Ir al contenido principal

Hablando de bandidos…


Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Allende La Paz





El ministrico de guerra, el ”pesista” Pinzón, dice que el país no puede « poner su agenda en unos bandidos ». Cuando los militaristas hablan de « bandidos » están hablando de los luchadores sociales que pretenden –y lograrán- una transformación de la sociedad. No habla de los verdaderos « bandidos » que el capitalismo neoliberal alimenta como sus dilectos hijos. Veamos.

Los más grandes « bandidos » son la llamada « clase política » empotrada en Congreso, Justicia, y funcionarios estatales. Los escándalos de corrupción son pan de cada día y ni los militares, ni la policía se escapan de esa corrupción. A más de su corrupción por el contubernio impúdico con los « delincuentes de cuello blanco », está la corrupción con los « delincuentes de cuello negro ».
Cómo explicar que haya « políticos profesionales » que toda la vida la han pasado –y la pasan- de puesto burocrático en puesto burocrático y terminan manejando una « clientela », corrupta como ellos mismos. Cómo explicar la existencia de unos Valencia-Cossio, o Guerra-Tuelas, o Names y Char en Barranquilla, o unos Pinedos Vidal y etc en Santa Marta, o unos Santos o Vargas-Lleras en Bogotá... si no es por la trama de la más absoluta corrupción ?

El narcotráfico permeó toda la « sociedad » en su conjunto (o al revés, fue la sociedad la que permeó la mafia ?). Los grandes barones de la mafia del narcotráfico se paseaban « orondos y muy majos » y algún cerebro del mal –JOG, primo de « El Patrón » Pablo Escobar Gaviria ?- les sugirió que ellos podrían « entrar en política ». Ya se había dado el contubernio impúdico entre narcotraficantes-militares-políticos, y de ahí al salto hacia el Congreso fue uno solo. Los capos se convirtieron en « políticos profesionales » y llegaron a controlar –aún lo hacen- del 30% del Congreso (en cada partido político –liberales, conservadores, de la U, PIN, Cambio Radical, etc, hay narco-para-políticos uribistas empotrados con las « más altas votaciones »). Protegidos por los « agentes del orden », los cuales iban en sus radio-patrullas y Jeeps militar a las casas de los narcotraficantes –compradas a lo que fuera, pero « se me va enseguida »-, a pedirles la coima, o el aguinaldo, o plata para la gasolina de los carros policiales y militares, o porque « tengo mi hijo enfermo ».  

Ahi nacieron los llamados narco-paramilitares, creación de los cerebros del mal de las brigadas y batallones, como la de Puerto Boyacá, dirigida por el general Farouk Yanini Díaz. La cúpula militar en su visión corrupta aprovecharon los dineros –en billetes verdes- y la capacidad logística –los narcotraficantes andaban armados y en bandas-, y los utilizaron en su deformada concepción de la contra-insurgencia, basada en la Doctrina de Seguridad Nacional y el « enemigo interno » y así asesinaron cientos de miles de colombianos pobres. En esos batallones y brigadas amamantaron a especímenes como el minguerrita Pinzón, quién solo pudo visualizar una concepción del mundo –pobre diablo-, la concepción de la guerra, y su « mollera » no le da para más.

En la « guerra contra la delincuencia organizada », los policías y militares resultan « imbuídos » de la concepción del crímen y se vuelven delincuentes, cuando ya no lo eran. Las policías, especialmente, participan de la « primicia » o el « porcentaje » de las ganancias de los « negocios » de la delincuencia común. Los militares también participan de las « coimas » del negocio narcotraficantes (casos Jamundí, por ejemplo, « cuidando » -dándoles protección- a los grandes capos del narcotráfico).

Desde luego que entendemos –mas no justificamos- lo que dice el minguerrita (solo ha participado en « juegos de guerra »). Las tropas bajo su mando –por el querer del presidente JMSantos- están en contubernio impúdico con todos los demás « bandidos » en Colombia. Ahí hay una verdadera « mezcolanza » de bandidos... pero « bandidos » de verdad verdad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …