Ir al contenido principal

El gobierno se quedó sin excusas: Es hora de constituir la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo

Comunicado
Tomado de Prensa Rural
Por ASCAMCAT




Ascamcat exige públicamente la constitución inmediata de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo (ZRC-C); al tiempo que reitera a la opinión pública su preocupación por las constantes maniobras dilatorias que frente a este tema, viene realizando el gobierno en la Mesa de Interlocución y Acuerdo del Catatumbo durante los últimos cuatro (4) meses.

En ese sentido, a través del presente comunicado nos permitimos informar a la opinión pública que a la fecha no existe ningún impedimento para la constitución de la ZRC-C; por lo tanto, cualquier demora en el trámite pertinente es prueba fehaciente de la obstrucción malintencionada de los enemigos del campesinado a las aspiraciones populares de construir un Catatumbo en paz. A continuación presentamos una respuesta que desmiente los distintas maniobras de dilación injustificada esgrimidas por el gobierno nacional:

Mentira 1: “No se puede constituir la ZRC por falta de consulta previa al Pueblo Barí”: Antes que todo es preciso indicar que Ascamcat respeta y exige el derecho a la consulta previa como mecanismo para indagar por el consentimiento previo, libre e informado de todas las comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes del país, sin embargo; rechazamos la estrategia que pretende usar los derechos de las comunidades indígenas como un eufemismo útil a la hora de negar las aspiraciones sociales, económicas y políticas del campesinado catatumbero.

A la fecha, de las más de 346.000 hectáreas solicitadas por el campesinado como ZRC solamente cerca de 73.000, tienen traslape con la pretensión de ampliación de los resguardos del Pueblo Barí, esto implica que más de 260.000 hectáreas están prestas para la constitución de la ZRC. Por lo tanto es preciso indicar que el acto administrativo que constituya la Zona, puede generar efectos jurídicos sólo en las áreas donde no hay traslape con las pretensiones territoriales del Pueblo Barí, garantizando con esto el respeto a su derecho a ser consultados.

Como respaldo de lo antes mencionado el Ministerio del Interior, a través de la Dirección de Consultas Previas ha emitido las certificaciones número 1642 y 1656 de 2013.

Mentira 2: “La ZRC no se puede constituir por traslapes con Zona de Reserva Forestal de Ley 2ª”: De las 260.000 hectáreas que no tienen traslape con la pretensión de ampliación de los resguardos indígenas del Pueblo Barí, existen más de 116.000 hectáreas en jurisdicción del municipio de Tibú y 35.000 hectáreas de los municipios de Teorama, Hacarí y San Calixto, que no se traslapan con la Zona de Reserva Forestal de la Serranía de los Motilones. En últimas, esto implica que más de 155.000 hectáreas pueden no cuentan con traslapes con el área de ZRF o pretensión de ampliación del resguardo indígena.

Adicionalmente es necesario decir que a la fecha se han adelantado todos los trámites técnicos para la sustracción de la Reserva Forestal con financiación del Incoder y por ende estamos a la espera de una respuesta por parte del Ministerio de Ambiente.

Mentira 3: La ZRC no se ha constituido porque su Plan de Desarrollo Sostenible no se puede territorializar (georeferenciar): Esta ha sido una de las últimas y más desesperadas respuestas del gobierno nacional ante lo evidente de su infundada negativa ha cumplir con la Ley 160 de 1994; pues en los archivos del Incoder reposan los respaldos técnicos adjuntos al Plan de Desarrollo Sostenible y al Plan de Manejo Ambiental donde se encuentra la georeferenciación de cada uno de los proyectos de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo a escala de 1:100.000.

Mentira 4: “La falta articulación de los Planes Básicos de Ordenamiento Territorial y los Esquemas de Ordenamiento Territorial al Plan de Desarrollo Sostenible de la Zona de Reserva Campesina impide que ésta se constituya”: Esta evasiva del gobierno nacional pone en punta su reticencia para con el cumplimiento, no sólo de la Ley 160, sino que también es una negativa al cumplimiento del Decreto 019 de 2012, en sus artículos 4, 5 y 6; pues exigir la articulación de los PBOT y los EOT al PDS como un prerrequisito para la constitución de la ZRC es una exigencia que se adicionaría ilegal y extemporáneamente a los requisitos prescritos por la Ley 160, el Decreto 1777 y el Acuerdo 024 del INCORA.

Adicionalmente, ni la Ley 388 de 1997, ni los Decretos 879 de 1997 y 3600 de 2007 prescriben limitaciones para la constitución de la ZRC, por el contrario, de estas normas es posible inferir que serán los futuros POT, PBOT y EOT los que tendrán como determinante ambiental las reglamentaciones de ordenamiento territorial formuladas por el PDS y el PMA de la ZRC.

En el mismo sentido, queremos exigir:

Al Presidente de la República: que cumpla con su promesa de no tener temas vedados en la discusión y que cumpla la Ley en lo referente al tema de Zonas de Reserva Campesina.

Al Gerente del Incoder, señor Rey Borbón: que dé cumplimiento a la Ley 160 de 1994 y al Decreto 1777 de 1996; dando vía libre al trámite de la constitución de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo.

A los órganos de control como la Procuraduría y la Contraloría General de la Nación, que investiguen si con estas acciones evasivas del cumplimiento de la Ley, se constituyen faltas disciplinarias o detrimento patrimonial a los recursos públicos.

Por último las campesinas y campesinos del Catatumbo reiteramos nuestro compromiso con la construcción de un Catatumbo y una Colombia en Paz.

San José de Cúcuta, 27 de Noviembre de 2013.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …