Ir al contenido principal

El gobierno se quedó sin excusas: Es hora de constituir la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo

Comunicado
Tomado de Prensa Rural
Por ASCAMCAT




Ascamcat exige públicamente la constitución inmediata de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo (ZRC-C); al tiempo que reitera a la opinión pública su preocupación por las constantes maniobras dilatorias que frente a este tema, viene realizando el gobierno en la Mesa de Interlocución y Acuerdo del Catatumbo durante los últimos cuatro (4) meses.

En ese sentido, a través del presente comunicado nos permitimos informar a la opinión pública que a la fecha no existe ningún impedimento para la constitución de la ZRC-C; por lo tanto, cualquier demora en el trámite pertinente es prueba fehaciente de la obstrucción malintencionada de los enemigos del campesinado a las aspiraciones populares de construir un Catatumbo en paz. A continuación presentamos una respuesta que desmiente los distintas maniobras de dilación injustificada esgrimidas por el gobierno nacional:

Mentira 1: “No se puede constituir la ZRC por falta de consulta previa al Pueblo Barí”: Antes que todo es preciso indicar que Ascamcat respeta y exige el derecho a la consulta previa como mecanismo para indagar por el consentimiento previo, libre e informado de todas las comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes del país, sin embargo; rechazamos la estrategia que pretende usar los derechos de las comunidades indígenas como un eufemismo útil a la hora de negar las aspiraciones sociales, económicas y políticas del campesinado catatumbero.

A la fecha, de las más de 346.000 hectáreas solicitadas por el campesinado como ZRC solamente cerca de 73.000, tienen traslape con la pretensión de ampliación de los resguardos del Pueblo Barí, esto implica que más de 260.000 hectáreas están prestas para la constitución de la ZRC. Por lo tanto es preciso indicar que el acto administrativo que constituya la Zona, puede generar efectos jurídicos sólo en las áreas donde no hay traslape con las pretensiones territoriales del Pueblo Barí, garantizando con esto el respeto a su derecho a ser consultados.

Como respaldo de lo antes mencionado el Ministerio del Interior, a través de la Dirección de Consultas Previas ha emitido las certificaciones número 1642 y 1656 de 2013.

Mentira 2: “La ZRC no se puede constituir por traslapes con Zona de Reserva Forestal de Ley 2ª”: De las 260.000 hectáreas que no tienen traslape con la pretensión de ampliación de los resguardos indígenas del Pueblo Barí, existen más de 116.000 hectáreas en jurisdicción del municipio de Tibú y 35.000 hectáreas de los municipios de Teorama, Hacarí y San Calixto, que no se traslapan con la Zona de Reserva Forestal de la Serranía de los Motilones. En últimas, esto implica que más de 155.000 hectáreas pueden no cuentan con traslapes con el área de ZRF o pretensión de ampliación del resguardo indígena.

Adicionalmente es necesario decir que a la fecha se han adelantado todos los trámites técnicos para la sustracción de la Reserva Forestal con financiación del Incoder y por ende estamos a la espera de una respuesta por parte del Ministerio de Ambiente.

Mentira 3: La ZRC no se ha constituido porque su Plan de Desarrollo Sostenible no se puede territorializar (georeferenciar): Esta ha sido una de las últimas y más desesperadas respuestas del gobierno nacional ante lo evidente de su infundada negativa ha cumplir con la Ley 160 de 1994; pues en los archivos del Incoder reposan los respaldos técnicos adjuntos al Plan de Desarrollo Sostenible y al Plan de Manejo Ambiental donde se encuentra la georeferenciación de cada uno de los proyectos de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo a escala de 1:100.000.

Mentira 4: “La falta articulación de los Planes Básicos de Ordenamiento Territorial y los Esquemas de Ordenamiento Territorial al Plan de Desarrollo Sostenible de la Zona de Reserva Campesina impide que ésta se constituya”: Esta evasiva del gobierno nacional pone en punta su reticencia para con el cumplimiento, no sólo de la Ley 160, sino que también es una negativa al cumplimiento del Decreto 019 de 2012, en sus artículos 4, 5 y 6; pues exigir la articulación de los PBOT y los EOT al PDS como un prerrequisito para la constitución de la ZRC es una exigencia que se adicionaría ilegal y extemporáneamente a los requisitos prescritos por la Ley 160, el Decreto 1777 y el Acuerdo 024 del INCORA.

Adicionalmente, ni la Ley 388 de 1997, ni los Decretos 879 de 1997 y 3600 de 2007 prescriben limitaciones para la constitución de la ZRC, por el contrario, de estas normas es posible inferir que serán los futuros POT, PBOT y EOT los que tendrán como determinante ambiental las reglamentaciones de ordenamiento territorial formuladas por el PDS y el PMA de la ZRC.

En el mismo sentido, queremos exigir:

Al Presidente de la República: que cumpla con su promesa de no tener temas vedados en la discusión y que cumpla la Ley en lo referente al tema de Zonas de Reserva Campesina.

Al Gerente del Incoder, señor Rey Borbón: que dé cumplimiento a la Ley 160 de 1994 y al Decreto 1777 de 1996; dando vía libre al trámite de la constitución de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo.

A los órganos de control como la Procuraduría y la Contraloría General de la Nación, que investiguen si con estas acciones evasivas del cumplimiento de la Ley, se constituyen faltas disciplinarias o detrimento patrimonial a los recursos públicos.

Por último las campesinas y campesinos del Catatumbo reiteramos nuestro compromiso con la construcción de un Catatumbo y una Colombia en Paz.

San José de Cúcuta, 27 de Noviembre de 2013.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…