la mafia. Tamaña tarea no podrá ser acometida porque la verdad es que el pueblo colombiano no traga entero y no se come el embuchado de aguantarse otra vez cuatro años a Uribhitler dictándo cátedra -y gobernando en la sombra- sobre los habido y lo por haber y sobre las vigencias futuras.

Razón tiene el ex ministro de defensa, Silva, cuando dice que cuando ve a Uribhitler ve al ”Patrón” Pablo Escobar Gaviria, primo de otro nombrado a dedo por Uribhitler para meterlo en la cueva de corruptos que es el congreso colombiano, aunque hay que decirlo, ”el que tiene rabo de paja no se acerca a la candela” (o es que ya olvidamos los 800.000 euros que le dieron los alemanes por la compra de una fragata?).

Uribhitler durante los años que permaneció atornillado al sillón presidencial de la Casa de Nariño -convertida por los ”subalternos” del nuevo ”Patrón” en sitio de encuentro con la mafia del narcotráfico y paramilitarismo-, violó la maltrecha Contitución del 91 cuantas veces le dió la gana, con co-hecho incluído, con el beneplácito de un congreso supercorrompido, al punto que la CSJ tuvo que enviar a la cárcel a 40 de sus miembros e investigar más de 80, precisamente en lo que se dió en llamar la ”narco-para-política uribista”, un verdadero sumum de la politiquería colombiana.

La verdadera política es la que están haciendo en la Mesa de La Habana. Verdadera política la que adelantan las FARC-EP con los delegados del gobierno, aunque por ese lado hay uno que otro politiquero colado. En la Mesa se discute el futuro del país y la grandeza política de las FARC está palpable en sus más de 200 propuestas llevadas a ella para la discusión y propagandizadas ante el pueblo, el constituyente primario y gran elector. La posición gubernamental ha sido timorata y aun no se decide del todo a ”agarrar el toro por los cuernos” y decirle al pueblo colombiano y los pueblos del mundo que vamos hacia la construcción de un Nuevo País con nuevas Instituciones y lógicamente con Nueva Constitución.

De hacerlo así no habría ninguna ”derecha”, ningunos politiqueros que pudieran parar el torrente del pueblo manifestándose, como se ha manifestado por éstos días en el Paro Agrario y Popular. El pueblo colombiano sabe muy bien que la única propuesta de la derecha mafiosa y militarista es ”guerra, más guerra”, guerra de la cual todos estamos mamados. Por ello, si el gobierno quisiera enfrentar el futuro de manera positiva tendría que definirse de una vez por toda por la Paz con Justicia Social.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…